La Provincia
Martes 05 de Abril de 2016

En Paraná habilitaron dos nuevos puntos para la venta y recarga de Tarjebus

Aseguran que "como estaban cerradas las importanciones" recién ahoran llegan los equipos para realizar las operaciones. Los comerciantes tienen que hacer una inversión de 5.000 pesos para instalar el dispositivbo en sus locales.   

La Secretaría de Servicios Públicos, a través de la Dirección de Transporte Urbano, presentó los dos nuevos puntos de compra y recarga de la tarjeta Tarjebus que sirve para el transporte urbano de colectivos en el gran Paraná. 
Algunos son optimistas con el anuncio y otros insisten con que siguen siendo muy pocos los puntos de venta teniendo en cuenta que se calcula que en la región viven más de 300.000 personas. 
Ahora la novedad es que los usuarios del transporte público tienen la chance de recargar la tarjeta en avenida Almafuerte 1.270 y en Blas Parera 2.368, frente al barrio José Hernández. 
 Además siguen vigentes los locales del centro paranaense en Perú 29 y  Alem 22 de 9 a 18;  Santa Fe 290; Urquiza 1.019; España y Libertad; la Terminal de Ómnibus en la boletería 10 y en en la sede de Tarjebus, Enrique Carbó 942. 
Fuera de los bulevares aparecen los puntos en Ituzaingó y El Pingo; Churruarin y Quiroga; Antonio Crespo 11 de 8 a 1; D’Agostino 1.958 de 8 a 1; avenida Zanni 1.575;  General Galán 1.996; Intendente del Castillo 484; Avenida Friulli 1.257 y Teniente Giménez 3.074. 
Al parecer, los equipos que se necesitan para hacer las cargas no entraban al país porque estaban cerradas las importaciones. Ahora ingresó algo de tecnología y los comerciantes que la quieran tienen que invertir cerca de 5.000 pesos. La ganancia en cada carga es del 1%. Según lo que UNO pudo saber la idea es colocar más equipos en puntos estratégicos de la ciudad. 
Sobre los reclamos de los usuarios del transporte público por la escasa disponibilidad de horarios para cargar la tarjeta, sobre todo por las noches, la respuesta está en los propietarios de los comercios que son los que tienen el poder de decidir hasta qué hora se brinda el servicio de carga y venta.  
En el caso de tener vacía la tarjeta, los pasajeros pueden pagar el boleto a bordo con seis pesos en monedas lo que es equivalente a un milagro si se tiene en cuenta la escasez de estas en los últimos años. 

Comentarios