vivencias
Miércoles 15 de Junio de 2016

Confesión del Polaco sobre su infancia: la adicción de su padre y su internación

El cantante tropical y ex de La Princesita Karina contó el drama que vivió de pequeño con la adicción de su padre a las drogas y el alcohol.

El Polaco habló en revista Pronto y brindó un valiente testimonio sobre la dura infancia que pasó por la adicción de su padre a las drogas y el alcohol. Hasta contó que él tuvo que internarse para aislarse de su familia pese a que no tenía ninguna adicción.
"Vivía con mi papá Jorge Carlos, mi mamá Mariana, y mis dos hermanos menores, Jonatan y Rocío. Y en principio tuve una vida más o menos normal, pero después hubo situaciones feas...no me gusta hablar de esto porque ahora mi viejo está bien y no quiero lastimarlo. Pero bueno hubo un tema de adicciones por parte de él que hizo que las cosas se pusieran jodidas", expresó Ezequiel Cwirkaluk, "El Polaco".
"Fue un poco de las dos (alcohol y drogas). Él tenía una fábrica de aberturas y mi mamá era ama de casa. Así que, hasta los cinco años, estuvimos bien económicamente. Pero después, por el tema de las adicciones, mi papá perdió todo lo que tenía. Hasta que lo único que nos quedó fue la casa dónde vivíamos. Entonces mi viejo estuvo internado en diferentes centros de rehabilitación. Y, mientras tanto, mi vieja tuvo que bancar a los tres chicos con 150 pesos que cobraba por un plan de familia. ¿Te acordás de esa caja en la que te daban leche y fécula de maíz? La íbamos a buscar todos los días y vivíamos de eso. Y también del trueque: la re piloteamos yendo a Lugano a vender todo lo que teníamos. Pero en ese época empezó el infierno en mi hogar. Yo tuve que crecer de golpe", contó sobre su infancia.
Luego, el ex de La Princesita Karina confesó: "En vez  de ir a pasear con mis papás tenía que acompañar a mi mamá a ir a buscar a mi viejo a bares. Después cuando yo tenía 10 años mis viejos se separaron y como mi mamá estaba desbordada tratando de mantenernos a los  tres hermanos, porque con cuarenta años y sin el colegio terminado no conseguía trabajo, a los 13 decidí internarme en un centro de rehabilitación cristiano en Córdoba para que ella no tuviera que preocuparse por mí".
Y aclaró por qué decidió internarse de chico: "No tenía ningún tipo de adicción. Me interné porque no quería molestar en mi casa. En realidad, era una especie de hogar cristiano que se llamaba Reto a la vida. Un refugio donde vivían chicos con adicciones y otros que no tenían dónde vivir. Yo me fui seis meses ahí para sacarle un peso de encima a mi mamá", remarcó y agregó: "El refugio fue como la colimba para mí. Aprendí un montón de cosas y salí dándome cuenta de cómo era la vida. Quería tener mis cosas, formar mi familia y llenar el vacío que había quedado en mi corazón de chico".

Comentarios