Música
Martes 01 de Agosto de 2017

Sinatra y Pavarotti, una dupla única y fascinante

Apreciación musical. Esta noche, el musicólogo Marcelo Arce se presentará en el Teatro Municipal 3 de Febrero con un espectáculo que recorrerá los clásicos y las rarezas musicales de dos de las más grandes voces del siglo XX

Esta noche, Marcelo Arce ofrecerá su espectáculo de apreciación musical Sinatra y Pavarotti. De My Way a Nessun Dorma, un show para todo público con pantalla gigante. La cita –organizada por la Asociación Mariano Moreno– será a las 20.30 en el Teatro Municipal 3 de Febrero.


Sinatra y Pavarotti, cantor y cantante, son una dupla fascinante por dos de sus tantos puntos en común: carisma y técnica.


Sinatra es La Voz. Y es mucho más que La Voz. Por sus aportes, esos que dan trascendencia a los creadores como son los compositores y a los intérpretes como son los cantores, que es este caso. Son técnicas diferentes: el cantante no requiere micrófono y tiene timbre definido (es tenor, soprano, contratenor, mezzo, bajo) y en cambio el cantor necesita micrófono y no posee timbre determinado. De hecho Sinatra se acerca a veces al tenor y a veces al barítono.


"Este genial personaje que a los 15 vendía diarios y que según Forbes en 1991 disfrutaba de una de las grandes fortunas mundiales bien merecida, hizo importantes aportes. Entre otros, la original idea de fusionar la big band con la orquesta sinfónica. Los arreglos que generan una música diferente, a veces imposible de clasificar. Sin dudas es un modo del estilo jazz, a veces muy particular. Muy Sinatra. Otro aporte fundamental que deviene de su carrera paralela como actor: actuar con la voz, representar cada verso –como enseñó la Voz del Milenio, María Callas, su amiga. Y otro: mimetizar la voz con los instrumentos hasta ser uno solo: en un ensayo pide dulcemente que el oboe de la sinfónica que toca unísono con el saxo de la big band, repitan la nota mientras él hace lo propio con una sílaba hasta que los tres son uno. Para sumar, a Francis Albert Sinatra se le entiende lo que canta-dice-actúa. La dicción es perfecta, el fraseo envolvente, el tono matizado, personalísimo. Todo esto lo debemos reconocer durante la función, de manera sencilla, para los que no sabemos música", señala Marcelo Arce.


Con ondulaciones –y fantasmas políticos, la supuesta mafia, los enredos femeniles, los escándalos del variopinto "club de amigos"– superó todas las adversidades, marcó caminos y sigue dando lección.


Con clips editados especialmente para este show que no supera las dos horas, y con material exclusivo, irá desfilando Sinatra en un abanico tan amplio como posible, en el marco de un espectáculo para todo público. La consigna es descubrir y describir cada tema, cada anécdota, cada historia que rodea a estos "monstruos sagrados" del mundo infinito de la música.


Esta función fue estrenada en junio, en el Ciclo Clásico y Moderno del porteño Teatro Astral. Desfilan en la pantalla súper gigante los temas clásicos, sus hits. Y las rarezas. Entre ellas, la impresionante y gimnástica actuación ya muy maduros, de Sinatra y Gene Kelly. También dúos con Tony Bennett, con Elvis Presley, Judy Garland, Barbra Streisand, Liza Minelli, Ella Fitzgerald, Antonio Jobim, Sammy Davis Jr., Bing Crosby y Count Bassie son algunas de las rarezas que se podrán apreciar


Este ícono llamado La Voz, sinónimo automático de Sinatra, tiene el relato directo en el gran Pavarotti, que es –como lo bautizó Herbert Von Karajan- La Voz del Sol. Por fin reaparecía allá a comienzos del '60, la voz con el color Mediterráneo. Su arte magnífico y natural trazará al público recorridos por arias y escenas célebres filmadas en diferentes épocas: La Bohème, Manon Lescaut, Tosca, Turandot, Pagliacci, L'elisir d'amore, Lucia di Lammermoor, Aída, Don Carlo, Rigoletto, Il trovatore.


La alegría, el brillo y el sentimiento de las canzonettas como 'O sole mio, Torna a Surriento, Mattinata, Rondine al nido, y más. Instantes conmovedores de la música sacra: Ave Maria, Requiem de Verdi. También Pavarotti y sus amigos en conciertos solidarios con Liza Minelli, Bono, Lucio Dalla, Elton John. En sus interpretaciones se podrá apreciar su celebérrimo Do de pecho.


No es necesario decir que My Way es uno de los momentos cúlmines del show, porque además se conocerá su verdadera letra y significado. El otro momento preponderante del espectáculo estará marcado por, Nessun Dorma, de la ópera Turandot de Puccini, donde Pavarotti restalla. Además, Arce obsequiará al público el inmenso placer de una rareza, los Dos Grandes unidos en una de esas obras.



Comentarios