Arte
Viernes 09 de Junio de 2017

Está disponible en Internet "Chamamé Cero" un disco con todas las estaciones

Pedro Guastavino y Bernardo Aguirre subieron sus canciones grabadas en el formato tradicional pero que se distribuyen por Internet en forma gratuita.

Embed
Pedro Guastavino y Bernardo Aguirre subieron a diferentes plataformas de Internet el disco que grabaron a dúo y que denominaron Chamamé Cero.

Como parte de la difusión, enviaron la entrevista que está más abajo y que pueden leer mientras escuchan las canciones que fueron pensadas para generar diferentes climas a lo largo de los 34 minutos y 58 segundos que dura la creación.

Desde el comienzo se vuelve inevitable relacionar las chicharras, con las siete de la tarde cuando, en verano, las personas se vuelcan a las calles.

Mientras que en estos días de frío con los auriculares justos, mates o café y algún chocolate; disfrutar de la música que nace en la ciudad, que se expande rodeada del Paraná, también es una excelente opción.

Dentro de cada tema hay arreglos para detenerse a pensar que, en un contexto adverso, aparece el calor que mejora los ambientes en melodías.

También es una buena manera de volver a Bajada Grande en donde la música corre como el río y se mezcla con los descendientes de los precursores.
chamamé 2.jpg

La entrevista

¿Por qué la elección de ese nombre?
Pedro: Y al ser una palabra muy usada podría convertirse en una primer llave. Es como regionalizar, saber que uno está en un lugar y que corresponde a determinados símbolos, que son mucho más familiares que otros nombres para ese producto. Tiene la intención de que puedas sentir a eso que quizás no conoces tanto, un poco más cercano, antes de un primer rechazo. Está el número al final que hace a la palabra jugar con su significado, pero en realidad lo que hace el cero, es separar de algo que por ahí te sonó familiar; porque eso no forma parte de la música que intentamos hacer. La música que practicamos es de este lugar, tiene ciudad,y otro tipo de maquinaria en juego.
- ¿Cómo empezó todo?
Bernardo: bueno, empezó después de varios encuentros durante un par de años con Pedro, en los que fuimos compartiendo músicas de cada uno y también muchas miradas en común. Y eso con el tiempo en algún punto se fue como organizando, hasta que por una necesidad, surgió la propuesta de grabar algo, un repertorio de canciones, de la manera más viable posible.
¿Y cómo es esa manera viable?
B: Y la manera viable tiene que ver con no tener recursos para poder llevar esas canciones a un estudio de grabación pro (donde los tiempos son contados y en cada minuto que pasa hay una cobranza). Esa posibilidad no la teníamos, ni la pensábamos, porque por esas mismas cuestiones se demoran un montón de cosas que son son frescas y empiezan a perder vigencia. Es un decisión, pero no solo desde lo técnico, sino también desde la posibilidad de hacerlo de manera más cercana y donde uno pueda estar atendiendo cuestiones permanentemente (de la música) - Osea que se podría decir que... es independiente? B: Es un trabajo 100% independiente, grabado en casa -
¿Porque un disco a dùo?
P: En realidad me parece que la práctica es mucho más beneficiosa, y en mi caso también es una búsqueda, en el sentido de que vos estas pudiendo trabajar con el otro. Porque hay una realidad de la que se habla, en la que hay que compartir más, salirse de uno mismo y construir cosas en conjunto bajo criterios comunes, pero todo eso... hay que hacerlo. No tendría que quedar en una idea que sea individual, o que no tenga su desarrollo, porque no tuvo la posibilidad de que ese otro pueda participar de esas mismas ideas. Entonces el desafío , es involucrarse con un par que hace canciones también y que tiene ideas concretas en la cabeza, y congeniarlas. Y eso es difícil, porque siempre opera en uno (y más en el ámbito artístico) algo de lo que significa tener ego, o tener una cosa tan clara que nadie puede acceder más que vos. En este caso se vuelve más desafiante, porque son dos cabezas, dos personas distintas, que si bien comparten el lenguaje de la canción, hubo un desarrollo de ideas y de cosas por fuera de la música que ayudaron a poder entenderse y grabarlo
¿Y cómo devino todo eso en la construcción de "Chamamé Cero"?
B: Y el título, es un resumen conceptual de muchas cosas, de muchos diálogos que hemos tenido. Y parte de cómo se dan las cosas en el lugar donde vivimos. En algún punto es como querer despertar algo, que sucede poco, o siempre se lo mira desde una misma perspectiva, digamos el hecho de grabar. "Chamamé Cero" pretende mover o agitar el avispero... de todo, de uno mismo, de los que nos rodean. Y sobre todo hacer, no dejar de hacer y compartir de verdad. El nombre tiene que ver con no repetir ciertos caminos por el hecho de convivir con ellos. Mas bien, de como convivir con el devenir de todas las cosas que nos son familiares y que se van creando y construyendo atavez de la practica y las escasas posibilidades tecnicas. Y que son las que uno consigue, desde el lugar más genuino y cercano producir.
-¿Y que dio como resultado esa comunión?
P: Se creó un feedback en ese encuentro, producto de hablar de muchas ideas que uno tiene, de discos que ha escuchado, de realmente lo que uno quiere mostrar, que es lo que le pasa a uno cuando lo muestra, o que es lo que uno está puliendo, y ahí está la riqueza. En darte cuenta que el otro repara en lo que vos le decís y vos estas reparando en lo que el otro te dice, y vas logrando mediar entre esos dos mundos. Hay una conexión, no es que una cosa va por allá y después viene otra. En ese sentido en el disco se logró eso, que no sea una cosa muy diferente de la otra, aunque las composiciones son distintas, y tengamos otras maneras o espacialidades, la idea en sí de cómo armar una canción, está muy clara entre los dos. Entonces me parece que eso favoreció a que exista esta vuelta y vuelta de rosca para que ajuste bien, y que se sienta que hay dos cabezas pensando lo mismo.
B: Yo creo que sobre todo, surgio desde una fuerza de tener el apoyo, tanto emocional, como musical, y de voluntad, de un par. Con el que vos podes compartir un montón de cosas, no solo de la música. Y con Pedro encontramos eso, compartir desde unos porrones, hasta charlas muy profundas, que no se quedan sólo en la música sino que... Pedro no es para mí simplemente un músico que hace buenas canciones, sino que también es una persona en la que yo confío y en su manera de mirar, y que coincidimos también al pensar. Más allá de ciertas diferencias a grandes rasgos hay una comprensión de en qué lugares estamos parados hoy en día.
- ¿Dónde está el punto de vista más lejano que se imaginan de esto?
P: El que yo me imagino está bastante cerca de mí. Lo que me imagino es poder terminarlo y mostrarlo. Y que eso tenga su onda expansiva a partir de tirar esa bomba, el alcance se verá después. Para mí el mayor logro está en la posibilidad de haberlo hecho y de saber que eso me representa netamente. Creo que yo me rindo ante esa situación, lo otro no sé cómo será. Siempre las cosas que uno hace, tienden a impactar, porque considero también que a lo que hago le pongo bastante criterio, laburo y bastante peso en sí, como para que pase desapercibido. Entonces sé que tiene una respuesta del otro, cuando lo escucha. Me pasa guitarreando, imagínate cuando grabas un disco. Es muy alucinante eso. Pero me parece que el contagio es importante, ver quien se baja del caballo primero para poder hablar, que otros reparen en que se puede hacer, y que haya una hermandad entre músicos y artistas de distintas ramas - Y desde un punto de vista más concreto.
¿Eso se logró encauzar hacia una sonoridad común?

