Ambiente
Martes 10 de Enero de 2017

Entre Ríos sin energías renovables

"La promoción de los beneficios en materia de energías renovables y eficiencia energética (...) requiere liderazgo y voluntad política para instalar el tema como prioritario en la agenda pública. Y que así podamos impulsar un modelo de desarrollo que no comprometa el bienestar de las generaciones futuras". Esta es la conclusión final del libro Democratización energética: 100% renovable que presentó en diciembre de 2011 la hoy secretaria de Ambiente de la provincia de Entre Ríos, Belén Esteves.


La abogada ambiental tiene una larga experiencia en Energías Renovables con trabajos en Argentina y Alemania. Quizás necesita más tiempo para generar, en la provincia, los proyectos que estudió y luego publicó en su libro.




"Entre Ríos ha quedado rezagada este año en materia de energía renovable. Es una de las tres provincias, junto a Chaco y Tierra del Fuego, que no logró adjudicar ningún proyecto ni en la Ronda 1 ni en la Ronda 1.5. Tampoco ha avanzado, como otras provincias, en legislación local de generación distribuida", me respondió María Eugenia Testa, consultora en política y comunicación ambiental, exdirectora política de Greenpeace.


"Muchas provincias han picado en punta en el desarrollo de proyectos de renovables, como Jujuy, Buenos Aires, Salta, Chubut, Río Negro, o San Juan, que se han repartido la mayoría de los megavatios licitados. Misiones y Corrientes sí han conseguido proyectos de biomasa específicamente, y la provincia de Entre Ríos tiene un enorme potencial en esta fuente de energía", confirmó la especialista.


En esta realidad tiene mucho que ver el ingeniero Fernando Raffo, que en los ocho años que ocupó el cargo tampoco llevó adelante una política encaminada hacia las renovables como sí lo hizo Uruguay, por ejemplo.


A mediados del año pasado el diario El País publicó un informe de la Dirección Nacional de Energía en donde señaló que en 2015 las fuentes de energía renovables (biomasa y electricidad de origen hidráulico, eólico y solar) tuvieron una participación del 56,5% en la matriz de abastecimiento.


Un ambientalista indignado gritó: "En la costa del Uruguay compartimos el mismo sol que el país hermano".


¿Qué pasó, por qué no los seguimos?


Llegó el momento en que se terminaron las palabras. Tienen que comenzar con las acciones, presentar proyectos, abrir la discusión, convocar a encuentros y capacitarnos.


El déficit ambiental en Entre Ríos es tremendo. Encontraron glifosato en el río Paraná, los agroquímicos enferman a los entrerrianos, el desmonte potenciado por el monocultivo colabora con el calentamiento global. La producción ganadera aporta con los gases que emana y los arroyos se desbordan porque la tierra no absorbe semejante caudal de agua. Todas señales de alerta que desde el Estado deberán, aunque tarde, atender.


Comentarios