La Provincia
Martes 10 de Febrero de 2015

En Nogoyá viven un verano lleno de fiesta

Cine, música en la calle y carnaval. En la ciudad entrerriana hay una propuesta diferente de jueves a domingo con actividades para la familia

En Nogoyá implementaron, por tercer año consecutivo, una de las iniciativas más convocantes de la localidad: frente a un bar –siempre uno distinto–  cortan la calle y ofrecen música en vivo. La iniciativa comenzó a mediados de enero y continuará durante este mes. Además, ofrecen cine al aire libre y sus corsos son multitudinarios.

 

Con un nombre que la define como aguas bravas, en alusión al comportamiento del arroyo en cuya margen occidental se encuentra emplazada Nogoyá, la ciudad ofrece una propuesta diferente los fines de semana. Sus calles son testimonios de la historia, con detalles de una arquitectura antigua que aun se conserva como en la basílica santuario Nuestra Señora del Carmen que cumplirá 233 años.

 


Camilo Gabriel Baena, Encargado de Turismo de la ciudad, dijo a UNO Verano: “Los jueves proyectamos cine al aire libre con entrada gratuita en el Paseo de Los Puentes. A la caída del sol la gente ya se acerca”. Este jueves, si bien aún no está confirmado, pasarán Carancho.

 


Otra de las propuestas, quizás una de las más novedosas son las Noches de Bares. “Todo los viernes hay una grilla de actividades que comenzó en enero y que terminará el 27 de febrero donde cortamos una calle y le permitimos a un bar el armado de las mesas”, agregó.

 

Desde la Municipalidad aportan bailarines, pasistas y batucadas, entre otras posibilidades y el bar ofrece una banda de música. “Siempre es un bar distinto y lo hemos organizado con siete firmas de la ciudad”. Este viernes la propuesta será en San Martín en Quiroga y Taboada.

 


Guillermo Isaurralde, titular de Cultura de Nogoyá contó que el sábado y el domingo otra vez se presentarán los corsos y al momento evalúan agregarle una nueva fecha para el lunes 16. El costo de la entrada es de 25 pesos y se realiza en una gran plazoleta céntrica. La participación es familiar y los desfiles barriales son parte del colorido que nadie se quiere perder, de hecho, el sábado pasado asistieron unas 8.000 personas. “La cantidad de gente ha ido aumentando y suponemos que vamos a terminar con un número importante de público”, remató.

 

 

Comentarios