Policiales
Miércoles 07 de Octubre de 2015

Es menor, está condenado y ayer asesinó a un amigo

Un adolescente de 17 años mató a balazos a Enzo Hernán González, de 18 años, en el barrio Gaucho Rivero de Paraná. Más detalles del homicidio número 27 ocurrido este martes en la capital entrerriana 

Un adolescente de 17 años que está condenado a siete años de prisión por diversos delitos, y sobre quien pesa un proceso por ser el supuesto asesino de Eduardo Ramón Cartasián ocurrido en 2014, ayer mató a balazos a un amigo en el barrio Gaucho Rivero de Paraná. 

El menor, que tiene un hermano cumpliendo una condena de ocho años y medio de prisión por el asesinato de Javier Velázquez, ocurrido en la noche del sábado 22 de noviembre de 2014, en el barrio Anacleto Medina Sur de Paraná, está a disposición de la Justicia de Menores. A pesar de la condena el joven se encontraba en libertad por su edad, pero cuando cumpla los 18 años el juez de Menores evaluará si va detenido o no por los siete años, ya que todavía falta establecer su responsabilidad en los otros hechos. 

Ahora la víctima del joven, a quien los vecinos dicen temerle, fue Enzo Hernán González, de 18 años. Según la reconstrucción que realizó la Policía, la víctima y el victimario eran amigos. Es más, hasta minutos antes del crimen habían estado juntos y comprado cocaína. El adolescente acusado del asesinato de González fue arrestado en la casa de su cuñada por personal de la División Homicidios de la Policía de Entre Ríos. 

La víctima recibió cinco disparos: uno en el pómulo, tres en las piernas y uno en el tórax. El suceso ocurrió al filo de la medianoche del lunes en el fondo de un pasillo del barrio Gaucho Rivero. Al parecer, el agresor había tiroteado unas casas y esto motivó una discusión con González, a quien decidió matar a balazos. De inmediato huyó del lugar mientras que González fue derivado al centro de salud Carrillo y luego al hospital San Martín, donde finalmente falleció. 

El acusado quedó alojado en Alcaidía, a disposición de la Justicia. Tomará intervención el Juzgado de Menores. Según pudo conocer UNO ayer, el adolescente venía siendo buscado por la Policía porque había violado las restricciones impuestas por la Justicia. UNO recorrió la zona y muchos vecinos manifestaron dos problemas latentes en el barrio: la droga y el desprecio por la vida que tienen muchos jóvenes.  
 

Comentarios