La Provincia
Martes 07 de Abril de 2015

Entre Ríos ya firmó el convenio para implementar el Programa Hogar

El gobernador Sergio Urribari y la secretaria de Energía, Mariana Matranga formalizaron el acuerdo en el marco para proveer garrafas subsidiadas a unos 100.000 hogares entrerrianos. El lunes a las 10 habrá una reunión con municipios.

 La secretaria de Energía, Mariana Matranga, y el gobernador de Entre Rí­os, Sergio Urribari, firmaron hoy el primer Convenio Provincial en el marco del Programa Hogar para trabajar en forma conjunta en la implementación del plan en esta provincia, en la que hay unos 100.000 hogares que necesitan del subsidio (de 77 pesos por unidad) que otorga el Gobierno nacional para la adquisición de garrafas de 10 kilos, a un precio máximo de 20 pesos que debe pagar el consumidor.

 

Tras el acuerdo el Gobernador señaló que el lunes, a las 10, convocó a la Casa de Gobierno a los intendentes y secretarios de Desarrollo Social de los 77 municipios de la provincia y funcionarios de la Secretaría de Energía, para coordinar las acciones para que este programa se implemente "de manera rápida y eficaz".

 

"Este acuerdo se suma a otros canales directos de comunicación que tenemos con la provincia. Entre Ríos forma parte del Comité Asesor que monitorea la implementación exitosa del Programa Hogar, pero fundamentalmente este acuerdo apunta a tener agilizados los canales de comunicación respecto a denuncias" por irregularidades en el suministro y precios, señaló Matranga.

 

La firma se realizó poco antes del mediodía en la sede de la Secretaría de Energía, en un acto al que asistieron además el ministro de Desarrollo Social y Salud de Entre Ríos, Carlos Ramos; la subsecretaria de Desarrollo Territorial, Jimena Ozuna; y técnicos de Energía, entre otros.

 

En la oportunidad, la funcionaria destacó que "una particularidad de este programa es que el Estado deja de otorgar compensaciones monetarias a las empresas de esta cadena de producción, y dirige los subsidios a aquel que los necesita".

 

Aclaró Matranga que esto "no significa que el Estado deja de participar en la regulación del mercado, sino que fija los precios de referencia y se ocupa de que estos precios se cumplan; y también estimula la compra en puntos de venta en boca de expendio de las fraccionadoras a $ 53 para la garrafa de 10 kilos, un valor muy por debajo de los $97 que se establece como máximo".

 

También remarcó que el Estado "va a participar activamente de todas las políticas para evitar todos los mecanismos distorsivos de generación de precios". La secretaria de Energía aseguró que "este no es un ajuste como alguien había mencionado que parecía un ajuste y es todo lo contrario, porque el programa del año pasado requirió un costo fiscal de $ 2.200 millones y este año se están destinando a este fin $ 3.000 millones, para un estimado de 2,5 millones de hogares".

 

En ese sentido, consideró que no representa un ajuste sino una política de redistribución de subsidios porque se está destinando ese dinero del Estado a aquellos que más lo necesitan.

 

Por su parte, el gobernador Urribarri afirmó que "es un orgullo ser la primera provincia que firma este convenio para aplicar un programa que es uno de los que más identifica en materia de política social a nuestro proyecto nacional y a nuestra presidenta Cristina Fernández de Kirchner, y como hemos hecho con otros programas involucraremos a todos nuestros legisladores, intendentes, comisiones vecinales, para que llegue a sus destinatarios"

 

Precisó que en su provincia "unos 100.000 hogares utilizan garrafas, y como tenemos un relevamiento muy estricto de otros programas, nos permitirá aplicarlo rápidamente, antes de que llegue el invierno".

 

El Gobernador comprometió un estricto control de precios y del abastecimiento de garrafas, y señaló que en su provincia "ni bien la Presidenta anunció el programa hubo un desmesurado aumento de precios y se aplicó clausura a la principal distribuidora, e inmediatamente se retrotrajeron los precios".

 

El mandatario entrerriano aseguró que su provincia "es la que más creció en la distribución de redes de gas de la región centro", pero aclaró que "hay zonas que tienen la red domiciliaria que pasa frente a sus casas, pero muchos no se conectaron y esto en una inspección preliminar pareciera que esas familias tienen el servicio y es allí donde desde el Estado, tanto municipal como provincial, tenemos que detectar".

 

A toda la provincia

Adelantó que para el próximo lunes a las 10 convocó a la Casa de Gobierno de Entre Ríos a los intendentes y secretarios de Desarrollo Social de los 77 municipios de la provincia y funcionarios de la Secretaría de Energía, para coordinar las acciones para que este programa se implemente "de manera rápida y eficaz".

 

La mayor cantidad de usuarios de garrafas en la provincia se localizan en los municipios y zonas aledañas de Paraná y Concordia, pese a que en muchas de esas localidades hay redes domiciliarias.

 

"Entre Ríos debe tener el 90 por ciento de su territorio con tendido de redes domiciliarias y cuenta con el gasoducto entrerriano para alimentar a todas las localidades entrerrianas, pero no obstante hay lugares donde hay red domiciliaria pero sin hogares conectados, por falta de recursos", señaló Urribarri.

 

En ese sentido, informó que "desde hace un año y medio tenemos un plan de financiamiento a un bajísimo costo, prácticamente a tasa cero, para seguir incorporando familias a la red de gas natural". Explicó que ese financiamiento lo hace el Gobierno, a través del Ministerio de Planificación, a la empresa distribuidora Redegas, en el caso de la ciudad de Paraná, y se otorga un financiamiento en el que el costo de la cuota es prácticamente lo que se ahorra por dejar de comprar la garrafa.

Comentarios