La Provincia
Martes 16 de Agosto de 2016

En Gualeguaychú marcharán en contra del barrio náutico y privado

La Secretaría de Ambiente de la ciudad entrerriana repudió el accionar de la empresa que desarrolla la urbanización y la acusó de no permitir el ingreso de especialistas para una inspección. Vecinos reclaman que se avasallaron derechos

La ONG Salvemos el Ríos Gualeguaychú convocó a una nueva marcha en contra del barrio privado Amarras. Entre otras, tienen como consigna: "Seguimos diciendo no al avasallamiento de nuestros recursos naturales, no a la usurpación con fines individuales de nuestros bienes públicos". La actividad será el domingo 28 y lo harán desde el puente Méndez Casariego a partir de las 14.30. Días atrás, la Secretaría de Ambiente de la localidad repudió el accionar de la empresa que realiza la urbanización.
Vecinos y ambientalistas de Gualeguaychú volverán a manifestarse en contra de un emprendimiento inmobiliario polémico en la zona y en la provincia, impulsado por la empresa Altos de Unzué SA. Se trata de un barrio náutico que despertó el repudio de diversos sectores y acciones legales.
Desde la ONG que organizan la movilización solicitaron el apoyo del gobernador Gustavo Bordet y le pidieron la garantía de la transparencia de los trámites administrativos que hay en Ambiente y en Hidráulica. Aseguran que el emprendimiento es ilegal y que no tienen las autorizaciones correspondientes.
Además acusan que la iniciativa provocará inundaciones, inconvenientes socioeconómicos y daños en el patrimonio natural, como así también cambios en el paisaje entre otros problemas.
Las críticas y el descontento frente a la construcción de este barrio ya provocaron otras movilizaciones y juntadas de firmas, más todo un proceso legal. Sostienen que la obra hidráulica modificará el curso de las aguas y del paisaje, que se hizo un desmonte de la flora nativa y que pretenden construir adentro de un área natural protegida. El barrio privado se levanta sobre la zona de humedales, en la localidad de Pueblo Belgrano y cuneta con más de 100 hectáreas, linda con el Parque Unzué y se ubica a pocos metros de la Costanera de Gualeguaychú. Nuevamente realizarán una marcha en reclamo y convocaron a la ciudadanía.
El conflicto por este emprendimiento crece a medida que pasa el tiempo y en las últimas semanas hubo reclamos, denuncias y contrapuntos entre la Municipalidad y la empresa.
Al parecer, durante la primera semana de agosto, desde la empresa impidieron el ingreso al predio de las integrantes de Delegación Concepción del Uruguay de la secretaria de Ambiente de la Nación, Sandra Schame y Lorena Pera, quienes llegaron hasta el lugar junto a la directora de Ambiente de la localidad, Susana Villamonte. Querían realizar una inspección ocular con toma de fotografía sobre el emprendimiento. Se trataba de un estudio que debían realizar sin previo aviso.
En un comunicado oficial en el que dan respuestas a versiones periodísticas, denunciaron "maniobras obstructivas (SIC)"por parte de la empresa y sostuvieron sobre la firma: "Ha erigido el emprendimiento con absoluta ilegalidad, sin autorización previa, aplicando la reprochable metodología de los hechos consumados, y el poder económico". Además los acusan de haber infligido las normas ambientales. El descargo que cuenta con cuatro páginas fue subido a la cuenta oficial del facebook de la Dirección de Ambiente de la localidad entrerriana.
Según publicó Máxima Online la Municipalidad de Gualeguaychú elevó varios pedidos a la Secretaría de Ambiente de la provincia por el barrio Amarras donde, entre otros aspectos, denunciaron el accionar de los propietarios de la empresa al no permitir la entrada, la recorrida y la inspección, solicitaron un estudio de impacto arqueológico y paleontológico para incorporarlo al de impacto ambiental por tratarse de un barrio que de concretarse terminará ubicado en una cuenca carbonífera terciaria en la que pueden existir restos fósiles.
La empresa, por su parte, dio a conocer su postura donde señalaron que son falsas las afirmaciones de la comuna, destacan sus derechos adquiridos, y a totalidad de los permisos necesarios tanto a nivel municipal como a nivel provincial para realizar el emprendimiento. Afirmaron que nunca le negaron el ingreso a nadie.

Decreto e impacto
Habrá que recordar que en diciembre, el gobernador Gustavo Bordet, firmó un decreto a través del cual suspendió los efectos de la Resolución Nº 340/15 que aprobó el Estudio de Impacto Ambiental para la obra de construcción del barrio privado Amarras en Pueblo General Belgrano. La actuación se dio frente a un trámite administrativo iniciado ante la Provincia, a través del cual la Municipalidad de Gualeguaychú interpuso un recurso de apelación jerárquica contra la resolución que aprobó el Estudio de Impacto Ambiental, emitida por la Secretaría de Ambiente el 29 de julio.
"El Estado se compromete a resolver el expediente administrativo como corresponde. Mientras lo hace suspende los efectos de la resolución que aprobó el Estudio de Impacto Ambiental ", precisó entonces el fiscal de Estado, Julio Rodríguez Signes.

Analizan el agua del río por una repentina mortalidad de peces
En el marco de los monitoreos ambientales que realiza periódicamente la Dirección de Ambiente de Gualeguaychú y para incorporar a la investigación que se realiza ante mortandad de peces denunciadas el último mes, informaron que personal de la Dirección tomo muestras de agua del río Gualeguaychú.
Con el agua recogida pretenden analizar los residuos de plaguicidas, los restos posibles de metales pesados, físico-químicos y bacteriológicos a fin de dar cuenta del hecho que causa la muerte de los peces.
Asimismo desde la Dirección de Ambiente, informaron que la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU) se comprometió a enviar el informe oficial de los resultados obtenidos en laboratorios, del muestreo realizado en zona Balneario Ñandubaysal.
Más adelante y cuando esté concluida, emitirán un comunicado con los resultados de la investigación.
Desde los primeros días de agosto recibieron denuncias por la muerte de los peces, hecho que también se repitió durante enero. En páginas de Internet como así también en las redes sociales, vecinos de la zona publicaron numerosas imágenes con los peces muertos. El hecho motivó la preocupación en integrantes de organizaciones ambientalistas. Conocida la situación comenzaron a buscar el origen de la mortandad para confirmar o descartar situaciones de contaminación. Se habló entonces de babas blanquecinas en bocas y branquias, y manchas como hongos con restos de sangre. El hecho ya se había comenzado a registrar las últimas semanas de julio.

Comentarios