Pais
Viernes 17 de Abril de 2015

En juicio abreviado hubo 14 condenas para “Los Monos”

Se acordó para el líder de la banda una pena de solo nueve años por el delito de asociación ilícita. Al aceptar los cargos, hubo reducción de las penas.

Rosario.- En un polémico juicio abreviado se acordaron condenas para 14 integrantes de la banda de Los Monos acusados de asociación ilícita.

El convenio rubricado consumió siete meses de negociaciones entre una decena de abogados defensores y un equipo de fiscales de primera y segunda instancia. El aspecto decisivo y más polémico del acuerdo es la pena a nueve años de prisión que asumió Ariel Máximo Guille Cantero. No solo como jefe de la organización delictiva con asiento en el barrio Las Flores, sino también como partícipe secundario, y no como autor, del crimen del bolichero Diego Demarre, a quien ejecutaron a tiros en Maipú y bulevar Seguí el 27 de mayo de 2013 en venganza por el homicidio de Claudio Pájaro Cantero, asesinado un día antes frente al boliche de la víctima. Dentro de esa pena, en tercer lugar, está comprendida una condena previa a dos años de prisión condicional que le habían dictado a Guille en 2014 por tenencia de un arma de uso civil.

El acuerdo firmado entre las partes fija otras 10 penas de prisión efectiva. Y cuatro de cumplimiento condicional, con los acusados en libertad, por considerarse que tuvieron una participación menor en la banda o carecían de antecedentes. Fuera de los términos del abreviado, pero en una salida alternativa, otros cuatro acusados aceptaron la probation: a cambio de penas ofrecen el decomiso de la fastuosa quinta de Pérez atribuida a la banda.

Además del grupo que integró el acuerdo hay otras 17 personas imputadas, la mayoría empleados de fuerzas de seguridad, que están siendo sometidas a un juicio escrito como miembros de la organización.

La firma del abreviado tendrá impacto en ese expediente: como los condenados admiten los hechos y aceptan la prueba, otorgan validez a las evidencias de la causa que comandó en su mayor parte el criticado juez de Instrucción Juan Carlos Vienna. En ese cuerpo probatorio sobresalen las escuchas telefónicas, cuestionadas insistentemente por la defensa a lo largo de la pesquisa, pero convalidadas ahora con la firma del abreviado.

La medida fue detallada por los fiscales en una concurrida conferencia de prensa.

Pese a su resonancia, todavía faltan pasos procesales para que quede firme.

Los 14 acusados –seis de ellos detenidos– estamparon sus firma en las actas de acuerdo, redactadas en cada caso por separado. Ahora esos 14 escritos quedarán a consideración de la jueza de Instrucción Alejandra Rodenas, quien reemplaza a Vienna tras el paso del magistrado al nuevo sistema penal. Si la jueza declara admisible el convenio, luego será inspeccionado por el juez de Sentencia Julio García. Este magistrado deberá citar a los imputados y controlar cuestiones formales. Recién entonces, si lo homologa, será un trato cerrado.

El acuerdo presupone que los implicados reconocen los delitos que les imputaron y que hay consenso sobre la calificación legal, la evidencia recogida y la pena impuesta. Con esto, “se asegura una sentencia de condena y se evita el riesgo de absolución”, valoró la fiscal de Cámaras Cristina Rubiolo, quien remarcó que “se reconoce la existencia de una asociación ilícita con vínculos policiales y distintos roles y funciones”.


Críticas


El precandidato a gobernador por el socialismo, Miguel Lifschitz consideró que las penas que recibieron los imputados en la causa Los Monos “suenan a muy poco” ya que toda la ciudadanía hubiese querido “penas más duras”. De todas formas, valoró el proceso judicial porque en otro escenario “muchas veces terminaban prescriptas, en el olvido”.

“Las sanciones de las penas yo no las comparto, como un ciudadano común suenan a muy poco. Obviamente todos hubiésemos querido penas más duras, aunque entiendo que está dentro del marco de la ley”, sentenció Lifschitz a LT 8.

En ese sentido, el dos veces intendente rosarino recordó que “no solo que son responsables de hechos en los que son partícipes directos y por los que también han sido juzgados, sino que han sido los responsables de promover el narcotráfico y desatar la violencia, que va más allá de la que ellos mismos han sido protagonistas”.

En tanto, el titular de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar) Adolfo Villate, dijo que se privó a la sociedad santafesina “de conocer cabalmente lo que pasaba”.

“En alguna oportunidad el juez (Juan Carlos) Vienna remitió copias de la causa a la Justicia federal que fueron devueltas por cuanto él no señalaba cuál era el delito por el cual disponía la remisión de estas copias”.

“Creo que lo preocupante es que sinceramente entiendo que la sociedad santafesina merecía, ante un hecho de la gravedad de este tipo, que terminara en un juicio oral y público, donde podría surgir un montón de información que podría aclarar a la sociedad la realidad de la organización y la vinculación con la policía de Santa Fe o con otras personas”, referenció el funcionario judicial.

 

Comentarios