Policiales
Viernes 10 de Abril de 2015

Empresa de Ramírez se desligó del transporte de marihuana

“Carecemos de responsabilidad”, afirmó la firma Weimer, y agregó que “es ajena y desconocía” la droga secuestrada por Gendarmería en un camión de su propiedad en la ruta 12 en Misiones

José Amado/ De la Redacción de UNO

jamado@uno.com.ar

 

El lunes la Gendarmería Nacional incautó más de una tonelada de marihuana en la provincia de Misiones, sobre la ruta nacional 12, que era transportada en un camión de la firma Weimer de General Ramírez. El chofer, oriundo de esta localidad del Departamento Diamante, quedó detenido a disposición del Juzgado Federal de Posadas.

Luego de la publicación del caso en la edición de UNO del miércoles, desde la empresa Alberto Weimer, Corralón de Maderas, Materiales para Construcción y Transporte emitieron un comunicado en el cual se desvincularon de la operación de narcotráfico, de la cual afirman que son víctimas.

En el mismo sostienen: “(...) Queremos hacer saber a clientes, amigos y la comunidad de Entre Ríos en general y de Ramírez en particular que la empresa y quienes la dirigimos carecemos totalmente de participación y responsabilidad en el episodio policial que dan cuenta las noticias. La firma Alberto Weimer es ajena y desconocía absolutamente el transporte de estupefaciente detectado por Gendarmería”.

Al tomar conocimiento del hecho, los empresarios se contactaron con las autoridades judiciales que instruyen la causa: “Ya se han iniciado actividades para ponerse a disposición de la Justicia federal de Misiones y colaborar en la investigación iniciada; especialmente, para determinar el o los responsables del uso indebido y repudiable de nuestro camión para el transporte de mercadería prohibida”, afirmaron. Y para ello contrataron los servicios de un abogado para llevar adelante las acciones legales necesarias: “Destacamos que hemos instruido a un profesional de la provincia de Misiones para efectuar los reclamos pertinentes, a quien o quienes surjan como responsables, de una situación que nos involucra como víctimas y perjudicados”.

En otro punto del comunicado, los dueños de la firma Weimer plantearon: “Condenamos enérgicamente -al igual que toda la sociedad de buena fe- el flagelo de la droga en toda su dimensión; a la que consideramos una grave amenaza para la salud y el bienestar tanto de niños como adultos, que resquebraja las bases económicas, culturales y políticas de la sociedad”.

Luego aclararon: “Somos una empresa de naturaleza familiar con compromiso social, que ostenta una trayectoria de más de 50 años en la ciudad de Ramírez; en la que podemos exhibir, tanto de la empresa como de quienes la componemos, una respetable conducta comercial y fiscal, apegada al cumplimiento de la ley y a los valores del trabajo y del bien común”.

Finalmente, agradecieron: “A las innumerables personas que en estos días nos han expresado su confianza, solidaridad y cariño”.

 

Un buen trabajador, con un lado oscuro

 

Según se informó a UNO, el hombre que conducía el camión de la empresa Weimer con 1.224 kilogramos de marihuana es Esteban Exequiel Fleita, de unos 30 años, quien ahora está detenido. El juez federal de Posadas Ramón Claudio Chávez lo citó a declarar, instancia procesal en la cual el acusado optó por no hablar. De este modo, Fleita quedó imputado por el delito de Transporte de estupefacientes.

El camionero circulaba a contramano por la ruta nacional 12, cerca de la localidad de San Ignacio, motivo por el cual los efectivos de Gendarmería Nacional detuvieron su marcha, le pidieron la documentación, y el perro detector de narcóticos marcó la cabina para dormir ubicada detrás de la del conductor. Se sospecha que habría estado conduciendo sin descansar desde hacía muchas horas, si no días, por lo que realizó dicha maniobra, que podría haber terminado en una tragedia vial. En el cenicero, además, le encontraron un gramo de cocaína.

Fleita había ingresado a trabajar a la empresa de corralón y transporte de Ramírez hacía poco tiempo y como el resto de los empleados estaba legalmente inscripto en relación de dependencia. Según se informó, era un trabajador más en quien nunca notaron nada raro, ni sus compañeros ni sus patrones.

De origen humilde, está domiciliado en una precaria vivienda de la localidad, donde vive junto a sus tres hijos y su pareja, que espera el cuarto niño. En la empresa siempre tuvo buen comportamiento y ánimo de trabajo.

El fin de semana había salido a hacer un viaje. El domingo de Pascua la familia dueña de la empresa decidió revisar en la computadora, a través del sistema que registra por el GPS el recorrido y ubicación de cada unidad, si sus vehículos que estaban afuera habían tenido algún inconveniente o si todo marchaba con normalidad.

Ahí observaron una anomalía en el camión que estaba al mando de Fleita, ya que se encontraba en Misiones, donde no debería estar. Comunicarse con él fue imposible: no atendió ninguno de la decena de llamados a su celular. Temían que le hubiera ocurrido algo malo, sin imaginar nunca lo que realmente sucedía.

Trataron de recabar información por varios medios, pero no tenían suerte. La pareja del camionero intentó también tener noticias suyas, desconociendo en qué situación había quedado involucrado.

Al día siguiente la Justicia le permitió a Fleita hacer una llamada telefónica, y decidió comunicarse con sus patrones. Lloraba y les afirmaba que no tenía nada que ver con la droga que había en el camión, que él solo dejó el vehículo para que realicen una carga de madera, y no supo que le colocaron más de una tonelada de marihuana en la cabina. A algunos, esta versión les resultó inverosímil.

Según se pudo observar en el barrio donde vive el hombre, personal de la Gendarmería Nacional se hizo presente en su vivienda, donde la mujer fue notificada de la detención, y respondió algunas preguntas de los uniformados.

 

Comentarios