A Fondo
Martes 19 de Abril de 2016

En tiempo de grietas, pintadas antisemitas

Lucía Romani / De la Redacción de UNO
lromani@uno.com.ar


“No tenemos ninguna diferencia, solo estamos separados por esta valla”, describe una escena de la película El niño con el pijama a rayas, donde Bruno, de 9 años, establece una profunda amistad con Shmuel, la que pondrá en riesgo su vida. Ambos tienen la misma edad pero hay una característica que los diferencia y es que ambos viven separados por una cerca, la que divide un campo de concentración donde está el pequeño judío,  de la casa familiar de un militar nazi, padre del primer mencionado.

Esta frase tan acertada que busca eliminar diferencias entre seres humanos, seguramente resonó en más de un paranaense, días atrás, cuando volvieron a aparecer pintadas antisemitas en la ciudad que reavivaron las distancias inexistentes. Lo más indignante de la cuestión, sin embargo, resulta ser que los lugares elegidos para hacerlo casi siempre son espacios públicos como plazas o parques deportivos como el Berduc -donde ya ocurrió en otra oportunidad-, destinados a la recreación y formación de los niños y adolescentes.

A esto debemos sumarle el hecho de que los responsables son cuatro adultos de 32, 25, 27 y 23 años, que terminaron detenidos, algunos de ellos reincidentes en este tipo de delitos. Todos estos aspectos  nos obligan a pensar que es necesario replantearnos qué se pretende inculcar a las generaciones venideras. 

Desde 2014, Argentina ya no forma parte de los países que no incluyen en los planes de estudio de sus escuelas referencias al genocidio perpetrado por el régimen nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Hoy en día, los programas deben contener a modo de “referencia directa”, la enseñanza del Holocausto, destinada a promover el respeto hacia el otro y evitar que estos hechos vuelvan a ocurrir en nuestro planeta.

Describir el fanatismo judeófobo que ha estado presente desde el momento mismo de la llegada de los conquistadores españoles en América, recordar en cada aniversario los atentados a la AMIA y la embajada de Israel, debe ser un compromiso de los docentes en las aulas, para que desde pequeños, los chicos sepan que no tenemos ninguna diferencia entre humanos. Solo que a veces los adultos, les imponemos algunas vallas.

Comentarios