PESADILLA SUPERADA
Miércoles 17 de Febrero de 2016

Joaquín Furriel relató paso a paso cómo fue el viaje en avión donde tuvo el ACV

El actor relató de manera detallada al accidente cerebrovascular que tuvo hace unos meses, y del que pudo recuperarse gracias a la levedad del mismo. El audio de su entrevista en “Perros de la Calle”.

A fines de octubre del año pasado, Joaquín Furriel sufrió un leve ACV que mantuvo preocupado a su entorno y al mundo del espectáculo del que forma parte.
En una entrevista con Andy Kusnetzoff para “Perros de la Calle” durante el mediodía del miércoles, relató toda la pesadilla que le tocó vivir, con lujo de detalles.
“Estoy muy bien, está bueno que lo hablemos. Para mí fue muy importante lo que pasó, no tiene sentido dejar de hablar del tema. Reconozco que es parte de la intimidad de uno, pero en este contexto, está bien hablarlo”, comenzó.
“Sé que lo que me pasó asusta. Me reconozco un tipo sano, pero no para que no me pasen cosas. Mi abuelo era sano y murió a los 73 años. El año pasado me rompí una vértebra y ese fue el mensaje para bajar un cambio y ordenarme”, siguió.
Continuó: “Estuve dos meses contenido. Me dan el alta, me doy de vacaciones con mis amigos, mi hija y mi pareja. Disfruté muchísimo todos los viajes. Me tomo un avión en Londres a Buenos Aires, veo una película, me quedo dormido y me despierto 8.10 de la mañana, ocho horas de corrido dormí sin tomar nada”.
“Me despierto y siento un cansancio enorme, estaba reventado. En el vuelo, informan que iba a haber un ballotage, la gente aplaude y un inglés a mi izquierda me pregunta por qué. Cuando quiero responderle, me doy cuenta que tengo un problema para hablar”, detalló ante la sorpresa del conductor radial.
“Mi terapeuta me dijo que el problema no fue el accidente, sino cómo yo reaccioné ante el accidente. Lo negué, en ningún momento me di cuenta que me estaba pasando algo grave. Lo veía raro, pero pensaba que era el cansancio. Me quería poner las zapatillas y tardaba 20 minutos, y no me daba cuenta. Perdí la noción del tiempo. Quise mover el teléfono con la mano izquierda y no lo podía hacer”, confesó.
“No todos tenemos el mismo umbral de dolor ni la misma conciencia. El 50% de mi cuerpo que trabajaba estaba trabajando muy fuerte. Mi pareja me dice que tenía la mitad del rostro quieto. Su determinación fue esencial. Me dijo que quería que me viera un médico. Me vieron en migraciones y me fui a Los Arcos. Una hora para mí, eran dos minutos en realidad”, manifestó.
Cerró el relato: “Me buscó una ambulancia, me hicieron veinte mil estudios y cuando me despierto veo a mi pareja, mi ex y a mi mamá. Ahí me asusté. Y todas tenían la misma carita. El neurólogo me dijo que no trabaje por tres meses. Tenía todo perfecto: corazón, cerebro, colesterol, presión… El 60% de los que tienen ACV a nuestra edad son adictos a la cocaína, pensaron que era la falopa”.
El audio completo, acá:

Comentarios