Música
Viernes 26 de Mayo de 2017

María Creuza, voz y alma de la bossa nova, llega hoy a Paraná

La artista bahiana se presentará esta noche en el Teatro 3 de Febrero con su show "Íntimo"

Al atender el teléfono, María Creuza cuenta que se está cuidando mucho la garganta: "Con este clima, como buena brasileña, me preocupo. Así que me meto en casa y hasta mañana no saldré a la calle". Simpática, risueña y generosa al conversar, recuerda que cuando era joven, le interesaba más ser actriz que cantante. A esta gran artista le late fuerte el corazón cada vez que va a dar un recital. No importa si es en Paraná, en Buenos Aires o en Río. Ella sostiene que cada presentación es única. Y eso la hace aún más artista.


"Ya estuve varias veces en Paraná, conozco un poquito la ciudad. Igual, creo que es la primera vez que estaré en el Teatro 3 de Febrero, me he presentado en otros lugares. Y espero llegar al corazón del público, que espero que me siga queriendo. La verdad que he tenido una historia muy linda con la Argentina desde que empecé mi carrera, así que tengo todos los motivos para estar feliz de hacer una gira por el país", cuenta, como saboreando el recital que dará esta noche, a las 21, en el Teatro 3 de Febrero.


María nació en un pueblo de Bahía, se inició hace casi 50 años en la música profesional de la mano de un "padrino" de lujo: el poeta y compositor Vinicius de Moraes. Y hoy llega a la capital entrerriana con un espectáculo Íntimo.


—¿Cómo trabajó en la selección del repertorio de Íntimo?
—El recital se llama Íntimo porque cuando estuve haciendo la lista, busqué los temas más emblemáticos, los que más me piden. Y cada uno tiene una historia, una vivencia. Y con toda la experiencia que tengo, me pareció interesante contar lo que significó para mí determinada canción o qué pasó en determinada situación con esta canción. Y me encantó la idea de mostrar un poco más al público, así que decidí ponerle Íntimo al recital. Y cada vez que voy a cantar, pienso en cómo la gente va a cantar los coros y me encanta, porque no hay barreras del idioma y eso que estoy cantando en portugués. Pero qué magia que tiene la música, que nos conduce a ese tipo de comunicación y eso es lo que yo quiero. Sonarán canciones como Você abusou, clásico de mi repertorio; Eu sei que vou te amar, Samba em prelúdio o Garota de Ipanema, que es todo un referente de la poesía y la composición e Vinicius y Tom Jobim. También haré algunos temas que no son tan conocidos, como Manhã de carnaval, que es un clásico del Brasil y voy a contar porqué está en esa lista. Cada canción tiene su razón de estar en ese recital donde tocaré con mi trío de piano, bajo y batería, y dos músicos argentinos invitados, que desde hace un tiempo han trabajado con mi marido (Víctor Díaz Vélez), que es el director musical.


—¿Cómo es seguir cantando con pasión después de tantos años?
—Afortunadamente, no he perdido la capacidad de asombro. Todo es una experiencia única. Es difícil de explicar con palabras, una va viviendo cada paso en esta profesión, con sus encantos y problemas. Pero siempre digo que soy una privilegiada, después de tantos años, puedo decir que no estoy cansada, cada vez que canto busco una voz nueva, un fraseo nuevo aunque cante una canción que he interpretado toda la vida. Y esa es la magia de la música, porque nos fortalece el corazón, nos ilumina el camino. Espero no cansarme de esta profesión, pero por supuesto tengo mis momentos de descanso, de leer un buen libro, de pasear, de viajar y mirar un paisaje lindo. Hay que disfrutar, la profesión es una plantita que hay que cuidar, con mucha alegría. Ojalá que siga así siempre. Tomara, que quiere decir "ojalá", y es el nombre de una canción de Vinicius que voy a estar cantando también en Paraná.


—Ya que lo menciona, me gustaría que me hable de Vinicius.
—He contado varias veces de la suerte que tuve de estar participando en un festival de música en Río de Janeiro, yo soy de Bahía. Y eso definió para siempre mi vida personal, porque mi vida profesional influyó de una forma increíble mi vida personal, porque después de ese festival decidí vivir en Río. Vinicius me vio por televisión, le gustó cómo canté y le preguntó por mí a un periodista amigo. Me llamó, fui a su casa y me dijo claramente que estaba precisando una cantante. Me dijo un piropo: "Me encantó lo que vi, tu voz me acarició el corazón". Y partir de ahí viajé con él, fue mi queridísimo amigo, fue mi compadre porque es padrino de mi hija; conocí a tres de sus nueve mujeres. Yo me convertí en una especie de confidente de él, siempre nos sentábamos a conversar, y me contaba por qué era tan cambiante su forma de amar. Lo conocí muy intensamente, como poca gente lo conoció. Por eso, creo mucho, como buena bahiana, que el destino es extraordinario. Yo tuve que conocer a Vinicius para empezar a entender mi vida desde esta profesión, fue el encuentro más lindo de mi vida.


—Me gustó el concepto de "acariciar el corazón con la voz". ¿Cree usted que esa es una de las cualidades que debe tener un buen intérprete de bossa nova?
—Con certeza, Vinicius lo definió espectacularmente, porque la bossa nova tiene un fraseo, una cadencia que tiene que acariciar. Y siempre a este tema lo hablamos con otros intérpretes, como Norah Jones, una extraordinaria compositora y cantante que tiene también esa voz acariciante. La bossa nova no es de gritos, no es de mostrar alcance vocal; la bossa nova es la forma de decir. Es muy intensa, porque hay que masticar la palabra cantando. Y he ahí la magia, porque a pesar de que canto en portugués, la palabra toca a personas que hablan otro idioma. Es muy fuerte, es extraordinario.



***
María, reina de la bossa nova



Criada en la ciudad de Salvador, María comenzó a cantar en su adolescencia canciones en portugués y en inglés y mediante un casting se ganó el lugar como conductora del programa de televisión Encuentro con María Creuza.

En 1966 comenzó su carrera profesional como cantante, ya que interpretó canciones del compositor Antonio Carlos Pinto que la hicieron ganadora en varios festivales. Una de las canciones más relevantes es Garota de Ipanema, popularizada por Caetano Veloso.

En 1970, Vinicius de Moraes la incorporó a su gira La Fusa por Uruguay y por Argentina, abriendo los shows de Toquinho. De esos conciertos sale el álbum en vivo Vinicius de Moraes en La Fusa con María Creuza y Toquinho.

En 1980, tras la muerte de Vinicius, se dedica a su carrera solista y realiza, junto con Toquinho, recitales homenaje a su padrino artístico, Vinicius de Moraes.

Comentarios