Teatro
Jueves 03 de Agosto de 2017

Rumbo a Colombia para mostrar la calidad del teatro entrerriano

La obra "Irene, la marca del Amor" fue seleccionada para participar del Festival de Mujeres en Escena

Irene, la marca del Amor se presentará en dos funciones mañana y el sábado, antes de partir para Colombia al XXVI Festival de Mujeres en Escena por la Paz. Ambas funciones tendrán lugar a las 21 en Sala Metamorfosis/Callejón de los Sueños (Alameda de la Federación 453, Paraná).


La obra fue estrenada en 2013 y nominada a los Premios Teatro del Mundo 2013. Ha realizado casi 100 funciones a lo largo y ancho del país, participando de numerosos Encuentros y Festivales (Chubut, Salta, Santiago del Estero, San Luis, Río Negro, Buenos Aires). Ahora quedó seleccionada de entre 450 aspirantes para participar en el festival colombiano, junto con otra obra paranaense Las Hermanitas Minardi.


"Ya conocíamos el festival, pero nunca habíamos aplicado porque había que cumplir un montón de requisitos. A algunas de las organizadoras las conocimos con Pablo Vallejo en Dinamarca, ya que estuvimos participando en el Transit, un encuentro de mujeres en el arte que se realiza en el Odin Theatret. Algunas de las organizadoras del Festival de Mujeres en Escena por la Paz estuvieron participando con una obra allá y les comentamos al pasar sobre nuestra obra y le dejamos material. Este año decidimos presentarnos, y quedamos seleccionados, así que estamos contentos de mostrar nuestro trabajo ante 80 elencos y también conocer el trabajo de otros", comentó a Escenario la actriz Daniela Osella.


El Festival de Mujeres en Escena por la Paz, organizado por la Corporación Colombiana de Teatro, es un acontecimiento artístico que se realiza para visibilizar y reflexionar sobre el trabajo que desarrollan las mujeres en el arte, el teatro, la danza y performance. El festival es de carácter internacional.


Irene, la marca del Amor invita a reflexionar en torno al rol que ocupan las mujeres en la sociedad actual y cómo las transformaciones de este a lo largo de la historia han estado influenciados por diferentes factores, en particular en relación a lo que la sociedad y los medios imponen y lo que somos; cuáles son las presiones sociales del deber ser y cómo se vinculan con los deseos y aspiraciones.


Ella comparte con su prima, quien vive en la capital, su devoción por los radioteatros y el amor por Germán Toledo, el galán del radioteatro de la tarde. Un día llega una carta: ha sido seleccionada para participar en uno de los capítulos del radioteatro, junto a Él. Por fin conocerá al amor de su vida y se convertirá en una estrella de la radiofonía. Una muerte tiñe de dudas el aire. Tal vez la capital no sea una ciudad donde cumplir sus sueños.


Irene, la protagonista de esta ficción ubicada en los años 50, entreteje las historias que brotan de la radio embarcándonos en un relato autobiográfico, invitando a reflexionar en torno a la realidad que subyace en la fabulación.


"La fábula narra que Irene es planchadora y cosedora de botones, vive en un pueblo del interior, pero también dialoga con la realidad de Latinoamérica. Y a partir de lo que le trae la radio ella inventa sus diferentes mundos y ficciones. Y nos preguntamos si aquello que la radio trae condiciona o no aquello que nosotros soñamos, nuestras aspiraciones y modelos de vida. Pensar lo único que te conecta con el afuera, en el caso de la obra es la radio, pero ahora pasa con Internet. Un ejemplo claro es cuando se instauró el modelo de ama de casa, si bien ya existían las amas de casa, en los años '50 la radio y la tevé bombardeaban a las amas de casa con electrodomésticos y también con una propuesta de modelo de mujer. Y uno se pregunta quién es espejo e quién. en la obra, Irene toma todo eso y construye un relato, donde no queda bien en claro qué es ficción y qué es realidad", indicó Osella.


La dramaturgia es de Osella y Valeria Folini. Todo surgió a partir de reflexiones de Osella sobre las personas que dialogan con la radio, y cómo esos diálogos construyen ficción y realidad. "También venía leyendo a Manuel Puig, y cómo él refleja a pueblos, modelos de mujer anclados en los años 50. Así fuimos trabajando con Valeria (Folini), escribiendo escenas y trabajando en base a la improvisación", contó.


Cabe destacar que también realizaron una investigación bibliográfica sobre la radio y el radioteatro en Entre Ríos. "A partir del libro de Rubén Bourlot, que es una joya, encontramos que en la época de oro de la radio en la provincia, en los años 50, había muchas mujeres que escribían radioteatro. Una de ellas, Marisa Allende, llegó a escribir incluso para Buenos Aires. Y luego quedaron en el olvido. Fue una sorpresa encontrar mujeres que se dedicaban a escribir ficción para radio".


Dichos repudiables



Al margen de la participación de Irene, la marca del Amor en el XXVI Festival de Mujeres en Escena por la Paz, Daniela Osella hizo alusión a una entrevista a Federico Irazábal, director del Festival Internacional de Buenos Aires (FIBA) y representante del Ministerio de Cultura dentro del Instituto Nacional del Teatro (INT), que días atrás publicó el diario La Nación. En esa nota, Irazábal señaló que en esta edición del FIBA "no hay montajes del interior porque le pedí al comité curatorial que eligiera lo mejor".


"Es lamentable y grave, ya que él participa dentro del INT, que es una institución federal. No es menor. A nosotros nos da orgullo poder decir que el teatro entrerriano también es seleccionado para festivales internacionales. En este caso son dos obras (Irene, la marca del Amor y Las Hermanitas Minardi) que tienen producción propia, actores, dramaturgia propia y demás, todo hecho en el interior", manifestó Osella.


Datos


Actúa: Daniela Osella
Dirige: Valeria Folini
Dramaturgia: Valeria Folini - Daniela Osella
Diseño de Sonido y Música Original: Matías Main
Voces de Radioteatro: Pablo Vallejo, Matías Main, Walter Arosteguy
Operación de Luces y Sonido: Pablo Vallejo
Vestuario: Laly Mainardi – Sastrería Municipal
Diseño Gráfico: Eva Cabrera
Peinado y Maquillaje: Chiqui Firpo y Laura González
Fotografía: Pablo Vallejo, Pamela Bertona, Sebastián Boscarol



Comentarios