La Provincia
Miércoles 19 de Agosto de 2015

Este jueves indagan a uno de los socios del IPP en la causa por robo de bebés

David Vainstub debe declarar ante el juez Ríos. El viernes será el turno de Jorge Rossi. Desde H.I.J.O.S. convocaron a una manifestación frente al juzgado.

Este jueves por la mañana uno de los socios del Instituto Privado de Pediatría (IPP), David Vainstub, deberá presenterse a prestar declaración indagatoria como imputado por su presunta participación en la sustracción y la sustitución de la identidad de Sabrina Guillino Valenzuela Negro y su hermano mellizo, hijos de detenidos-desaparecidos duante la última dictadura. El viernes será el turno de otro de los dueños, Jorge Rossi.
Estos dos médicos se suman a Miguel Torrealday, quien ya cuenta con procesamiento firme de la Cámara Federal de Apelaciones de Paraná. El cuarto socio, Ángel Luis Schroeder, falleció en 2014.
Desde la agrupación Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio (H.I.J.O.S.) Regional Paraná convocaron a una "intervención" frente al Juzgado Federal de la capital entrerriana para "exigirle a los propietarios del Instituto Privado de Pediatría que hagan memoria y aporten datos útiles para la búsqueda del hermano mellizo de Sabrina Gullino Valenzuela Negro, desaparecido desde que salió de alta de esa clínica el 27 de marzo de 1978".
"Vamos a ofrecerle un ayudamemoria a estos médicos, con una intervención artística en la vereda del Juzgado", indicaron a través de las redes sociales, y convocaron a la ciudadanía para las 9.30 de este jueves frente a la sede judicial, en 25 de Mayo 256 para "seguir haciéndole el aguante a la memoria; por más verdad y justicia y por la restitución de la identidad de nuestros hermanos apropiados durante la última dictadura cívico-militar genocida".
El niño –hoy adulto– desaparecido en el IPP es hijo de Raquel Negro y Tulio Valenzuela, militantes montoneros desaparecidos. Él y su hermana nacieron en el Hospital Militar de Paraná y fueron internados con nombres falsos en la clínica de calle España. Allí fueron atendidos y dados de alta, entregados a personas no autorizadas legalmente para llevárselos. Sabrina restituyó su verdadera identidad en 2008. 

Comentarios