La Provincia
Sábado 14 de Mayo de 2016

En la provincia ya fueron vacunadas contra la gripe unas 55.000 personas

Se inmunizó contra el virus de influenza el 77% del personal de Salud. La condición de embarazo y la edad como riesgos ante la influenza.

En el marco de la campaña de vacunación antigripal ya fueron aplicadas unas 55.000 dosis de las 150.000 que debe recibir la provincia. Estar en los grupos de riesgo implica el compromiso de vacunarse de manera gratuita y obligatoria.
Para quienes aún no se vacunaron contra la gripe y pertenecen a los grupos de riesgo este es el momento oportuno para concretar la vacunación antigripal, gratuita y obligatoria. En Entre Ríos la provisión de vacunas es permanente. Todas las semanas, los centros de salud y hospitales retiran las dosis que se distribuyen desde la Dirección de Epidemiología del Ministerio de Salud, a través del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI).
“Llevamos en la provincia 55.000 dosis aplicadas del total de 150.000 que tenemos que aplicar”, declaró la responsable del PAI, Albana Gavini. Otro dato que marca el buen ritmo de la campaña de invierno 2016 en la provincia –desde marzo hasta agosto– es que a la fecha, ya fue inmunizado contra la influenza el 77% del personal de Salud.
Gavini resaltó que “está demostrado que es una vacuna efectiva, que ha disminuido mucho la mortalidad, la internación y las complicaciones por el virus de influenza y es muy importante que se vacunen los grupos de riesgo”.
La población objetivo de la vacunación antigripal comprende a personal de salud; embarazadas en cualquier trimestre de la gestación; puérperas hasta el egreso de la maternidad (máximo 10 días) que no recibieron la vacuna durante el embarazo; niños de 6 a 24 meses de edad; personas entre los 2 años a 64 años con enfermedades respiratorias, enfermedades cardíacas, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, pacientes oncohematológicos y trasplantados; obesos con índice de masa corporal (IMC) mayor a 40; diabéticos, personas con insuficiencia renal crónica en diálisis o con expectativas de ingresar a diálisis en los siguientes seis meses, retraso madurativo grave en menores de 18 años de edad, síndromes genéticos, enfermedades neuromusculares con compromiso respiratorio y malformaciones congénitas graves, tratamiento crónico con ácido acetilsalicílico en menores de 18 años, convivientes de enfermos oncohematológicos, convivientes de prematuros menores de 1.500 gramos. También deben vacunarse contra la influenza las personas mayores de 65 años.
Desde el PAI, Gavini dijo que el mayor riesgo es no vacunarse y pertenecer a uno de los grupos de riesgo. “Hasta ahora todos los decesos en el país, a causa del virus de influenza, han sido en personas de riesgo que no se han vacunado”. Respecto a las causas de la no vacunación, la funcionaria indicó: “La gente muchas veces se aferra a la creencia de que la gripe es una enfermedad leve y no mata. Y la verdad es que el virus de influenza muta: puede ser leve y otras cepas pueden ser graves”.
Gavini refirió que ante la creencia generalizada de la vacuna antigripal enferma, cabe decir que “la vacuna es inactiva y no puede enfermar: no tiene el virus en su composición”. En este sentido, la especialista dijo que “mucha gente se enferma previamente a aplicarse la vacuna porque cuando empieza a haber circulación viral recién concurre al vacunatorio donde ya concurre gente enferma y se produce el contagio”. De ahí la importancia de vacunarse contra la gripe antes del comienzo de la temporada de temperaturas más bajas.
En este sentido, Gavini valoró que “la mejor estrategia sanitaria es que se cumpla con la vacunación y las medidas higiénico-sanitarias”. Esto es: consultar ante un cuadro de fiebre, toser con la parte interna del codo, y reforzar la importancia de la vacunación a los grupos de riesgo.
El virus de influenza es de rápido contagio a través de las secreciones, por vía respiratoria y tiene un período de incubación corto, de dos a tres días. Otra medida de prevención es el uso de alcohol en gel, sobre todo en los ámbitos de Salud, porque ayuda a que el virus no permanezca mucho tiempo en el ambiente.
No estar en presencia de fríos extremos marca el momento justo y adecuado para que quienes pertenezcan a los grupos de riesgo y no se vacunaron, lo concreten en el corto plazo.
La condición de embarazo y la edad como riesgos ante la influenza
“La embarazada al vacunarse protege al bebé que está por nacer, por eso es importante que se vacune contra la gripe”, explicó Gavini.
Para los niños el virus de influenza es peligroso. “Las madres deben concurrir con los bebés a los centros de salud y hospitales a que les apliquen la vacuna junto con las otras vacunas del calendario que son de carácter gratuito y obligatorio”, puntualizó.
Durante el embarazo las defensas disminuyen o se altera la inmunidad y la vacuna antigripal protege a la madre y permite que ésta genere los anticuerpos para proteger al bebé tras su nacimiento.
El personal de Salud es uno de los grupos de riesgo por estar en permanente contacto con las secreciones, la circulación viral. La edad también es un riesgo en el grupo de mayores de 65 años.
El grupo que requiere prescripción médica comprende a las personas de 2 años a 64 años con enfermedades respiratorias, cardíacas, hematooncológicos, oncológicos, trasplantados, diabéticos, obesos con un índice de masa corporal mayor de 40. En este punto, Gavini aclaró que “está demostrado que cuando el virus de influenza afecta a una persona obesa los cuadros respiratorios son complejos”. Por eso es muy importante que los obesos, diabéticos o hipertensos se vacunen. “El riesgo es la patología. Está demostrado que en estos grupos el virus es grave”, concluyó.

Comentarios