La Provincia
Domingo 01 de Febrero de 2015

En Crespo promueven hacer caminos escolares más seguros

Con obras de infraestructura financiadas por el Banco Mundial se busca garantizar la seguridad vial en el trayecto que a diario recorren los alumnos. La inversión será de 3 millones de pesos.

Por intermedio del programa de créditos del Banco Mundial, la Municipalidad de Crespo gestionó ante la Agencia Nacional de Seguridad Vial el financiamiento para concretar una etapa de lo que se denomina “Camino Escolar Seguro”.
Se trata de una obra innovadora en la provincia, que demandará unos tres millones de pesos. A partir de este trabajo, se busca preservar la integridad de muchos de los chicos que en la época de clases van a la escuela caminando o en bicicleta.
En este marco, se procura adecuar la infraestructura urbana para que el recorrido contemple las medidas de protección necesarias y de este modo se garantice la seguridad vial de los alumnos en el trayecto que deben recorrer desde sus hogares para llegar al establecimiento educativo al que concurren, a través de la intervención del espacio público.
“El intendente Ariel Robles pensó la problemática del tránsito como una política de Estado y encaró las acciones para poder revertir las situaciones que ponen en riesgo la seguridad vial de la población, y esta acción está contemplada dentro de este proyecto”, señaló a UNO el subdirector de Seguridad Vial y Tránsito, Luis Hartmann.
A modo de ejemplo, indicó que en 2012 solo el 20% de la población de esa localidad usaba casco y hoy se logró que esta cifra se eleve al 85%. En el mismo orden, hace tres años el promedio de siniestros viales era de 37 por mes. “A partir de distintos operativos y campañas de concientización, en el 2013 lo redujimos a 24 y en 2014 a 17. En lo que va de este año solo van seis. Se consiguió reducir casi en un 60% los accidentes de tránsito”, destacó el funcionario, y comentó: “Nos incorporamos a este proyecto del Banco Mundial el año pasado y llevamos invertido alrededor de un millón de pesos en obras, como por ejemplo la iluminación de calle Los Constituyentes, la pintura de las calles con señalización vial, entre otras. Para este año planificamos una inversión de unos tres millones de pesos en lo que es esta nueva etapa y estimamos que las obras comenzarán en abril”.
Hartmann aclaró que si bien en Crespo hay siete escuelas que son controladas en forma constante por la Dirección de Tránsito, con personal en cada una de las esquinas que inspeccionan el ingreso y el egreso de los alumnos, y la mayoría cuenta con barreras metálicas que dividen la vereda con la calle, desde el municipio se pretende optimizar la infraestructura para que la llegada de los chicos sea de la manera más segura.

Plan de obras
Los elementos que formarán parte de este plan son sendas peatonales más elevadas en las esquinas, de cinco metros de ancho, con un metro en las subidas y bajadas, y tres metros de plataforma por 12 a 14 centímetros de altura. “Esto depende de la calle, y en el centro de la senda habrá una vereda de baldosas especiales para personas no videntes”, aseguró Hartmann. El proyecto incluye también semaforización, cartelería, pintura vial y otras acciones que contribuyen a optimizar el trayecto que los chicos recorren hasta llegar a la escuela.
También explicó que se trata de un crédito que debe reintegrarse en obras que atiendan la seguridad vial y en este caso las beneficiarias serán en una primera instancia tres instituciones escolares: un jardín de infantes y dos escuelas Primarias.
“Será personal especializado de la Agencia de Seguridad Vial, capacitado en Barcelona y en otros lugares, quienes vienen exclusivamente a hacer un relevamiento para conocer a través de una serie de encuestas las necesidades de las familias de los chicos que están escolarizados y son ellos quienes van a determinar en qué tres escuelas se realizarán las obras”, dijo por último.

Una iniciativa de éxito  ya probado en otras localidades

El camino escolar es un itinerario seguro que pueden seguir los alumnos en su trayecto de ida y vuelta a la escuela de forma más autónoma.
Este plan de acciones vinculado a la seguridad vial busca evitar que los padres tengan que llegar hasta la puerta del colegio para dejar a sus hijos. Por lo tanto se crea una infraestructura para que a 100 o 200 metros los niños concurran caminando a la escuela en condiciones de mayor seguridad.
La vía se elige a través de los recorridos más utilizados por los padres a la hora de llevarlos a la escuela. Cada camino escolar es diferente, porque responde a las características particulares de cada centro escolar.
En este tipo de obras innovadoras la ciudad pionera en el país fue Rafaela, en la provincia de Santa Fe, en el 2011.
A partir de ese año se fue implementando en diversas ciudades y provincias argentinas, con el objetivo de resolver los problemas de circulación y de seguridad vial a la hora de salida de las escuelas, donde suelen amontonarse motos, autos estacionados en doble fila, padres y niños saliendo y entrando a la institución, y otros hechos que pueden poner en riesgo la integridad de los chicos.
Asimismo, es una modalidad que se emplea con éxito en muchas ciudades europeas, y en diferentes localidades de Canadá y Estados Unidos.
Desde la Municipalidad de Rafaela se explica que los horarios de entrada y salida de las escuelas son momentos en que produce una gran congestión de tránsito. Eso sucede porque la mayoría de los alumnos van a la escuela en auto o moto, en lugar de usar la bicicleta o ir a pie. Ese caudal de vehículos motorizados no sólo produce problemas de circulación, sino que genera inseguridad vial, tanto en los desplazamientos hacia o desde la escuela, como en la entrada y la salida. Con la creación del camino escolar, se busca crear las condiciones de seguridad para que los chicos puedan ir solos o con amigos a la escuela, y que, de esa manera, también se alivien los problemas de tránsito.

 

Comentarios