Policiales
Domingo 12 de Junio de 2016

“En Santa Elena somos todos sospechosos”, dijo la mamá de Gisela López

Femicidio sin esclarecer. Gabriela Monzón espera que el trabajo del fiscal y la Policía arroje resultados pronto, y afirmó que lo único que quiere es que encuentren al culpable

José Amado/De la Redacción de UNO
jamado@uno.com.ar


A 50 días de la desaparición de Gisela López, y a 31 días del hallazgo del cuerpo de la joven, todo es incertidumbre en la familia de la víctima del femicidio que conmocionó a la provincia. Sin embargo, tienen las esperanzas depositadas en los investigadores, quienes se mantienen expectantes en cuanto a que sus hipótesis podrían ser confirmadas con las pruebas científicas. “El fiscal va a decir quién tiene la culpa, espero que llegue y me diga ‘encontramos a los culpables’”, dijo a UNO Gabriela Monzón, mamá de Gisela, y afirmó: “En Santa Elena somos todos sospechosos”.

Desde personas desconocidas y de otras ciudades, hasta el entorno familiar más cercano a Gisela estuvieron siempre bajo la mirada tanto del fiscal Santiago Alfieri como de los investigadores de la División Homicidios de la Policía, quienes aún no descartan nada. En cuanto a la familia de la joven asesinada se dijeron muchas cosas, pero ninguna que pueda aportar algo concreto para esclarecer el crimen. De todos modos, la madre, consultada sobre si tenían problemas con alguien que pudiera cobrarse venganza de esta manera, dijo: “De mi parte no. Yo siempre le dije al fiscal que se esclarezca lo que pasó con mi hija. Él va a investigar, si alguien de mi familia tiene que pagar lo va a pagar, si a mí me encuentra culpable me lo va a decir, no se va a quedar callado, no va a cubrir a la familia, él está buscando al culpable del crimen de mi hija, no puedo decir ‘yo soy inocente’, eso lo va a decir el fiscal, quién es culpable y quién no. Ahora somos todos sospechosos, siempre fuimos sospechosa la familia, sospechosos los vecinos, los más allegados a Gisela. Y con el dolor del alma si mi hijo o yo soy culpable me lo va a tener que notificar como personas grandes que somos”.

Al mismo tiempo, así como no tiene sospechas de nadie en particular, Gabriela tampoco sostiene la inocencia de nadie: “No puedo descartar a ninguna persona porque no sé quién es capaz de hacer eso con mi hija. Siempre me gustó ir con la verdad, no vengo a mentirle a nadie. Quiero que encuentren a los culpables”, afirmó.

Gisela fue vista por última vez en la noche del 22 de abril, cuando regresaba a su casa desde la escuela nocturna, en la zona conocida como el bajo, un descampado que está a un costado de la ruta de ingreso a la ciudad, entre la zona más poblada y el barrio 120 Viviendas, donde residía la chica. Luego de 18 días de búsqueda y rastrillajes por todos lados, el cuerpo fue hallado en ese lugar, a unos 30 metros del asfalto, entre pastizales. “En el bajo siempre hubo chicas manoteadas, que han abusado, ya hubo otros casos con las personas a las que les hicieron allanamientos, ya tenían mañas con las chicas de manotearlas y querer llevarlas al monte”, contó Gabriela sobre la única pista que tienen sobre lo que pudo haber sucedido.
“Supuestamente hacen juntadero de chicos ahí, de todos los barrios, porque cazan, hacen fiestas, pero no sabemos, había rumores que son hijos de unos milicos”, agregó la mujer.

En la última semana relevaron al jefe de la comisaría de Santa Elena, y se esperan otros movimientos porque los habitantes de la ciudad esperan, además de justicia, seguridad. Al respecto, Gabriela contó: “Hubo cambio de comisario, va a haber también de policías pero no sé cuándo, el municipio trabajó en el lugar donde Gisela se perdió, que es muy oscuro. Están habiendo cambios, supuestamente trajo el gobierno de la provincia cámaras para poner”.

Pero lo que más ansían es que alguien rompa con el silencio para que el crimen no quede impune: “La gente si sabe algo se calla, no es el primer caso en Santa Elena que pasa como el de Gisela, hay otros casos que quedaron impunes. La gente rumorea pero nadie colabora si ha visto algo concreto. Este caso fue conocido porque nosotros no nos quedamos quietos, desde el primer día nosotros salimos con volantes a la ruta, porque creíamos que Gisela se había ido con alguien. Decían que tenía problemas conmigo y no era así porque no llegaría hasta donde llegó caminando, Lo único que espero es que esto se aclare, porque han pasado muchos días y no tenemos nada concreto”, afirmó.

Los viernes la familia de Gisela, los amigos y algunos más se movilizan en Santa Elena para pedir justicia, pero de a poco hay quienes dejan de asistir. Por eso, Gabriela pide más acompañamiento: “No es la gente que necesitaríamos, sinceramente la gente se está alejando cada vez más, cuando se encontró a Gisela era mucha gente y ahora está faltando que vengan a las marchas. Esperamos que no se quede esto. Tratamos de andar porque si yo dejo, esto no se va a solucionar nada”.

Semana clave para pruebas científicas
Esta semana el fiscal Santiago Alfieri tendrá en su escritorio los informes de pruebas clave, que se estaban esperando desde hace un tiempo. “Ya están culminando los trabajos de Criminalística y los de Anatomía patológica realizados por el Cuerpo Médico Forense, y se va a remitir el informe autópsico complementario”, informó el fiscal. Estos datos permitirían despejar algunas dudas sobre la fecha de la muerte, si el cuerpo estuvo siempre el lugar donde fue hallado o si lo llevaron después, entre otras cuestiones que aún no cierran.

Comentarios