La Provincia
Domingo 22 de Febrero de 2015

En marzo inicia la separación gradual de residuos en origen

Avanza el programa Paraná Espacios Verdes, con la capacitación de los trabajadores de la planta de reciclaje y la colocación de nuevos contenedores. Se apela al compromiso de los vecinos  

Resolver el problema de la basura en la capital provincial no es una tarea sencilla. Sin embargo, con el desarrollo gradual de las distintas líneas de acción que se proponen a partir del programa Paraná Espacios Verdes se concretaron importantes avances.

Se trata de una iniciativa que implementó al Municipalidad y que incluye un abordaje integral, pero que requiere de un compromiso de los ciudadanos para poder llevarse a cabo con éxito.

En este punto, en marzo comenzará la recolección diferenciada de residuos en determinados barrios, para ir extendiéndola de manera progresiva a otros puntos.

En los espacios donde se empezará a trabajar, que aún no están definidos pero se estima que será en vecinales que ya han tenido una experiencia previa en este tema, se entregarán folletos explicativos casa por casa, y se estipula que el camión que realizará la recolección diferenciada juntará dos días a la semana y en horarios determinados la basura inorgánica, para llevarla directamente a la planta para ser procesada por los trabajadores; y los restantes día los deshechos orgánicos.

La densidad demográfica de la capital provincial demanda que esta experiencia se desarrolle de manera paulatina, creando conciencia entre los vecinos, para poder lograr de este modo poner en funcionamiento una práctica que se lleva con éxito desde hace años en localidades como Federal, Victoria, La Paz, Chajarí, Cerrito, Crespo y Oro Verde, entre otras. Sin embargo, se aclaró que se cobrará multa a medida que se avance en este proceso y no se cumpla con la medida.

En este marco, el secretario de Gobierno municipal. Sergio Granetto, instó a los ciudadanos en general a comenzar a integrar este hábito en sus hogares. “Es una forma de empezar a concientizarnos sobre la importancia de la separación de residuos”, destacó, y explicó: “En aquellos lugares donde todavía no se implemente este sistema, también los vecinos pueden sumarse, ya que no es lo mismo que lleguen en una misma bolsa la yerba y el cartón o el papel, ya que estos elementos mantienen su valor si están limpios”.

 

Proceso integral

El circuito de la basura compromete a distintos actores sociales, desde su generación en origen y hasta su destino final.

Para mejorar este sistema y evitar la proliferación de residuos en distintos espacios y poder mejorar la recolección, hasta la fecha ya se van colocando un total de 544 contenedores metálicos. El proceso continúa y para marzo se estima que se habrá completado 650 unidades en distintas zonas de la ciudad. A esto hay que sumarle los 1.000 contenedores plásticos dispuestos en diferentes barrios.

En referencia a este tema, el secretario de Gobierno municipal Sergio Granetto señaló a UNO: “La iniciativa que se lleva adelante desde el municipio contempla la gestión de los residuos sólidos urbanos y la de los espacios verdes, y abarca la cuestión ambiental y también la social”.

En este sentido, destacó que la localización de la planta fue estratégica y se realizó con la idea de incluir a las personas que viven en la zona del Volcadero.

Por otra parte, hizo hincapié en que la implementación de este plan se realiza de manera gradual. “Esto es fundamental para gestionarlo con seriedad. Y que el vecino se involucre es un punto clave”, sostuvo.

 

Factor humano

La proyección de este programa tiene en cuenta no solo el problema de la limpieza, sino el acceso a una mejor calidad de vida de quienes históricamente habitan en la zona del Volcadero y viven de la basura. En un contexto tan adverso, donde montones de mujeres, hombres y niños fueron creciendo y mitigando el hambre con los deshechos de otros, en condiciones infrahumanas, con la piel y los huesos abrigados muchas veces con harapos que fueron encontrando entre las pilas de basura, impregnados de humo y suciedad que no eligieron, la instalación de la planta de clasificación y tratamiento de residuos Manuel Belgrano se erigió en una esperanzadora reconstitución de un porvenir que hasta entonces se vislumbraba como una mera reproducción de la miseria, sin mayores opciones.

En la actualidad hay 76 personas trabajando en este espacio, que se inauguró el 30 de diciembre de 2014. En esta primera instancia, se emprendió una etapa de capacitación, y en marzo se comenzará a trabajar con los residuos sólidos urbanos que se generan en cada hogar.

Así, quienes prestan servicios ya no tienen que revolver la basura con las manos desnudas, ni exponerse a las condiciones desfavorables que se generan en un ámbito tan duro.

Con uniformes, guantes y equipos de seguridad emprenden la tarea en la cooperativa que no en vano fue bautizada Nueva vida.

“Hay un trabajo interdisciplinario muy valioso. El objetivo es la integración de las personas que trabajan en el Volcadero y un grupo de recolectores informales. Se optó por maquinaria de menor componente tecnológico para que pueda trabajar más gente”, comentó Granetto. En este marco, recordó que hay representantes de las distintas familias y se plantea extender un nuevo turno para que pueda incorporarse más gente. “La realidad del lugar es muy dura. Se hicieron obras el jardincito, en el centro de salud; es un programa muy amplio. Ahora estamos en un proceso de entrenamiento laboral con empresas”, dijo, y señaló: “Este proyecto contempla además mayor equipamiento, operativos de limpieza de minibasurales, manejo de residuos verdes, programas educativos en las escuelas, entre otros aspectos”.

Por último, indicó que en la actualidad se cuenta con el apoyo de programas para la inserción laboral del Ministerio de Trabajo de la Nación. “Por otro lado hay un convenio entre la Municipalidad y la Cooperativa por el servicio, que implica una retribución. Pero el objetivo en el mediano y largo plazo es que se comercialicen los residuos que se obtengan para que el proyecto se autofinancie”, concluyó.

 

Comentarios