Escenario
Domingo 16 de Abril de 2017

Cómo salir de la miseria en mil pasos

El viernes tuvo lugar una nueva función de "Supervivencia de las Flores" en Sala Metamorfosis

Una escena de miseria, con mugre en los rincones, un colchón pelado y muebles improvisados con cajones de frutas dio el marco a una comedia negra, por momentos triste, en la Sala Metamorfosis, de Paraná.
El viernes tuvo lugar una nueva función de Supervivencia de las Flores, escrita y dirigida por Milagros reñé, donde Gabriela Verón y Catalina Schmall dan vida a dos patéticas hermanas, una pizpireta y la otra mojigata, personajes caricaturescos en los que el espectador puede llegar a encontrar atisbos de personas que se cruza en la vida cotidiana.
Tanto Schmall como Verón consiguen llevar al público de la risa a la tensión, sacando partido de los personajes y agregando valor a los textos de Reñé.
La historia es simple pero deja entrever un trasfondo dramático y hasta trágico. Dos hermanas bastante mayores, que viven de la jubilación de un "papito" que se pasa de longevo y venden huevos para ganarse alguna moneda extra, pero que no alcanza para sacarlas de la miseria. Dos mujeres a las que una madre severa les coartó –y les sigue coartando desde el más allá– las chances de desenvolverse en el plano económico, laboral, social y sentimental.
Dos personajes que pasan de la depresión, a la desesperación y de ahí al desenfreno; de la inocencia al delirio, en un constante batallar por juntar el mango. Hortensia y Margarita piensan cómo salir de la miseria y no encuentran la vuelta.
El libreto es efectivo y dinámico; la elipsis de da fluidez a los hechos y hasta aporta comicidad a algunas escenas. Y los giros en la trama rescatan a la historia de caer en el realismo costumbrista.
Supervivencia de las Flores es una breve muestra de que el teatro hecho en Paraná goza de buena salud.

Comentarios