Mundo
Lunes 16 de Febrero de 2015

En Irán las mujeres se operan para ser vírgenes

Por razones religiosas y culturales las familias exigen  la castidad de una novia antes del matrimonio

Teherán (Irán).— “Fui admitida al hospital. Había tenido un grave accidente y se me rompió la cadera. Tenía un gran dolor. Luego mi madre le preguntó a los doctores que comprobaran mi virginidad”.


Mahnaz tenía 21 años cuando sufrió el accidente en el norte de Irán hace 10 años. Perdió a su hermano y a su cuñada en ese accidente. Para las autoridades iraníes, también perdió su virginidad.


“El día en que mi madre pidió que se comprobase mi virginidad vino un experto de la organización de medicina legal iraní. Después de la prueba, nos dieron una carta que decía que había perdido mi virginidad en el accidente de coche”.


No era un tema menor.


La virginidad en Irán sigue siendo un tema muy importante para muchos y por razones religiosas y culturales muchas familias exigen que una novia sea virgen antes del matrimonio.

 

“Atributo de la integridad”

 


El sexo antes del matrimonio en la República Islámica de Irán no es sólo un tabú, sino un crimen castigado por los tribunales.


El líder supremo de Irán, Alí- Khamenei, clérigo chiita de alto nivel, habla con frecuencia de la importancia de la castidad como un valor islámico.  El ayatollah defiende la virginidad como un “atributo de la integridad”.


La virginidad no es sólo una cuestión de religión en Irán, sino también una cuestión de cultura o tradición. Una virgen no puede casarse sin el permiso de su padre, por ejemplo.

 

 


La prueba

 


Para que a una iraní se la considere virgen, su himen debe estar intacto, y esto es lo que verifican los médicos de la organización de medicina legal iraní.


No hay estadísticas que indiquen qué tan común es la prueba de la virginidad en Irán, pero es un tema de gran preocupación para los activistas de los derechos de las mujeres y comentaristas sociales.


La prueba está prohibida en algunos países, pero no hay ley que lo prohíba en Irán. De hecho, los tribunales iraníes pueden pedir una prueba de virginidad en casos de violación o si el marido presenta una queja de que su mujer no es virgen en la noche de bodas.


A veces la familia de la novia o la novia misma deciden realizar la prueba. En estos casos, la familia de la novia da a la del novio una carta como prueba de la virginidad de la mujer.


Esta carta demuestra que la chica es virgen antes del matrimonio y si el matrimonio luego sufre algún inconveniente, la familia del novio no puede dar cualquier excusa y culpar a la chica.

 

Virgen de nuevo


Sima es una chica iraní que se realizó una prueba de virginidad antes del matrimonio.


“Nunca quise hacerlo. Pero mi familia me obligó”, le contó a la BBC.


“Mi madre lloraba todos los días y mi padre estaba muy enojado conmigo. Así que lo hice”, explicó. “Mi madre le dio la carta a la familia de mi novio y les dijo que no había problema con su niña: ‘Ella es virgen’”.


Sin embargo, algunas chicas iraníes lo hacen de otra manera.


Tienen sexo antes del matrimonio y si deciden casarse con alguien que no conocen o su familia les elige un marido, luego se realizan la operación.


La restauración quirúrgica del himen es un procedimiento bastante sencillo que implica muy poco riesgo. Se necesitan unos 30 minutos para reconectar el tejido del himen y se realiza con anestesia local.


“Podemos reconocer si alguien ha tenido una operación para restaurar su virginidad. Pero prefiero no hablar de ello, porque sé que es una cuestión muy importante para algunas familias”, explicó el doctor Elmi, un ginecólogo en Teherán.

 

 

Comentarios