Escenario
Viernes 21 de Abril de 2017

Una entidad abocada a rescatar las raíces de las familias vernáculas

El Centro de Genealogía de Entre Ríos presenta hoy la 14ª edición de su libro-revista, donde documenta la historia de familias de científicos, comerciantes, artistas y políticos entrerrianos que aportaron al crecimiento de la provincia

Esta tarde tendrá lugar el acto de presentación de la XIV Revista del Centro de Genealogía de Entre Ríos. Con el auspicio de la Asociación de Amigos del Museo, se llevará a cabo a partir de las 19, en el Museo Histórico Martiniano Leguizamón (Buenos Aires y Laprida, de Paraná), con entrada libre y gratuita.

En esta ocasión la revista-libro abordará investigación sobre las familias Puig y Echagüe, Ibarra, Ambrosetti y Olmos. Asimismo, contiene una investigación sobre las raíces criollas, afromestizas, alavesas y guipuzcoanas del expresidente Raúl Ricardo Alfonsín; y sobre los señores de Higares, con presencia en Entre Ríos, que descienden del mismo tronco que los duques de Alba de Tormes. Además, esta edición cuenta con una rica sección iconográfica.

Escenario dialogó con Susana Domínguez Soler y María Marta Quinodoz, presidenta y secretaria del Centro de Genealogía de Entre Ríos, entidad fundada el 7 de noviembre de 2002, con una propuesta fundamental: dar a conocer la rica historia de aquellos que hicieron su aporte a la política, las artes, el comercio y la industria entrerriana desde los orígenes de la provincia.

"La nuestra es una provincia más bien joven, no como otras que tienen una tradición de más de 400 años. Y me he encontrado con quienes dan a entender que no tenemos historia, entonces el objetivo ha sido demostrarles que varios tucumanos, riojano, catamarqueños, cordobeses que vinieron a poblar Entre Ríos. Y nosotros, que tenemos sus descendencias nos podemos remontar a esas respectivas genealogías", explicó a Escenario.

En este sentido, señaló que el gran florecimiento de Entre Ríos se dio a mediados del siglo XIX, cuando comenzaron a llegar inmigrantes europeos de diferentes latitudes, quienes se dedicaron a la agricultura y la industria que ello implicó. Y en el siglo XX se postuló entre las provincias más productivas del país; y también entre las poseedoras de una mayor diversidad, con colectividades árabes, italianas, españolas, valesanas, rusas y alemanas.

Un aspecto a destacar sobre el trabajo que realiza el Centro de Genealogía de Entre Ríos, es que no tiene interés en el elitismo ni en las llamadas familias ilustres, sino en personas y familias que hicieron un real aporte al crecimiento de la provincia.

"Las familias, aunque tengan dinero, dejan de tener interés para nosotros desde la perspectiva de la genealogía cuando no han tenido actuación. Además, no solo los militares y políticos son quienes engrandecieron a la provincia, una mujer que fundó varios hogares de beneficencia, por ejemplo, nos parece tan importante como un general que cosechó éxitos en sus campañas. Gregoria Pérez de Denis nos interesa porque contribuyó al éxito de Belgrano, no porque haya sido poseedora de una equis cantidad de hectáreas. Me puede interesar un artista, una poetisa, un fotógrafo que haya retratado a la sociedad. Alguien que marcó un hito, no a un determinado nombre ilustre por ser poseedor de grandes extensiones, pero que lo único que hizo en su vida fue nacer, casarse, dejar descendencia y morir", expresó Domínguez Soler.

Tanto Domínguez Soler como Quinodoz destacaron que algún pescador pudo haber sido un personaje crucial para nuestra idiosincrasia, sin embargo es casi imposible rastrear documentación histórica que pueda avalar su genealogía: "Puede tener una gran riqueza anecdótica, pero desde el punto de vista genealógico no sirve. Sin los documentos que respalden la ascendencia de esa persona, pasa a ser literatura. Nuestra investigación requiere documentos".



Comentarios