La Provincia
Miércoles 26 de Agosto de 2015

En histórica sentencia castigan el trabajo esclavo en Entre Ríos

José María Laner fue condenado a tres años de prisión condicional. Así lo resolvieron los jueces del Tribunal Oral Federal de Paraná.

El Tribunal en lo Criminal Federal de Paraná condenó a tres años de prisión de cumplimiento condicional a Javier José María Laner, encargado de un emprendimiento agropecuario dedicado a la explotación forestal ubicado en el paraje Loma Negra, distante a 30 kilómetros de Concordia. Se trata del primer veredicto que castiga la trata laboral en la provincia de Entre Ríos y único antecedente en un terreno todavía inexplorado para la Justicia entrerriana. El presidente del tribunal, Roberto López Arango, comenzó la lectura del adelanto de sentencia a partir de las 13.20, en una audiencia en la que también participaron el fiscal general, José Candioti, y el defensor oficial Mario Franchi. El principal ausente de la jornada fue el imputado. En el tramo más contundente de su resolución, el tribunal que también integran Noemí Berros y Lilia Carnero, declaró a Laner “como partícipe necesario del delito de trata de persona de personas mayores de 18 años con fines de explotación laboral, agravado por el número de víctimas”.
Los jueces también hicieron lugar al pedido del fiscal durante la etapa de alegatos para que se remita al Juzgado Federal de Concepción del Uruguay una copia del acta debate y sea esa repartición la que investigue la posible intervención en el hecho de los dueños del campo, quienes fueron nombradas por el imputado en el juicio oral.
La maniobra de Laner en perjuicio de cinco trabajadores mayores de edad, dedicados a desmontar árboles de  eucaliptus en una zona de montes, se ventiló desde el 20 de agosto a través del testimonio de inspectores de la AFIP, de personal de la entonces Dirección de Trabajo provincial y de un policía que participó del operativo. 
Con declaraciones esclarecedoras, los agentes del organismo nacional no dejaron dudas sobre las condiciones laborales a las que eran sometidos los obreros: la precariedad estaba dada porque dormían en casillas de madera cubiertas de nylon, sin sanitarios ni agua potable, también carecían de luz eléctrica y afrontaban jornadas laborales que superaban las ocho horas. En las actas labradas por el personal de la AFIP y de la cartera laboral, todos señalaron a Laner como el responsable de la explotación forestal, quien les pagaba por árbol derribado y pelado.  La lectura de fundamentos se hará el 27 de agosto.
“Es una buena sentencia”
José Candioti, en representación de la parte acusadora, se mostró más que satisfecho con la primera condena por trabajo esclavo en la provincia. “Es importante y también para que el efecto de la pena sirva como efecto disuasivo. De aquí en adelante esperamos que conductas como estas no se repitan. Es una buena sentencia del Tribunal”, evaluó el funcionario. Sobre la postura de los jueces de consentir el pedido de la fiscalía para que se investigue a los dueños del campo, Candioti entendió que Laner no es el único responsable y se debe avanzar en la pesquisa. “Podrían ser estas otras personas -en alusión a Silvia Rodríguez y Jorge Bacigalupo-, ello ya había sido señalado por el doctor Marcelo Colombo cuando formuló la denuncia contra Laner y también contra estas otras personas”, dijo.
Combatiendo un grave delito
El veredicto que condenó a José María Laner representa un avance en materia de derechos laborales para empleados rurales que heredan como un mandato cultural vivir de la tierra   y en contextos casi siempre precarios. La Justicia demoró cuatro años en llevar al banquillo al acusado, pero saldó esa deuda con una condena a la altura de las circunstancias. En dos meses se juzgará otro caso de trata laboral, y ello significa de que se busca combatir un grave delito. 
En lo que va del año se elevaron dos denuncias por trata laboral
José María Lavini, delegado del Registro Nacional de Trabajadores y Empleadores Agrarios (Renatea) en Entre Ríos, se refirió al significado que tiene esta condena para los trabajadores del sector. Justamente el funcionario consignó que el  forestal “es muy vulnerable en cuanto a las condiciones de trabajo y nosotros hemos encontrado condiciones similares que han sido denunciadas y están en proceso”. Lavini informó a UNO que este año   fueron dos las denuncias presentadas por explotación laboral: una de ellas en Gualeguaychú y la restante en Concordia. Esta última está referida a la demora en el pago de salarios y las precarias condiciones en la que vivían los trabajadores.
El director del organismo señaló que la fuerza de trabajo proviene desde otras provincias, sobre todo de Corrientes y de Misiones. “Son casos que si no existe una denuncia específica, es muy difícil encontrarlos, porque una vez que entran al monte, si no tenés un dato no hay forma de saber que hay trabajadores en esas condiciones”, expresó. 
Lavini expresó que los trabajadores generalmente desconocen sus derechos, y que solamente recurren a los organismos de contralor cuando se registran incumplimientos en  materia salarial. 
“Es un problema que tenemos en la Mesopotamia y en toda la costa del río Uruguay”, reveló y agregó que el fallo se inscribe como el primer caso “que llevó adelante el fiscal federal José Candioti. Es importante porque lo más difícil, de acuerdo a la ley, de poder demostrar de la trata es la condición de servidumbre. Esto va a ser ejemplificador para muchos contratistas que son los que captan a obreros en el norte”.

Comentarios