Hoy por Hoy
Viernes 15 de Julio de 2016

En Paraná, Diego Maradona anunció su retiro

Pensando que en Internet está todo, me puse a buscar algún registro de un partido de Unión con Boca en Santa Fe a principios de los 80. Quería corroborar si en ese partido jugó Maradona y se cayó a la fosa que todavía hoy tiene el estadio 15 de abril entre la cancha y el alambrado. El dato no aparece por ningún lado, pero sí una historia mejor. En uno de esos blogs que arman fanáticos del fútbol (imborrableboca.blogspot.com) se recuerda una bomba noticiosa: Diego anunciaba su retiro del fútbol. Era el 18 de octubre de 1981, tenía casi 21 años, hacía pocos meses que había debutado en Boca y ya estaba repodrido de todo.

Buscando tranquilidad, Maradona se concentraba en Paraná. Habrá tenido una mala noche en el hotel Mayorazgo o ya presagiaba lo que sería el resto de su vida. Frente al río, declaró: "Esto no va más. No quiero que se tome en broma lo que digo. Me estoy cansando, por eso he pensado en abandonar el fútbol. Por el momento lo que pienso es cumplir el contrato con Boca y después dejo. Con la selección también, por supuesto, voy a cumplir. Pero pensar en la concentración ya me fastidia. Sobre esto quisiera llegar a un acuerdo. La verdad, no aguanto más".

La dictadura sangrienta ya estaba encabezada por Galtieri. Como lo fue el Mundial del 78, la declaración de Diego podría haber sido una buena excusa para que la gente hablara de otra cosa, y no de la crisis económica y las movilizaciones por los derechos humanos. Pero, al día siguiente, Clarín titulaba hechos internacionales y en el deportivo nada de la dimisión del promisorio futbolista. Al día siguiente, sí se informaba: "Maradona no se presentó a la selección". El miércoles, el DT videlista César Luis Menotti explicaba por qué lo excluyó del equipo. El jueves 22 de octubre de 1981, Maradona ponía paños fríos a lo que había dicho unos días antes en Paraná: "Solo pedí una licencia". Inauguraba su arte retórico. Y ninguna maestra le había mandado una carta, creo. Unos meses antes le había dicho a un periodista de El Gráfico durante una gira de Boca en Costa de Marfil: "Cambio todo, la fama, los autos, todo por la tranquilidad".

Los exabruptos no son mentiras que a alguien se le ocurre decir. Había un deseo, una necesidad, pero no lo logró. ¿Cuánto habrá tenido que ver el clamor futbolero? ¿Cuánto su representante Jorge Cysterpiller? ¿Qué habría pasado si Diego hubiera tenido la chance de cumplir en ese momento, su deseo y no el de los demás? No tendríamos, tal vez, Mundial 86 ni Mano de Dios, pero sí una persona con una vida saludable, mínimamente.

¿Hasta qué punto llegamos a reclamarle a una persona que renuncie a lo que quiere hacer por nuestra satisfacción y el negocio de pocos? #NotevayasLio ¿Quiénes somos para decirle lo que tiene que hacer? ¿Quién para reclamarle que sea un ejemplo? ¿Qué tiene de malo decir "a esto no me lo banco más"? La cultura del éxito viene con la prohibición a "bajar los brazos", entonces hay que seguir cueste lo que cueste, pese a las limitaciones que uno pudiera tener. Y es lamentable que esto se inculque hasta en las escuelas, porque conduce solo al malestar y la frustración.

Aquel domingo de 1981, Boca le ganó al Tate 1 a 0, que terminó con 10 porque a Maradona le pegaron de lo lindo. Al final no sé si ese día Diego cayó a la fosa. A la fosa cayó años después.

Comentarios