Pais
Miércoles 22 de Abril de 2015

En el día de la tierra, Greenpeace pidió la prohibición del glifosato

En los últimos 22 años el consumo de agroquímicos en Argentina aumentó un 858%, mientras, cada vez son más los vegetales e insectos que desarrollan resistencia a estos productos.

En el marco del Día Internacional de la Tierra, Greenpeace solicitó a las autoridades en Argentina y el resto de los países de Latinoamérica, la prohibición inmediata del uso del glifosato, catalogado como “posiblemente cancerígeno para seres humanos” por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El pedido surge a un mes de la declaración de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que señala el glifosato, el herbicida más utilizado en todo el mundo, podría generar cáncer. Ciudadanos afectados y organizaciones ambientalistas, Greenpeace entre ellas, vienen denunciando la toxicidad de los pesticidas y sus efectos negativos para la tierra. Los estudios recientes del organismo internacional confirman estas denuncias contra los insumos químicos utilizados en agricultura, entre ellos el glifosato, el ingrediente activo de Roundup de Monsanto.

“Es hora de que avancemos hacia la eliminación de estas sustancias que dañan el suelo y la salud y promovamos una nueva agricultura que garantice una producción de alimentos sana para la tierra, los agricultores y consumidores”, dijo Franco Segesso, coordinador de la campaña de Agroecología de Greenpeace Andino.

“El agricultor que depende de los pesticidas está atrapado en un círculo vicioso, siempre necesita más pesticidas y nuevos químicos”. Explica Segesso.

En los últimos 22 años el consumo de agroquímicos en Argentina aumentó un 858%, mientras, cada vez son más los vegetales e insectos que desarrollan resistencia a estos productos. Su uso se incrementó significativamente a raíz del desarrollo de variedades de cultivos transgénicos de soja, maíz y algodón. A nivel local también está permitido en yerba mate, vid, trigo, girasol, hortalizas, pasturas, cítricos y algunos frutales como manzana, pera o membrillo.

En 2014, este producto químico afectó cerca de 90 millones de hectáreas y miles de pueblos latinoamericanos. Mientras tanto, los ingresos de Monsanto fueron de 15.900 millones de dólares.

Los ambientalistas reclaman al Ministerio de Agricultura una prohibición de emergencia para el glifosato. “No podemos permitir que los negocios de una multinacional norteamericana sean más importantes que la salud de los habitantes de nuestra región. Los gobiernos deben promover la tecnología y las prácticas de una agricultura ecológica para proteger a los agricultores, a los consumidores de alimentos y el medio ambiente”, finalizó Segesso.

En marzo último, la OMS declaró que el glifosato podría ser cancerígeno.
Es el herbicida más utilizado en el mundo. En Argentina se utilizan más de 200 millones de litros por año.
Actualmente los cultivos transgénicos ocupan el 72 por ciento del territorio cultivable del país.
Las ventas de Monsanto en 2014 equivalen al 71% del PBI más fuerte de la región: el de Brasil.

Comentarios