Pais
Jueves 26 de Noviembre de 2015

En polémica sesión, el oficialismo aprobó un paquete de proyectos que benefician a trabajadores

La expropiación del Hotel Bauen, el sistema para repartir ganancias entre empleados telefónicos y las empresas, e indemnizaciones para extrabajadores de firmas privatizadas son algunas de las normas aprobadas. 

El oficialismo de la Cámara de Diputados consiguió este jueves por a tarde aprobar una serie de proyectos que benefician a los trabajadores, en una ardua sesión que estuvo interrumpida por más de dos horas, mientras el Frente para la Victoria buscaba el quórum para continuar con el temario, y debido a que la mayoría del arco opositor y algunos diputados propios habían decidido no participar de la deliberación.
La expropiación del Hotel Bauen, el sistema para repartir ganancias entre empleados telefónicos y las empresas, e indemnizaciones para extrabajadores de firmas privatizadas, eran los temas que aguardaban para ser tratados, con sus beneficiarios en los palcos, mientras desde el bloque kirchnerista hacían gestiones para lograr la asistencia de los diputados ausentes.
El plenario legislativo comenzó a sesionar poco después de las 12.30 cuando el oficialismo junto a sus habituales aliados, y los representantes de Unidad Popular y partidos izquierda alcanzó el piso de 130 -uno más del quórum para sesionar- dado que la mayoría de los partidos opositores no concurrieron al debate por entender que no había una agenda consensuada.
Tras votar la creación de Yacimientos Carboníferos Fiscales como sociedad del Estado, poco antes de las 16, se pasó a un cuarto intermedio hasta las 18.20 debido a que no había quórum en la sesión para seguir votando el resto de los temas. Es que los tres legisladores riojanos del Frente para la Victoria, Javier Tineo, Griselda Herrera y Teresa Madera, se retiraron del recinto, como consecuencia de negociaciones que habrían mantenido en las últimas horas el presidente electo Mauricio Macri y el gobernador electo de La Rioja, Sergio Casas, según confiaron fuentes parlamentarias.
Al kirchnerismo también le faltaban en sus bancas el santafesino Omar Perotti, que habría hecho llegar el mensaje de que pretendía "una transición más ordenada", y la bonaerense Dulce Granados, que se retiró del recinto tras la votación del proyecto de YCF porque a la noche se casaba su hija.
Los sindicalistas Oscar Romero y Carlos Gdansky, el misionero Oscar Redzuk y dos de los siete aliadas del Frente Cívico por Santiago que responden a Gerardo Zamora, tampoco acompañaron para iniciar la sesión en la que estaban en temario más de 100 proyectos.
El kirchnerista Carlos Kunkel llegó luego de iniciada la sesión, en tanto que el tucumano Isaac Broomberg dio el quórum al mediodía, pero luego desapareció del Congreso, para regresar pasadas las 18 y convertirse de esa manera en el diputado con el que se logró destrabar la sesión.
A sus bajas, el oficialismo las cubrió con las presencias de los mencionados diputados de Unidad Popular y de la Izquierda, de Victoria Donda, de Libres del Sur; del sindicalista Omar Plaini; de la ex piquetera Ramona Puchetta y del ex radical Eduardo Santín.
Cuando la tensión se había apropiado del ambiente, había transcurrido una hora de cuarto intermedio y los trabajadores desde las gradas instaban a la oposición a bajar al debate, el sindicalista massista Héctor Daer se hizo presente en el recinto, alimentando las expectativas del oficialismo.
Sin embargo, tras conversar con la presidenta del bloque oficialista, Juliana Di Tullio, y con el titular de la comisión de Legislación Laboral, Héctor Recalde, permaneció unos minutos más y luego se retiró.
Mientras en el recinto el kirchnerismo seguía esperando su regreso, en los pasillos de la Cámara Daer explicaba por qué se retiraba: "Quiero acompañar los proyectos que benefician a los trabajadores, pero en el paquete de leyes a votar el kirchnerismo nos quiere incluir otros 98 proyectos que no acompañamos".
Antes del inicio de la sesión, en declaraciones periodísticas, el presidente del bloque radical, Mario Negri, había anticipado que "la oposición no iba a participar porque a poco de asumir un nuevo gobierno es un despropósito tratar estas iniciativas" y se quejó de que "no se haya tratado ninguna tema vinculado a la transición".
Los proyectos
Los proyectos que el oficialismo logró votar tras la ardua tarea de reconstruir el quórum fueron la expropiación del Hotel Bauen, una indemnización para trabajadores de Gas del Estado, de Segba, de Petroquímica Fiscales, que quedaron fuera del Programa de Propiedad Participada cuando fueron privatizadas esas firmas y otro beneficio para ex trabajadores de Canal 13.
El paquete contempló, además, dos dictámenes para repartir ganancias entre trabajadores telefónicos y las empresas y una iniciativa para el caso de los trabajadores de la televisión y una indemnización para ex empleados de Canal 13, Canal 11 y las radios Belgrano y Excelsior.
Además, se convirtió en ley un proyecto por el cual se crea la ley de honorarios profesionales de abogados, procuradores y auxiliares de la justicia nacional y federal, y otro que crea el acceso equitativo de las mujeres a las empresas públicas y privadas del sector hidrocarburífero.
Fuente: Télam

Comentarios