La Provincia
Domingo 13 de Noviembre de 2016

En Paraná reivindicaron el amor de las familias que son lo que son

Desarrollan en la capital provincial un encuentro sobre derechos de parejas igualitarias. Aquí la historia de Paloma, Alejandra y Pamela

Alejandra Elcura y Pamela Portela están juntas desde hace 13 años, llevan seis de matrimonio y 10 meses atrás tuvieron una hija: Paloma Martina, la primera bebé en Entre Ríos nacida por técnica de reproducción asistida que fue anotada por dos mamás con el nuevo Código Civil. Desde el viernes participan de un Encuentro Nacional de Familias LGTB con Hijos e Hijas de la Región Centro; un título largo, pero con el que buscaron promover el reconocimiento de las diversidades.
Desde Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos participaron unas 70 personas en esta iniciativa que empezó el viernes y termina hoy. Tuvo lugar en la Vieja Usina y LGTB significa lesbianas, gays, bisexuales y trans. Entre las organizadoras se encuentran Elcura y Portela, dos mujeres que se quieren, que decidieron dar pelea. Cuando se conocieron hace más de una década, tener una hija era un sueño lejano y hoy muestran a Paloma con orgullo.
"Primero fue una lucha por formalizar nuestra unión. Hace 13 años era algo impensado, recién empezábamos a divisar lo que podía significar tener un derecho a algo. Ahora, con el matrimonio tengo una obra social y Paloma, por ejemplo, puede heredar mis bienes", contó Elcura.
Con Portela buscaban armar una familia, nada de otro mundo, y antes de poder concretar el matrimonio hicieron un costoso intento de reproducción asistida que no funcionó. "Nunca abandonamos el sueño, nos metimos en la lucha por la Ley de Fertilización y bueno, con Las Capitanas le dimos impulso para que la provincia se adhiriera a la Ley nacional", agregó. Las Capitanas es una de las organizaciones que, junto a otras, llevó adelante el encuentro de este fin de semana en la capital provincial.
Estas dos mujeres son paranaenses y cuando la legislación fue un hecho, iniciaron los tratamientos. "No son muy fáciles, psicológicamente tenés que estar preparada, son muy intensivos", contó Elcura y agregó, mientras Portela trataba de hacer dormir a Paloma en una de las habitaciones de la Vieja Usina: "Una lo hace porque siente la necesidad y fuimos atrás de un sueño porque tenemos el derecho de constituir una familia y lo conseguimos. La verdad, lo estamos disfrutando. Es un cambio. A veces nos miramos y no lo podemos creer".
Pero ahí no se terminó la lucha de esta familia. Por una lado planifican un hermano o una hermana para Paloma, por el otro aparecieron miedos y desafíos.
El crecimiento de su hija, su desarrollo y cómo será el trato que reciba en la escuela a la que vaya dentro de unos años, son también preocupaciones lógicas. Entre las dos mujeres buscan la manera de afrontarlas desde ahora y están involucradas en avanzar en resolver la problemática."Parte de la sociedad todavía no termina de comprender que existen distintos tipos de familias y que se tiene que respetar a las personas por ser personas, no por gordos, flacos o gays. Ser gay no es una decisión, es una condición. Yo soy lesbiana, es como ser morocha o castaña, no es una decisión. Sí decido vivir la sexualidad de manera libre y en el amor que siento por otra persona", reflexionó Elcura y sintetizó así sentimientos y derechos.
Desde hace un tiempo, incluso antes de que naciera Paloma, junto a Portela empezaron a participar en encuentros de familias. En el país e incluso en Entre Ríos, hicieron lazos con otras parejas y matrimonios en la misma pelea. La experiencia de unos, es ayuda para los otros e incluyeron en estas instancias a los niños, tal como fue este fin de semana.
"Como asumimos el compromiso de llevar adelante a nuestra familia, queremos que Paloma sea una nena feliz y que podamos ayudar a su entorno en lo que sea, a su educación, a por ejemplo la escuela a la que vaya trate la diversidad", dijo Elcura.
Por último, la mujer agregó que para poder anotar a su hija hace 10 meses debieron esperar por lo menos dos semanas porque el Código Civil recién estaba en vigencia. Se organizaron, recibieron apoyo y así marcaron un antecedente en la provincia. Por eso, quizás, y si es por cerrar esta nota con una frase hecha, habrá que decir que la madre de uno es sagrada. Al parecer, algunas personas nacieron con suerte; Paloma Martina Elcura Portela, tiene dos.

Entre las leyes y la lucha para que se cumplan
Virginia León pertenece a Las Capitanas, una de las organizaciones que llevó adelante el encuentro, junto a 100% Diversidad y Derechos. Dijo a UNO que el objetivo fue mostrar que las familias dan pelea por su conformación. También que se puede prevenir el bullying, enfrentar los prejuicios y eliminar mitos ente otros mecanismos de la discriminación.
A los largo de las jornadas hubo charlas, talleres y mesas redondas. Los derechos, la diversidad sexual, la crianza y la educación de los hijos, la puesta en conocimiento de los avances del nuevo Código Civil y el acceso a técnicas de reproducción humana asistida, entre otras temáticas fueron puestas en común. La iniciativa inició el viernes y hoy concluirá.
Para estas familias, el matrimonio igualitario, la identidad de género y la fertilización asistida no son solo leyes conocidas y discutidas, se tratan también de las claves en la conformación de sus familias y por eso dan pelea. "En la provincia se aplica la Ley de Fertilización, pero las obras sociales y las prepagas se niegan a la cobertura y a la aplicación total de la legislación", contó León que además es abogada y dijo que desde Salud de la Nación disminuyeron un presupuesto destinado a reintegros con el que cubrían parte de los costosos tratamientos. "Ahora nos enteramos que ese presupuesto se redujo y no sabemos qué nos espera el año próximo, así que habrá más problemas todavía", aclaró. En Entre Ríos se pueden hacer los tratamientos, pero exigir la cobertura es lo difícil. "Igual se han resuelto casos y hay jurisprudencia", reafirmó León.
Para llevar adelante este encuentro contaron con el apoyo de legisladores nacionales, de la provincia y de la Municipalidad de Paraná, como también de instituciones. Además de las actividades para los adultos, hubo talleres para niños de pintura, de lenguas de señas y de telas.
Las Capitanas se definen como una organización social que tiene como objetivo la promoción de los derechos de las mujeres.


Comentarios