Ovacion
Domingo 20 de Marzo de 2016

En tierra de ladrones a Patronato lo robaron

Le ganaba al Rojo por 1 a 0, pero un penal inexistente y expulsión de Walter Andrade incidieron para que cayera 2 a 1.

Edgardo Comar/Ovación
ecomar@uno.com.ar

En la llegada al Libertadores de América llamó la atención ver carteles proclamando como presidente del club de Avellaneda a un personaje oscuro del fútbol con un prontuario importante. Mayor fue el asombro al observar el ingreso de barras en una traffic que quedó estacionada debajo de las tribunas después de descargar todo el cotillón y también una camioneta que portó las bandera de la parcialidad Roja que ocupó una de la cabeceras. La Caldera del Diablo: tierra de nadie o de ladrones. En ella un campo de juego en el que Patricio Loustau tuvo un rol determinante en el resultado final.

Patronato cumplía una buena actuación y le ganaba a Independiente con gol de Mauricio Carrasco, pero la sanción de un inexistente penal que provocó la expulsión de Walter Andrade condicionó al Santo para lo que quedaba, que era mucho.

En el segundo tiempo y a partir de una desatención defensiva, Víctor Cuesta estableció el 2 a 1 definitivo. Fue en el marco de la octava fecha del Torneo de Transición, en la Zona 1. El próximo compromiso de Patrón será el 3 de abril en el Grella, ante River Plate.
Primer tiempo
La postura táctica Santa fue similar a la utilizada frente a Rosario Central con el Flaco Quiroga marcando la primera presión; en tanto que Telechea y Carrasco, cuando la pelota era del local retrocedían unos metros para posicionarse en la mitad de cancha, a la misma altura que Guzmán y Garrido.
La posesión fue casi exclusiva del Diablo en el tramo inicial de la contienda; el equipo de Mauricio Pellegrino tenía la pelota pero no la manejaba bien. Sus ambiciones llegaban hasta el borde del área enemiga donde Walter Andrade, junto a Jonathan Ferrari y Damián Lemos que no dudó en meterse entre los centrales cuando las circunstancias lo requerían. Un tiro libre del Droopy Gómez conjurado sin mayores exigencias por Bértoli, marcó la primera aproximación seria frente a los arcos.

El paso de los minutos fue equilibrando el trámite; Patrón, que nunca se vio desbordado fue ganando en confianza y adelantándose en el terreno. A los 18’ por primera vez logró triangular en campo ajeno; Ezequiel Garré llegó al fondo no pudo ser conectado por Carrasco ante una dificultosa salida del arquero Campaña. A los 22’, el citado Carrasco le robó una pelota en la salida a Toledo y cedió para Quiroga pero un cruce de Cuesta ahogó el grito del puntano.

La persistencia del Negro, de ahogar en la salida al conjunto bonaerense, le daba buenos dividendos porque obligaba a defensores y volantes del Diablo a repetir errores en la salida. A los 35’, tras meter una gran anticipo en tres cuarto de cancha y un posterior pase gol, Carrasco define el 1 a 0, filtrado entre los centrales.

La desventaja en el tanteador acrecentó los males de un Independiente que mostraba un desorden generalizado que casi le permite a Quiroga ampliar la ventaja; la estirada de Pellerano se lo impidió.
La primera parte se encaminaba con reproches de los cuatro costados, pero Patricio Loustau vio una falta inexistente de Andrade sobre Denis, sancionó un penal que tan solo él vio y expulsó al Negro. El Tanque con precisa ejecución selló el inmerecido 1 a 1.

Segunda parte
Ante la roja de Andrade, Forestello -también expulsado- se vio obligado a sacrificar a un delantero y eligió a Quiroga; rearmó la defensa con Lautaro Geminiani y además dispuso que De La Fuente sustituyera a Garrido para reforzar la contención en la mitad de la cancha. Por contrapartida y buscando el desequilibrio que no tuvo en el periodo inicial, introdujo al Cebolla Rodríguez por el improductivo Droopy Gómez.

Mientras el ingreso del Cebolla le entregó al Rojo una mejor opción de pase en ataque; la entrada de De La Fuente generó algunos movimientos innecesarios en el meediocampo visitante. Guzmán, que fue figura por el carril derecho, pasó a ser volante y Lemos, tácticamente efectivo en la primera parte, fue por el sector izquierdo. Además la salida de Quiroga le quitó capacidad para retener el útil, trabajando de espaldas a los defensores rivales.

Ante la inferioridad numérica y por una lógica cuestión, Patrón se vio obligado a retroceder y achicar espacios hacia su terreno. Una ejecución del uruguayo Vera, que Bértoli resolvió yendo abajo contra un palo, fue la única chance favorable del Diablo en 25’.

La desesperación ante la falta de resolución hizo que Pellegrino mandara a Rigoni por Toledo; volante ofensivo por defensor. En tanto que Forestello agotó las variantes con Bertochi por Carrasco cuando había una jugada de pelota parada. La entrada de uno y salida de otro desconcentró al resto que miró cómo Denis bajaba una pelota de un córner para que Cuesta la empujara a la red.

Ni estando arriba en lo numérico y con uno más en el terreno el llamado Rey de Copas transmitió garantías. Se regaló en un réplica dejando a Bertochi frente a Campaña que ganó en el mano a mano. También pudo liquidarlo en una maniobra individual pero un poste le negó una nueva conquista.

Patronato llegó al final, casi sin reservas físicas por el gran desgaste que le provocó jugar medio partido con uno menos y la bronca de saber que cuando estaba haciendo un partido más que correcto lo perjudicaron con un fallo arbitral que marcó un antes y un después en la contienda. Tuvo errores propios, pero la sensación mayoritaria es que lo robaron.

Las claves
PATRICIO LOUSTAU
La labor del árbitro fue determinante en el resultado final. Marcó un penal inexistente para Independiente que determinó el transitorio empate y la expulsión de Walter Andrade.

ERROR DE CONCENTRACIÓN
Más allá de incidencia preponderante de Loustau en los guarismos finales, Patronato se distrajo en una jugada con pelota parada y contribuyó al segundo tanto Rojo de Avellaneda.
CAMBIOS DISCUTIBLES
Lógico ingreso de Geminiani para rearmar la defensa, pero discutible la salida de Quiroga que le podía entregar tenencia arriba y los movimientos en el medio por la entrada de De La Fuente.





 

Comentarios