La Provincia
Miércoles 05 de Agosto de 2015

En Paraná el nuevo Código Civil se implementa aún a paso lento

Rige desde el sábado. Derechos vinculados a la identidad o a inscribir las uniones convivenciales no despertaron mayor interés

El Código Civil y Comercial aprobado en octubre de 2014 rige desde el sábado y posibilita que los niños y las niñas que nacieron a partir de esa fecha sean inscriptos con el nombre que sus padres deseen, sin tener que ajustarse ya a la restricciones que establecía un listado de nombres aprobados previamente. Ahora están contemplados los nombres aborígenes o derivados de voces aborígenes autóctonas y latinoamericanas.
Sin embargo, si bien existe mayor libertad en cuanto a esta elección, se aclaró que existen determinadas limitaciones. Un ejemplo de ello es lo ocurrido en Villa Constitución, provincia de Santa Fe, donde haciendo uso de este nuevo derecho, una pareja pretendió llamar “Yerbabrava” a su recién nacido, pero fue rechazado. El titular del Registro Civil de esa localidad, Gonzalo Carrillo, consideró que el nombre era “peyorativo” según reveló Rosario3.com.
En tanto, se supo que en Paraná no hubo ninguna consulta o controversia en torno a la selección de los nombres, al menos en los dos primeros días de la puesta en vigencia del nuevo texto.
El director general del Registro Civil y Capacidad de las Personas de Entre Ríos, Hernán Jorge, señaló a UNO: “En referencia al derecho a la identidad, por el momento ha trascurrido de manera normal y no ha habido todavía consultas en la provincia sobre algún nombre que suscite o haya generado análisis de evaluación”. En este marco, recordó que a partir del nuevo Código Civil existe la limitación de que no haya más de tres nombres y que los mismos “no sean extravagantes o ridículos”.
“Esto se evalúa de manera puntual, según se van haciendo las consultas. Con la eliminación de la lista de nombres autorizados, queda el parámetro establecido en el artículo 64 del nuevo Código, en cuanto no puede ser peyorativo o extravagante. A partir de ahí entra en un campo de interpretación subjetiva al hacer un análisis en cuanto a si es extravagante o no, o si puede llegar a afectar de alguna manera el interés de quien llevará ese nombre, en cuanto pueda ser a futuro objeto de burla o discriminación”, aclaró el funcionario.
Otro de los puntos que revisten mayor flexibilidad a partir de ahora es el hecho de poder inscribir al recién nacido con el apellido materno en primer término si así lo desean ambos miembros de la pareja.
“Por el momento no tenemos constancia de que hayan anotado en Paraná a alguien con el apellido materno o hayan utilizando el apellido de la madre en primer lugar. Son cambios que a lo mejor van a llevar un tiempo, hasta que la sociedad vaya asimilando estas modificaciones y también vaya consultando y conociendo un poco más cuáles son las consecuencias, los efectos y las facultades que habilita la ley. Creemos que este tipo de situaciones se van a ir dando con el transcurso de los días o de los meses siguientes”, añadió Jorge.
Por otra parte, aclaró que la nueva modalidad no permite el cambio de nombre o de apellido por pedido de quien lo porta. “El nuevo Código Civil establece que una vez que una persona está inscripta con ese nombre, la única manera de modificarlo es por la vía judicial. Esto rige tanto para los nombres como para los apellidos”, aclaró.
En esos casos, se contemplará si existen “motivos justos” y eso quedará a criterio del juez que interviene.
El texto del nuevo Código Civil y Comercial indica que sí pueden cambiarse el nombre sin requerimiento de intervención judicial, ya que se considerarán justos motivos, por razón de identidad de género y también en los casos el cambio de nombre y apellido por haber sido víctima de desaparición forzada, apropiación ilegal o alteración o supresión del estado civil o de la identidad. Todos los cambios de nombre o apellido se deben tramitar por el proceso más abreviado que prevea la ley local, con intervención del Ministerio Público.
Doble apellido
Jorge explicó que “el trámite que sí se puede realizar en el Registro Civil es en el caso de que uno se quiera adicionar el apellido de alguno de los progenitores. Para eso, se debe presentar en la oficina y se realiza un trámite administrativo para dejar constancia en las respectivas actas de nacimiento de la incorporación del apellido de alguno de los progenitores o del otro progenitor”.

Unión civil y régimen patrimonial
El director general del Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas de Entre Ríos, Hernán Jorge, señaló a UNO que otra de la instituciones novedosas que instaura el nuevo Código Civil y Comercial es la posibilidad de la unión convivencial. “Los convivientes deben sacar un turno en el organismo para realizar el trámite administrativo”, comentó y aclaró: “No se celebra una ceremonia, como sí sucede con el matrimonio, sino que el día en que se les otorgó el turno deben realizar una declaración de voluntad manifestando la situación de hecho, pública y notoria, con el testimonio de dos personas, que oficiarán como testigos que deben dar fe de esa situación”.
En Paraná aún no hubo presentaciones ni solicitudes de turnos en este sentido, según indicó, y explicó que los trámites pertinentes a las inscripciones de uniones convivenciales se deben realizar en la capital provincial en las oficinas de San Agustín y en calle Urquiza.
Por otra parte, recordó que con la nueva normativa existe la posibilidad de los contrayentes de optar por un régimen patrimonial de separación de bienes al momento de contraer enlace. Para ello se deben acompañar los datos con una escritura gestionada ante escribano público, donde debe constar el pacto que realizan los futuros cónyuges. “Tampoco se presentó nadie todavía solicitando este régimen”, expresó.
En este sentido, aclaró que este acuerdo puede modificarse posteriormente, y que incluso pueden presentarlo quienes contrajeron enlace previo a la implementación del nuevo Código Civil y Comercial, con el mismo procedimiento, es decir, documentado por un escribano.

Sin libretas todavía
Jorge explicó que las libretas de matrimonio se van a modificar a partir de ahora y ya no van a incluir el deber de fidelidad, ya que desaparece este deber conyugal y el adulterio ya no existe como causa de divorcio.
La pareja tampoco está obligada a convivir y desaparece el deber de “mutuo respeto”. En cambio se deben asistencia y alimento.
Ya existen pedidos de turnos para celebrar nuevas bodas en la capital provincial en los próximos días con la vigencia del nuevo texto, pero no recibirán este documento por ahora. “Las nuevas libretas se están imprimiendo y se irán enviando a las oficinas del Registro Civil”, señaló.
Pol, el bebé inscripto en Gualeguaychú
Una de las particularidades en la provincia, en torno al nuevo Código Civil, se registró en Gualeguaychú. Es que el primer nombre inscripto fue Pol, en el marco de la nueva normativa que entró en vigencia el 1º de agosto.
Según informó El Argentino de Gualeguaychú, los padres además le pusieron doble apellido. En tanto, el último bebé registrado con el viejo sistema, en la que había una lista de nombres optativos, fue con el nombre de Francino, registrado el jueves 30 de julio.
En el nuevo sistema la lista de nombres desapareció y hay libertad de elección, además de adoptar nombres aborígenes derivados de voces autóctonas y latinoamericanas, además de contar con una mayor libertad para los nombres extranjeros.
En cuanto a los apellidos, el hijo podrá llevar el primer apellido de cualquiera de sus progenitores sin importar el orden, es decir que primero puede ir el de la madre y segundo el del padre.

 

Comentarios