Salud
Jueves 29 de Septiembre de 2016

Entre Ríos trabaja para prevenir y tratar las enfermedades cardiovasculares

Entre Ríos trabaja para prevenir y tratar las enfermedades cardiovasculares

Desde la Unidad de Gestión de Programas del Ministerio de Salud provincial se aborda de manera multidisciplinaria, junto a los equipos médicos, agentes sanitarios y promotores de salud, la prevención, detección y tratamiento de las enfermedades cardiovasculares en toda la provincia. El Día Mundial del Corazón invita a reflexionar sobre el valor de educar y comunicar en torno a adoptar hábitos saludables.


Cada 29 de septiembre, Día Mundial del Corazón por iniciativa de las organizaciones Mundial y Panamericana de la Salud, Unesco y la Federación Mundial del Corazón, motiva a comunicar la importancia de prevenir, detectar, controlar y tratar las enfermedades cardiovasculares. Según la Dirección de Estadísticas e Información en Salud, las patologías cardíacas constituyen la primera causa de muerte en el mundo y en la mayoría de los países de la Región de las Américas, donde causan 1.6 millones de muertes al año, el 30 por ciento de ellas prematuras en personas de 30 a 69 años. En Entre Ríos también son la primera causa de muerte y representan casi el 30 por ciento del total de las defunciones ocurridas en la provincia.


Desde la Coordinación de Prevención de Enfermedades Crónicas No Transmisibles dependiente de la Unidad de Gestión de Programas del Ministerio de Salud entrerriano, Soledad Garcilazo destacó que en primer lugar se ubican las enfermedades cerebrovasculares y en segundo y tercer lugar la insuficiencia cardíaca y las enfermedades isquémicas del corazón.


El riesgo de desarrollar enfermedades en el corazón aumenta con la detección de niveles elevados de colesterol, triglicéridos y otras sustancias grasas en la sangre; presión arterial elevada; grandes niveles de ácido úrico en la sangre, diabetes, obesidad, tabaquismo, sedentarismo y estrés crónico.


No obstante, muchos factores de riesgo se pueden modificar con un simple cambio de hábitos. Esto implica que las patologías coronarias se pueden prevenir, evitar o eliminar.


"La gran mayoría de las muertes por enfermedades cardiovasculares son evitables con alimentación sana, reducción del consumo de sal, ejercicio físico. También es necesario evadir el consumo de tabaco y su exposición pasiva al humo y restringir alimentos ricos en grasas, azúcares y sal", indicó Garcilazo.



Recomendaciones

Entre las recomendaciones de la Coordinación de Prevención de Enfermedades Crónicas No Transmisibles se encuentran: aumentar el consumo de frutas y hortalizas, reemplazar el sodio con perejil, albahaca, tomillo, romero y otros condimentos, limitar el consumo de alcohol y realizar como mínimo unos 30 minutos diarios de actividad física.



Entornos saludables

La coordinadora de Prevención de Enfermedades Crónicas No Transmisibles refirió que este año el Día Mundial del Corazón alude a "los entornos saludables como estrategia necesaria para reducir los factores de riesgo asociados a las enfermedades cardiovasculares y asegurar a todos la oportunidad de hacer elecciones saludables en los lugares donde viven, trabajan y juegan".


En este sentido, Garcilazo explicó que "un entorno saludable promueve un estilo de vida sano en sus trabajadores interviniendo sobre los principales factores de riesgo de las enfermedades no transmisibles: tabaco, mala alimentación y escasa actividad física".


Desde la coordinación que certifica entornos laborales saludables en la provincia se trabaja en la reducción de la mortalidad por enfermedades cardiovasculares. De ahí el valor de la promoción de la salud para la prevención y la adhesión al Plan Mundial de Prevención y Control de Enfermedades No Transmisibles.


Concretamente los programas sanitarios provinciales –Entre Ríos Libre de Humo de Tabaco, Diabetes y Factores de Riesgo Cardiovascular, Promoción de la Alimentación Saludable, el área de Actividad Física, Redes, Médicos Comunitarios, Agentes Sanitarios, Municipios y Comunidades Saludables–, articulan estrategias para reducir en un 25% la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles para 2025.


Garcilazo resaltó que para que un entorno laboral certifique como saludable se requiere: que la institución o empresa sea ciento por ciento libre de humo de tabaco; realice acciones de comunicación para la promoción de hábitos de alimentación saludable, vida activa y sin tabaco; disponga de algún sistema de apoyo o entorno para promover la actividad física de sus trabajadores; que los comedores y kioscos con los que cuente el establecimiento ofrezcan opciones de alimentos saludables y que todos los trabajadores tengan libre acceso a agua potable en todos los sectores. Asimismo se recomienda también contar con un espacio amigo de la lactancia materna.



Los equipos de salud ayudan a cuidar el corazón


En el hospital San Miguel de Bovril se trabaja la estrategia de atención primaria de la salud con eje en la prevención y la comunicación con la comunidad. El director del efector, Iván Acevedo, refirió que cuentan con un área programática que ostenta una buena calidad de actividad física.


El profesional precisó que "la mayoría de las enfermedades del corazón en sus etapas iniciales pasan inadvertidas, no dan síntomas, por ejemplo la hipertensión arterial". De ahí el valor de "concurrir al médico teniendo en cuenta que las mujeres deben controlarse con un cardiólogo a partir de los 60 años y los hombres desde los 50 para, justamente, prevenir la mortalidad por enfermedad cardiovascular".


Acevedo destacó que el trabajo en el primer nivel de atención se hace fuerte con los agentes sanitarios, los promotores de salud y enfermeros que caminan los barrios, toman la presión, hablan con la gente y hacen las derivaciones pertinentes al médico clínico del consultorio externo, quien solicita los estudios complementarios necesarios.


El funcionario subrayó la importancia de realizar "una actividad física cardiovascularmente activa y aeróbicamente moderada de unos 30 a 45 minutos seis veces por semana". Y agregó: "No sirve salir a caminar mirando vidrieras, tengo que salir a caminar a un ritmo en el que sienta que mi corazón se está acelerando durante al menos media hora".


Comentarios