Pais
Jueves 05 de Febrero de 2015

Esta es la mujer nogoyaense dispuesta a asilar a Ricardo Barreda

Sonia García es una desocupada de 49 años, sin hijos y muy religiosa. Cree que el dentista homicida es "un alma generosa que necesita a Dios".

Yolanda Sonia Marisa García, una mujer de 49 años, nacida en Nogoyá, se ofreció a darle asilo a Ricardo Barreda, cuádruple homicida preso.

 

 

Si la Justicia acepta el pedido presentado por su abogado, en los próximos días el reo podría abandonar la Unidad 25 de Olmos y pasaría a convivir con esta mujer que actualmente vive cerca del penal de Olmos.

 

 

García, una desocupada que vive a menos de 20 cuadras del penal, se ofreció para alojar al ex dentista famoso por matar a su mujer, sus hijas y su suegra.

 

 

Una asistente social de la Asesoría Pericial de La Plata ya hizo el informe "ambiental" y elevó un escrito a la fiscal que interviene en el proceso jurídico para resolver si Barreda recupera el beneficio que le permitiría pasar el resto de la condena fuera de prisión.

 

 

La posible anfitriona entabló un vínculo con Barreda por su labor voluntaria en las cárceles donde concurre de visita a los presos.

 

 

El defensor del condenado, Eduardo Gutiérrez, presentó la propuesta después de que el 22 de diciembre el juez de Ejecución Penal, Raúl Dalto, revocara la condicional a Barreda. Hasta entonces, el hombre que mató a escopetazos a su esposa, su suegra y sus dos hijas en 1992, convivía con su pareja, Berta André, en un departamento del barrio porteño de Belgrano. Tras esa decisión tuvo que volver a la cárcel. Su destino fue la Unidad 25 de Olmos, un pabellón de mínima seguridad en el que ya había estado detenido.

 

 

"Este hogar tiene las puertas abiertas para cualquier hijo de Dios", remarcó a Clarín la mujer que pertenece a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y aseguró que Barreda "es un alma generosa” y que “necesita mucho del Señor".

 

 

Sonia es soltera, sin hijos. Nació en Nogoyá. Sus padres murieron hace más de 10 años y desde entonces está sola en la casa de Olmos. No tiene trabajo estable. Pero ella considera que tampoco eso es un obstáculo: "Dios proveerá", aseguró.

Comentarios