Policiales
Miércoles 21 de Diciembre de 2016

Esperan que el expolicía preso hable sobre "Pocho" Morales

Hay esperanzas de familiares del desaparecido agenciero tras la captura de Hugo Novelli.

La detención de Hugo Novelli por robo de ganado produjo un cimbronazo en San Jaime de la Frontera. A este pequeño pueblo del norte de la provincia, en el Departamento Federación, todavía la Justicia no pudo dar respuestas a la desaparición del agenciero Juan José Pocho Morales, ocurrida hace más de cinco años. Y el expolicía que cayó hace dos semanas era uno de los señalados como presunto responsable del misterio, principalmente por parte de la familia. Walter Morales, hijo de la víctima, dijo que la detención de Novelli podría "destapar la olla" del caso de su padre.

El sospechoso, que nunca fue imputado en la causa por la desaparición del quinielero, había tenido problemas con Walter, quien había trabajado con él durante un tiempo. En esta hipótesis, esa enemistad habría derivado en un ajuste de cuentas de la peor manera. Cuando la vivienda y los vehículos de Novelli fueron requisados, se halló en una de sus camionetas un parasol con sangre. Las pericias arrojaron que era sangre humana, pero no se pudo determinar nada más porque era insuficiente la cantidad para armar un patrón genético para comparar. La muestra fue levantada con un hisopo en vez de secuestrarse el parasol entero.

Con la detención del expolicía por parte de la Justicia correntina en una investigación por robo de animales en campos de la vecina provincia, la familia de Morales vuelve a tener una esperanza, ya que podría "destaparse la olla", expresó Walter en diálogo con Radio Libertad de Chajarí, y agregó: "La detención no está relacionada con la causa, pero ojalá y Dios quiera que haya algo más, con la gente que hablás enseguida salta este tema, ojalá que hable y declare, que llegue a un momento que se vea apretado y acorralado y si sabe algo que lo diga, acá dan a entender que él que tiene ver, espero que se destape la olla y se descubra todo".

Además de la desaparición de Pocho, ocurrida el 30 de agosto de 2011 en San Jaime, también ocurrió otra un año antes en el mismo lugar. Se trata de Sebastián Ortiz, un vendedor ambulante de Paso de los Libres (Corrientes), quien también tenía 66 años y andaba en una bicicleta roja por el pueblo. Este caso es otra deuda de la Justicia y la Policía.

Comentarios