Pais
Martes 22 de Marzo de 2016

En el Día Mundial del Agua, insisten en la necesidad de evitar el derroche

El agua es un elemento esencial del desarrollo sostenible. Los recursos hídricos, y la gama de servicios que prestan, juegan un papel clave en la reducción de la pobreza, el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental. A pesar de esto, en Paraná el nivel de derroche de agua potable es muy alto: el consumo promedio se encuentra casi diez veces por encima del promedio aconsejado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El agua propicia el bienestar de la población y el crecimiento inclusivo, y tiene un impacto positivo en la vida de miles de millones de personas, al incidir en cuestiones que afectan a la seguridad alimentaria y energética, la salud humana y al ambiente. 
Sin embargo, hoy la falta de agua potable es una de las principales amenazas planetarias. De toda el agua que existe en la Tierra solo el 3% es agua dulce, el resto es salada. De este 3%, el 70% va a la agricultura, el 20% a la industria y solamente un 10% va al uso humano. Es un volumen irrisorio, lo que explica que más de mil millones de personas vivan con insuficiencia de agua potable. 
"Para eliminar los múltiples problemas relacionados con el agua, debemos trabajar con un espíritu de cooperación urgente, con mente abierta a las nuevas ideas y la innovación, y dispuestos a compartir las soluciones que todos necesitamos para un futuro sostenible", reza la consigna de Naciones Unidas por el Día Mundial del Agua 2016, apostando en este año a entender la importancia del agua en relación con el empleo y la promoción del bienestar.
Desde la Municipalidad de Paraná, "entendemos la responsabilidad del Estado en cuanto a garantizar el acceso al agua potable y segura en calidad y cantidad, así como a los servicios de saneamiento ambiental, lo cual es considerado un derecho humano básico, fundamental e inalienable que hace a la dignidad de las personas, conforme así lo indica nuestra Constitución Provincial reformada", afirmó Rosa Hojman, subsecretaria de Ambiente Sustentable. 
En la capital entrerriana, el servicio de agua potable cuenta con adecuados niveles de cobertura, calidad y continuidad. Sin embargo, un 38% de la producción se pierde por déficits de cañerías y el consumo per cápita es altísimo (478 litros por persona por día), lo que significa una situación crítica de derroche del recurso y de gran presión sobre la producción del mismo. "La escasa conciencia ciudadana sobre el cuidado del agua nos lleva a que el promedio en Paraná se encuentre nueve veces y medio sobre el consumo aconsejado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que es de 50 litros por persona para aseo y elaboración de alimentos" agregó Hojman. "Por esto apelamos, una vez más, a la necesidad de hacer un uso racional y responsable del agua potable, evitando el derroche y apostando a un cambio de conducta". 
"En palabras de Leonardo Boff, entendemos que cuidar la Tierra significa que al paradigma de la conquista, que devasta la naturaleza, debemos oponer el paradigma del cuidado, que protege la naturaleza. El cuidado nos lleva a convivir amigablemente con todos los demás seres y a respetar los ritmos de la naturaleza", finalizó diciendo.

Comentarios