Violencia de género
Martes 27 de Diciembre de 2016

Empaló a su esposa al verla tener sexo con un joven y ella está en coma

La víctima fue atacada presuntamente por su esposo y se encuentra en estado de coma inducido en el hospital Central de Mendoza.

La violencia de género en Mendoza, que en este nuevo caso llegó hasta situaciones extremas, parece no tener fin y de esta forma se cierra un año angustiante sin que se pueda prever este tipo de delitos. Este es el primer caso con estas características en la provincia.
La víctima fue atacada presuntamente por su esposo y se encuentra en estado de coma inducido en el hospital Central luego de que ser violada con un palo después de ser sorprendida en el baño con el novio de su hijastra.
El grave suceso, que se incorpora a otros en la provincia, ocurrió el domingo en la noche en los festejos posteriores a la Navidad, en una vivienda de Guaymallén, donde la víctima fue penetrada sexualmente con el palo de un secador de piso, que le provocó severas lesiones.
El hombre, cuyo nombre sería Remigio, no pudo ser detenido y ahora el fiscal del caso, Juan Carlos Alessandra, espera que se expidan los médicos forenses para de esta manera proceder a imputarlo de una figura que por el momento es violencia de género.

El hecho
Una numerosa familia se reunió luego de los festejos de Navidad en la casa 23 de la manzana 21 del barrio Lihué, en Guaymallén.
Según trascendió, todos habían estado bebiendo abundante alcohol durante varias horas.
Cerca de la medianoche, el marido de la víctima –ambos habían sido invitados al festejo pero no viven allí–, quien estaba totalmente ebrio, se encontraba un poco alejado del resto de las personas. Fue así como observó cuando su pareja, una mujer de 48 años –el nombre se reserva por tratarse de una instancia privada– y el novio de su hijastra, de 21, se encerraron en uno de los baños de la casa y mantuvieron relaciones sexuales.
Mientras estaban entregados al placer el esposo abrió la puerta y los encontró in fraganti.
La reacción del marido engañado no se hizo esperar y arremetió con suma violencia contra su esposa y luego de propinarle una fuerte golpiza la agredió sexualmente penetrándola con un secador de piso que le ocasionó un grave desgarro vaginal.
Otros familiares ante este hecho incalificable llevaron a la mujer en un vehículo particular hasta el hospital Central, donde se encuentra en terapia intensiva con coma inducido. No descartan en esferas de la investigación que podría a haber intervenido en el brutal ataque también el otro joven con quien estaba manteniendo las relaciones con ella.
Ahora el fiscal espera determinar la participación del muchacho en el empalamiento que sufrió la mujer basándose en las testimoniales de los otros participantes de la fiesta, que se deberán presentar en la Oficina Fiscal 9 de Guaymallén, donde quedó radicada la denuncia penal.
Según pudo conocer ayer a la tarde Diario UNO de boca de un integrante de la familia, algunos de los testigos ya dieron su testimonio en la oficina fiscal y esperan que otros lo hagan a la brevedad.

Personal de la Policía Científica que concurrió a la vivienda y fue el que realizó los peritajes encontró dentro de la casa, más precisamente en el baño, numerosas manchas de sangre. En un primer momento pensaron que podría haberse tratado de un aborto.
Los investigadores están detrás de las pistas del presunto autor del ataque, que todavía no fue detenido, para imputarlo por el grave hecho.

Comentarios