Accidente vial
Sábado 13 de Agosto de 2016

Es un éxito el comedor de pescados en Puerto Sánchez

Carlos Alberto Ríos abrió el emprendimiento junto a su papá, Pascual Ángel que lo ayuda con el pescado frito.

Carlos Ríos abrió un comedor de pescados, frente a su casa en Puerto Sánchez, a la vera del río Paraná que es un éxito por donde se lo mire.
Lo principal, para él y su familia, es que cumple el objetivo primordial: El 1 de mayo se retiró del Ejército y como necesitaba el dinero abrió un kiosco en la casa familiar que está bien en el fondo del barrio de pescadores más icónico de la capital entrerriana.
El negocio venía flojo y se le ocurrió "preparar unos pescados fritos, asados y unas empanadas para ver qué pasaba". El día que abrió, una vecina le sacó fotos a las bogas que se hacía a la parrilla y las envió a la cuenta de Facebook de diario UNO de Entre Ríos.
La publicación se viralizó en Internet pero además le llevó muchísimos clientes a Carlos que tuvo un arduo segundo día de trabajo. "Fue impresionante la repercusión que tuvo esa nota", le contó a UNO hoy al mediodía.
Debajo del toldo donde está la mayoría de las mesas no había lugar. En un instante llegaron padre e hijo en una moto de agua negra, brillante, la amarraron en la costa ocuparon la mesa que está debajo del árbol para comer una boguita.
"Repuntamos un poquito, compramos platos y paneras. Antes teníamos unas bandejas de cartón", se sinceró contento Carlos que trabaja a la par con su papá, Pascual, pescador de toda la vida.
"Abuelo pidieron dos fritos". El que pidió la comanda fue uno de los nietos que también colaboran.
Al igual que Carlos, muchos vecinos del barrio se animan a soñar un futuro ligado al trabajo y al progreso.

Comentarios