La Provincia
Miércoles 09 de Marzo de 2016

En el hospital San Roque el agua escasea y trabajan para solucionar el problema

Hace una semana que el departamento de Mantenimiento y Servicios Generales está llevando adelante un plan de trabajo que tiene tres frentes abiertos. Ayer se reunieron con el subsecretario de Saneamiento de la Municipalidad.

El hospital de niños San Roque tiene graves problemas con el servicio de agua potable. En el departamento de Mantenimiento y Servicios Generales aseguraron a UNO que, el 25 de febrero, recibieron la orden desde la Dirección del nosocomio para solucionar el suministro del agua y la humedad en los techos.
La primera medida fue realizar, durante los días 27 y 29 de febrero, los relevamientos para conocer la situación. Ayer mantuvieron una reunión con el subsecretario de Saneamiento, José Borghello, que les aseguró que recibieron reclamos de baja presión en siete cuadras a la redonda.
Si bien nadie lo puede confirmar, al parecer, algunos edificios de la zona tienen bombas de succión que bajan la presión. Los reclamos están, lo que resta es la confirmación oficial. Lo cierto es que, en el Colegio Nacional también tienen poca presión y se les hace difícil dictar clases con normalidad.

El plan
El Departamento de Mantenimiento tiene tres objetivos “mejorar el suministro, mejorar la capacidad de almacenamiento y terminar con las perdidas”, aseguran en los pasillos del hospital.
En total tienen cinco ingresos de agua que alimentan las tres cisternas que pertenecen a Materinidad, La Torre y el Lavadero. Estos últimos 15 días se encontraron con que las entradas tienen flujos fluctuantes de agua. Aveces tienen buena presión y otras veces decae muchísimo.
El subsecretario de Saneamiento, José Borghello, les aseguró que "como se rompió el caño maestro" cuando el agua volvió arrastró sarro y las cañerías se taparon. La respuesta del "sarro" es la misma que entregan a cualquier frentista que reclame por el servicio.
Mantenimiento y Borghello armaron un plan de acción. Lo primero que hicieron fue limpiar las llaves de agua y el viernes sacarán los medidores que pueden estar tapando el ingreso. El hospital cambiará los caños de agua por los del diámetro máximo permitido.
Pidieron un segundo ingreso para La Torre de agua que servirá también para la nueva Maternidad.
Tienen el proyecto armado para aumentar la capacidad de reserva con un sistema de tanques cisternas en el piso y otros tres tanques en altura.
Analizando la situación se encontraron con que “la Maternidad Nueva no tiene su propio suministro de agua y todas las habitaciones tienen baño” por lo que es difícil cumplir con la demanda. Las bombas de las cisternas trabajan hasta que se quedan sin agua.
Mañana esperan que llegue una arquitecta del Ministerio de Salud que certifique la obra que contempla montar una estructura que soporte los 15.000 litros de agua.
Mientras comienzan con los trabajos hoy volvieron a escucharse nuevos reclamos porque la torre de 11 pisos se quedó sin agua porque tuvieron que cerrar el paso para cambiar la válvula de retención.
Para paliar la situación Obras Sanitarias llena con camiones dos cisternas por la mañana y una a la tarde. 

Comentarios