P: Exactamente, porque también partimos de cosas comunes que necesitamos que esten en ambos tipos de canción. Son los mismos elementos utilizados quizás de diferentes maneras, pero el equipo que usamos para laburar fue siempre el mismo, estamos usando el mismo martillo, entonces está la riqueza de compartir las herramientas y que las cosas por su peso también tengan su diferencia.
B: La sonoridad común me parece que va más allá de la energía de las canciones, sino que tiene que ver con una busqueda, en la que ambos hacemos eso y que ambos estamos viendo como se hace. Y el repertorio para mí se aúna desde ese lugar. Más allá de que sí, hay una idea de, por ejemplo usar baterías electrónicas y eso como un factor común en todas las canciones. Y mismo también aunaría cierta noción dentro de las letras, en un sentido conceptual, que tiene que ver con lo que venimos curtiendo. Una mirada, de como es el mundo hoy, como es el amor, como es el estar acá.
- ¿Y la dinámica de laburo cómo se fue dando?
B: Apenas salió la idea de grabar juntos, a la semana siguiente ya teníamos la idea de hacerlo con un concepto "low-fi"; que quiere decir baja calidad, sin depender de un montón de mecanismos. Entonces empezó muy ágilmente porque no había que organizar como una especie de "burocracia de la grabación", de pasar por ciertos estadios, como ¿A dónde? ¿Qué estudio? ¿Qué técnico?¿Qué micrófonos? La idea fue grabar con lo que tenemos y hacerlo sonar lo mejor posible.
-¿Qué tienen?
B: Primero canciones /fundamentalmente/ y después con respecto a lo técnico: una placa muy básica de dos canales, guitarras (que van enchufadas por línea), un amplificador, amigos, músicos y algunos conocimientos básicos de grabación y proceso de sonido digital, en un programa sencillo. Y no mucho más, buena onda, en el mejor de los casos
- ¿Quienes son los músicos y amigos invitados?
P & B: Los músicos son: Lisandro Schurjin, Heber Schaff y Sebastián Macchi en teclados, Pablo Guastavino; Emilia Cersofio y Fernando Silva tocaron los bajos. En Coros participaron Hurra Grattier y Agus Cortés y en percusiones Valentin Gatti y Gonzalo Díaz y han entendido cómo funciona todo esto sin ningún tipo de prejuicio y con mucha buena voluntad. Todos participaron con una musicalidad increíble, mucha buena predisposición y también con el entusiasmo de querer empujar esta misma idea.

Embed

El Arte de tapa
Todo responde al mismo concepto, en algún punto hay parodia, de todo, hasta de burlarnos de nosotros mismos. De lo que significa ser músico, viste... en qué lugar estás, mismo hay letras que hablan de eso. Que tanta importancia te das como sujeto artístico. Y bueno y la tapa pretende reflejar un poco eso.
- ¿Cómo va a ser a la distribución del disco?
P: Enteramente virtual. Es más, creo que si tuviésemos una imprenta, lo imprimiríamos nosotros... Y gratarola. La tapa del disco, los nombres de los temas y escuchá, click, nada más.
¿Presentaciones?
Si, la presentación en Paraná es el viernes 16 de junio a las 21.30 en la sala Verónica Kuttel de La Vieja Usina, con la formación que conforma la sonoridad del disco: Un quinteto eléctrico.

Comentarios