Narcotráfico
Sábado 18 de Junio de 2016

En uno de cada dos hogares se percibe cerca la venta de drogas

La Iglesia, con los estudios de la UCA, advirtió sobre el avance del tráfico y consumo. La situación se agrava en áreas más vulnerables

En el inicio de esta semana se conoció que la Iglesia, en conjunto con directivos de escuelas públicas y de gestión privada de Santa Elena elevaron una nota preocupados por el avance de la droga "que está afectando y destruyendo gravemente la vida de niños, adolescentes, jóvenes, adultos y por ende de toda la comunidad".

Con el propósito de "programar acciones para comenzar a revertir esta situación", fue expuesta al intendente Silvio Moreyra, al nuevo comisario Juan Carlos Faría, al juez de Paz Leonardo López, entre otros organismos públicos.

Previo al inicio del fin de semana largo, autoridades nacionales eclesiales y de la Universidad Católica Argentina (UCA) dieron a conocer una ampliación del último informe sobre el Narcotráfico y las Adicciones en el país 2010-2015, realizado a través del Barómetro de la Deuda Social.

La principal conclusión es el "importante incremento" del número de hogares que percibe tráfico de drogas ilegales en su barrio, que a nivel nacional ya alcanza la mitad de ellos. En el caso de Entre Ríos, en cinco años la percepción pasó del 35,8% al 52,4%.

Además, medida en las distintas regiones, la provincia (junto con parte de Santa Fe, Córdoba, La Pampa y Buenos Aires– registra uno de los valores más altos de venta de drogas. Precisamente, los registros de venta de drogas son más altos en las regiones urbanas de mayor concentración de población.

El estudio presentado el jueves en Buenos Aires también subraya que en la mayoría de las familias donde al menos uno de sus integrantes presenta alguna adicción severa, el hogar no buscó ningún tipo de ayuda profesional. Al respecto, hay que contemplar también realidades locales, como la falta de lugares para el tratamiento de adictos: en el caso de Paraná, está casi paralizado desde hace meses la construcción del Centro de Prevención y Tratamiento de Adicciones ubicado en Anacleto Medina. Desde la parroquia del barrio han reclamado en las últimas semanas.

Los lugares de atención son escasos en función de la demanda.

En el resto de la provincia tampoco hay lugares para el tratamiento de estas enfermedades. En Gualeguaychú, el obispo Jorge Lozano moviliza a la comunidad para la creación del Hogar de Cristo Nazareth, mediante la recaudación de fondos.

En particular, el aumento en el registro de venta de drogas sigue siendo mucho mayor en los asentamientos informales y en los barrios de sectores populares y clases medias bajas. Pese a que la mayor incidencia tiene lugar en villas o asentamientos precarios, se subrayó que el incremento más intenso ha ocurrido en los barrios de nivel socioeconómico bajo/vulnerable, donde entre 2010 y 2015 el registro de venta de drogas sufrió un incremento del 64%, mientras que para los hogares radicados en villas o asentamientos registró algo más del 50%.

Al mismo tiempo se destaca que la incidencia sube en los hogares de barrios de nivel socioeconómico medio alto, alcanzando el registro de venta de drogas a 1 de cada 4 hogares. También tiene lugar un destacable ascenso la incidencia en los barrios de nivel socioeconómico medio y medio bajo, donde el registro se ubicaba en 2015 en valores cercanos al 50% de los hogares.

Segmentado

En cuanto a los jóvenes encuestados hasta 25 años, el 43,7% consumió alguna droga ilegal alguna vez; el 27,3% lo hizo durante 2015, y el 22,1% durante el último mes.

Si se considera la edad de inicio según quienes consumieron en el último mes distintas sustancias se encuentra que entre aquellos jóvenes que fumaron marihuana la edad promedio en que probó alguna droga es de 15,4, mientras que entre los que consumieron cocaína en promedio probaron alguna droga por primera vez a los 14,5 años, y entre los consumidores de Pasta base o paco probaron a los 14,1.

Datos

*La Iglesia, con el informe y las denuncias, y los planteos del papa Francisco, pretende "posicionar el tema de la venta y el tráfico de drogas en la sociedad y en el debate público"

*La presencia policial apenas disminuye el narcomenudeo, "pero no alcanza" para frenar la comercialización de drogas. "El Estado debe aplicar otras políticas públicas, no solo patrullaje", plantea el informe.

*En Entre Ríos, la percepción en los hogares respecto a la venta de drogas pasó de 35,8% al 52,4%.

*La franja etaria más afectada por el crecimiento del consumo de drogas son "los adolescentes de espacios más vulnerables".

*En cuanto a la presencia policial, en aquellos barrios de aglomerados urbanos de Entre Ríos sin presencia de uniformados o patrullajes permanentes, la venta y tráfico pasó de 48% a 56%; y en aquellos con recorridos, pasó de 34% a 41%.

*La presencia de las fuerzas de seguridad tienen más impacto en los barrios de nivel socioeconómico medio.


Comentarios