Hoy por Hoy
Miércoles 27 de Julio de 2016

En la cárcel de mujeres, droga, pastillas y peleas

Hace unos días, una interna de la Unidad Penal N° 6 de Paraná me contaba que "está cada vez peor" la vida en esta cárcel ubicada en calle Ruperto Pérez, frente al Penal N° 1 de varones. Hay situaciones que merecen la atención de las autoridades, y otras que exceden las posibilidades de quienes están a cargo de lugares sobrepoblados y con personas con problemáticas mucho más profundas que el propio encierro.

La cárcel de mujeres siempre fue un lugar más bien tranquilo, con una población mayormente de personas procesadas o condenadas por delitos vinculados a las drogas. Los cambios en los códigos delictivos en la calle, así como una situación de marginalidad ampliada en los últimos años, ha derivado en un incremento de mujeres presas por los llamados delitos comunes, robos u homicidios, con severos problemas de adicciones. En el interior del penal la convivencia se ha complicado. Casi a diario se cuentan peleas entre internas o conflictos ocasionados por mujeres que entran en crisis.

A su vez, el consumo de drogas y pastillas potencia los conflictos. Hay una presa por narcotráfico que, según cuentan testigos, no perdió las mañas y logra ingresar la droga, la fracciona en su celda y la vende en el interior de la cárcel. Además, dicen que es avisada antes de que personal penitenciario requise los pabellones, por lo cual nunca le encuentran nada. También hay otra interna que es de una localidad del interior de la provincia que hace lo mismo, y cada vez que viaja a su casa regresa provista de droga para vender. La circulación de comprimidos de psicofármacos no es menor: el personal médico del penal los suministra a quienes se encuentran en crisis, e incluso cuentan que un grupo de internas, luego de visitar a la psiquiatra y proveerse de pastillas, las ponen en el termo para la ronda de mates.

Esto no opaca los talleres y diversas actividades que se promueven para que las internas ocupen el tiempo o aprendan un oficio (aunque el principal objetivo de todas es sumar puntaje para reducir la penas), pero para que las cárceles cumplan su objetivo de resocializar a las personas hacen falta otras medidas, tanto adentro como afuera de los espacios de encierro.

Comentarios