La Provincia
Miércoles 29 de Julio de 2015

En Crespo una vez al mes se juntan los residuos tecnológicos

El municipio se hace cargo del flete y los envían directo a la planta de reciclado que está en Chajarí. Falta aún una ley nacional

Los primeros miércoles de cada mes los vecinos de Crespo llevan los residuos tecnológicos a la plaza Sarmiento y se los entregan a los funcionarios de Servicios Públicos, Urbanos y Medio Ambiente de la Municipalidad. 

Los dividen en Línea Marrón (radio, televisores, videos, equipos de música, instrumentos musicales, entre otros); Línea Blanca (heladeras, aires acondicionados, calefacción eléctrica, lavavajillas, lavarropas, heladeras, secarropas) y los pequeños electrodomésticos: aspiradoras,  licuadoras y cafeteras, como para nombrar los que más se utilizan.  También recolectan lo que denominan Línea Gris en donde ingresan los equipos informáticos y telecomunicaciones. Acá entran las computadoras y los aparatos periféricos: impresoras, escaners, servidores, teclados, mouse y cargadores de todos los equipos personales. 

El ingeniero Leandro Vacaretti, secretario de Servicios Públicos y Medio Ambiente de la Municipalidad de Crespo aseguró a UNO que los vecinos respondieron de una gran manera a la propuesta que presentaron el año pasado.

En los mejores días de recolección sumaron 1.200 kilos y el piso fue de 800 kilos porque todo depende  lo que lleve la gente. “Algunos vecinos  están limpiando el cuartito del fondo   y cuando traen la heladera que tienen guardada desde hace 20 años, seguro que los kilos aumentan”, reconoció Vacaretti. 

Una vez que tienen todos los residuos los envían a la Municipalidad de Chajarí que la compacta y recicla en la planta que el 2 de agosto cumplirá cinco años de vida. 

Hace un tiempo que en Chajarí están utilizando el plásticos de la carcaza del monitor de la computadora para sustituir arena y algo del canto rodado para preparar hormigón que utilizan en los bancos. También preparan un “pavimento flexible” que utilizan en plazas o veredas comunitarias. Aseguran que  funciona bien en calles en donde está prohibido el tránsito pesado. 

Mientras tanto, en Crespo, están tratando de convencer a las Pymes para ingresen a la industria del reciclado tecnológico. 

Por lo pronto alquilan el flete y les mandan la materia prima, y desde Chajarí les entregan un certificado. El único objetivo, por ahora, es evitar que los residuos tecnológicos vayan a parar a la tierra o al relleno sanitario. Es para cuidar la salud del ambiente y están preocupados porque el consumo se mantiene y por momentos  aumenta. 

En toda la provincia, hay mucha  gente preocupada por este tema, porque observa cómo se amontonan los residuos. A Crespo llamaron desde una escuela del centro de Paraná para tratar de enviar sus viejos equipos. También se comunicaron desde, quizás, el organismo público provincial que más equipos tecnológicos utiliza. También preguntaron por el reciclado pero la respuesta fue negativa desde la secretaría de Vacaertti. 

UNO se comunicó ayer vía teléfonica con Juliana Robledo, la secretaria de Ambiente de la Municipalidad   de Paraná que respondió lo siguiente: “Te espero el martes a las 12 en mi oficina” para hablar sobre el programa que está desarrollando el municipio.  Si Crespo, según el censo de 2010 tiene 22.203 habitantes y recolecta, una vez al mes en promedio unos 1.000 kilos de basura electrónica, habrá que calcular la cantidad que produce Paraná, con sus más de 300.000 habitantes. 

Escalofriante 

En 2011 Greenpeace presentó un informe que tituló “El lado tóxico de la telefonía móvil” en donde se pueden  ver algunas cifras concretas:  “En los últimos dos años, Argentina alcanzó un alarmante nivel de descarte de celulares: se desecharon casi 10 millones de aparatos de telefonía móvil por año, es decir, el 30% del parque actual de 34 millones de líneas en servicio”.  

A su vez, los niveles de descarte aumentaron cuatro veces en los últimos cinco años 

En nuestro país, se recicla menos del 2% del total de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) colocados en el mercado y entre el 4% al 6% de los RAEE proveniente del sector tecnología, según estimaciones de uno de los operadores habilitados del país. 

Una ley de basura electrónica que falta y se reclama

Hace tres años las organizaciones ambientales enviaron una carta a la Cámara de Diputados de la Nación para solicitar “el urgente tratamiento y sanción del proyecto de Ley de Presupuestos Mínimos de Gestión de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE), que cuenta con media sanción del Senado y se encuentra a la espera de su tratamiento en la Cámara Baja desde el mes de mayo de 2011.  De no aprobarse durante lo que resta del año, el proyecto de ley perderá estado parlamentario, dilapidando el trabajo realizado por más de cuatro años por legisladores, ONG, organismos del Estado, Cámaras y empresas de recicladores”.  

Los diputados no trataron el proyecto y se concretó lo que presagiaban: perdió estado parlamentario. Con ese trabajo se buscó establecer un sistema de gestión integral para los RAEE bajo el principio de la Responsabilidad Extendida del Productor (REP). El proyecto fue frenado en la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados. 

Ingresando a www.greenpeace.org hay una nota con el título “Nos dejaron sin Ley de Basura Electrónica”, y se preguntan ¿Qué podés hacer ahora con las pilas? Y  explican que la única solución es  llevársela a las cámara de distribuidores o los grandes comercios que las venden. 

Mientras muchos también hablan de cambiar los hábitos de consumo y comprar las prioridades. La tecnología es cada vez más “barata, sencilla y fácilmente utilizables en la vida cotidiana”pero faltan soluciones de fondo. 

Por lo pronto, en la provincia, Chajarí es el faro a seguir o por lo menos imitar. 

Número

* 3 Kilos de residuos tecnológicos se producen en Argentina por persona al año. Se descartan 10 millones de celulares. Más del 30%  de estos aparatos termina directamente en rellenos o basurales. 

Datos

* En Crespo, el primer miércoles de cada mes los vecinos llevan sus residuos tecnológicos a la plaza.

* Son clasificados y dispuestos en función de las líneas marrón, gris y blanca. 

* El material recolectado es enviado a Chajarí, que posee desde hace cinco años una planta de reciclaje.

* En Chajarí utilizan el plástico de la carcaza del monitor de PC, para sustituir arena y canto rodado para preparar hormigón.

* Su uso se extiende para el pavimento flexible.


Comentarios