Salud
Martes 05 de Julio de 2016

Entre Ríos recibió 10.000 nuevas dosis de vacunas contra la gripe

El Ministerio de Salud asegura que los hospitales públicos y los centros de salud cuentan con dosis suficientes.

Luego de las gestiones realizadas por el gobierno para completar las metas de cobertura en los grupos de riesgo programadas a principios de la campaña, la provincia recibió un refuerzo de 10.000 dosis extra de vacunas antigripales para adultos. La campaña se extenderá hasta agosto.

La responsable del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI), dependiente de la Dirección de Epidemiología del Ministerio de Salud, Albana Gavini, informó que además de las 150.000 dosis programadas originalmente, con este envío ya son 50.000 las dosis extra gestionadas por la provincia para su distribución en vacunatorios de todo el territorio provincial.
"Estamos buscando priorizar los grupos de riesgo, especialmente embarazadas y niños, ya que en algunos departamentos se registraron coberturas dispares", explicó la directora. "Por ejemplo: tuvimos coberturas de hasta del 400% de lo estipulado en el grupo de 2 a 64 años, es decir que se vacunó a gente que no pertenecía a los grupos de riesgo y que no tenía indicación de la vacuna", detalló.
Gavini recordó que la campaña de invierno, lanzada en marzo, se extiende hasta agosto inclusive. "Estamos poniendo énfasis en esos grupos de riesgo porque a la fecha registramos el 63% de cobertura en embarazadas, mientras que en el caso de los niños de seis meses a dos años se ha inmunizado al 54% del grupo etario, cuando teóricamente ya deberíamos tener cubiertas ambas franjas", puntualizó.
Quiénes están comprendidos en los grupos de riesgo
Dentro de los denominados grupos de riesgo están comprendidos quienes tienen la inmunidad disminuida. Justamente mediante la aplicación de la vacuna lo que se logra es aumentarles las defensas para que puedan estar prevenidas en caso de contraer el virus de influenza.
Gavini indicó: "Los tipos de virus de influenza A, H1N1, H3N2 o el B, que están circulando, son graves en los pacientes de riesgo; o sea que en aquellos que no tengan comprometida su inmunidad lo único que hacen es provocar un cuadro gripal con fiebre, malestar general, dolores musculares, que puede durar de cinco a siete días, pero sin otras complicaciones".

Las complicaciones pueden darse en los pacientes de riesgo (las embarazadas, niños de entre seis meses y dos años, pacientes oncológicos, oncohematológicos, obesos, pacientes con problemas respiratorios, problemas cardíacos o mayores de 65 años), en los que su inmunidad se ve afectada por diferentes factores. En el embarazo, en bebés de seis meses a dos años porque el niño recién está generando su inmunidad, entonces es necesario darle una vacuna para ayudarlo a que logre la inmunidad adecuada; los pacientes oncohematológicos porque después de pasar una quimioterapia uno necesita ayudar a que esa inmunidad crezca; por eso se usa la vacuna. "Entonces, en los pacientes que no tienen riesgo, se pueden aplicar la vacuna si lo desean, pero la tienen que comprar porque el Estado no tiene la obligación de cubrirlos ya que al tener la inmunidad adecuada, en caso de estar frente al virus de influenza solo van a tener una gripe", dijo la responsable del PAI.

Por lo tanto, "la idea es que la comunidad en su conjunto tome conciencia de que la vacuna está dirigida sólo a aquellos que tienen su inmunidad disminuida (y no toda la población la tiene), por lo que necesitan esa ayuda para estar protegidos".

Comentarios