Música
Martes 27 de Diciembre de 2016

Eruca Sativa vuelve con "Barro y Fauna"

El trío rockero acaba de lanzar su nuevo disco de estudio en el que integra y explora nuevas sonoridades

El trío rockero Eruca Sativa acaba de editar su nuevo álbum Barro y Fauna, en el que profundiza la integración de nuevas sonoridades sin dejar de lado la fuerza y el poder que caracteriza al combo y según su baterista Gabriel Pedernera, "seguimos teniendo esa forma brutal de tocar, pero jamás dejaremos de busca e investigar".

Barro y Fauna cuenta con 14 temas inéditos compuestos por Eruca Sativa con producción artística de Adrián Sosa, baterista de Bajo Fondo Tango Club y cuenta con invitados como Gustavo Santaolalla, Nicolás Sorín, Juan Pablo Rufino, Rodrigo Crespo, Pablo Tremsal, Aníbal Kerpel y Tavo Cortes, cantante de la banda santafesina Sig Ragga en la canción "Haku Malvin: el visitante".

El disco se grabó en parte en Buenos Aires ya que tanto la guitarrista y cantante Lula Bertoldi y la bajista Brenda Martín, fueron madres, pero luego el trío viajó a Los Angeles a los estudios de la factoría Santaolalla-Kerpel. Sobre todos los cambios, Pedernera charló con Télam:


-¿Cuánto tiempo de trabajo para armar las canciones y buscar la sonoridad que comenzó con "Huellas Digitales"?
-Yo creo que empieza antes, también. Cada pasito que uno da a nivel musical, cada idea que uno tiene, va rebotando en las ideas que tiene más adelante. Yo pienso que Barro y fauna es el resultado de una búsqueda que ni sé cuándo empezó. Sí sé que empezamos a componer en 2015, a trabajar en estas ideas, inclusive en el momento en el que hicimos Nada Salvaje, que fue en marzo de 2015. Fue un trabajo muy intenso, porque decidimos tomarnos el tiempo para realmente pensar y grabar el disco cuando estuviera listo, no antes. Por ejemplo, hubo una canción que es Abrepuertas, que fue la última que hicimos, que no estaba en los planes. Un día salió y dijimos que tenía que ir en el disco, estábamos en esa disyuntiva de si teníamos que seguir poniendo energía en componer más canciones o trabajar con lo que ya teníamos.


-Las dos canciones más acústicas y más lentas con más condimentos de folclore, ¿cambiaron en Los Ángeles?
-No, ya estaban así. Sobre todo Somos Polvo, que tiene esa participación increíble de Gustavo en ronroco y las voces de él. Esa canción surgió en la sala tocando los tres: yo con la guitarra eléctrica, Lula con la acústica y Brenda con el iPad una cosa medio electrónica. Parte de una composición original de Lula que había traído, pero la canción ya era muy íntima y folklórica, por decirlo de alguna manera. Somos Polvo siempre tuvo ese espíritu, y nosotros fuimos, lo grabamos y lo dejamos. En ese momento conocimos a Gustavo, y nos dijo que le encantaría participar y lo invitamos a tocar puntualmente este tema. Él es de laboratorio, que necesita su espacio para trabajar, y nos lo mandó. Cuando lo escuchamos por primera vez nos emocionamos porque sentimos que entendió qué es lo que le hacía falta y para dónde iba. Ese es su don más grande, poner y sacar cosas de una manera magistral. Después hubo otros temas, Armas Gemelas por ejemplo fue cambiando a través del tiempo, fue convirtiéndose en lo que terminó siendo pasando por distintas etapas.


–Hay un regreso desde "Abrepuertas" y la primera tanda en la sonoridad al funk heavy que caracterizó a la banda en los primeros discos, pero con este aporte sonoro nuevo. ¿Sentían la necesidad de volver a eso pero dándole forma?
–En realidad, creo que es la mezcla entre eso, que nos sale tocar de esa manera brutamente medio primitiva si se quiere, y estos elementos nuevos. Inclusive, desde la misma distorsión pero buscando cosas nuevas, somos muy quisquillosos con los sonidos, trabajamos mucho en la búsqueda de los sonidos. Siento que tiene que ver con eso, buscar la transformación desde los distintos sonidos y a las chicas les pasa lo mismo, todo el tiempo van cambiando de un pedal a otro o de un instrumento a otro. Este disco tiene mucho de eso, también. Por ejemplo, para Confundiste queríamos algo que complemente el sonido del bajo.


–La lírica es bastante existencialista, de paisajes apocalípticos, pero hay dos canciones como "Confundiste" y "Tarará" que parecen hacer referencia a cierta hipocresía de ciertos factores de poder. ¿Tiene que ver con eso?
–Cuando se presenta una situación que hay un humano con un poder excesivo empiezan a pasar cosas que muy pocas veces son gratas para el resto de la gente. Puntualmente esas canciones que decís no te podría decir si están directamente dirigidas a una situación en particular o si hablan de una persona en particular, a veces las historias de las canciones se dan por un montón de cosas y terminan deviniendo en este universo de fantasía, y terminan siendo piezas de una historia fantástica a veces. Siento que nuestras canciones tienen una cierta cantidad de dimensiones.



Comentarios