La Provincia
Sábado 20 de Febrero de 2016

Eligió subirse a la biciclieta para recuperarse luego de la quimioterapia

Estela Riffel recibió el alta médica en octubre. Terminó con el tratamiento y dejó el auto en casa. Los primeros días eran "una cuadra a pata y la otra pedaleando", le contó a UNO en avenida Ramírez cuando volvía de compartir sus clases de Pa-Kua.

Estela Riffel es profesora de Pa-Kua y hace cuatro meses que tomó la decisión de convertirse en una ciclista urbana más que, todos los días, pedalea desde su casa en calle Provincias Unidas hasta el local de calle 25 de Mayo en donde comparte con sus alumnos el conocimiento milenario del arte marcial chino.
En marzo le diagnosticaron cáncer de mama, los meses que siguieron se realizó las sesiones de quimioterapia y en octubre, cuando le dieron el alta, para recuperar la condición física, comenzó a andar en bicicleta. “Estacioné el auto y agarré la bici”, le contó a UNO en avenida Ramírez, saliendo hacia el sur, en donde se hizo la entrevista. “Una cuadra a pata y la otra en bicicleta”, recordó sobre los primeros días y soltó una sonrisa llena de vida.


Así comenzó su relación con la bicicleta y ahora completa el recorrido de casa al trabajo y del trabajo a casa pedaleando, tranquila, con su casco y ropa “llamativa” para que la vean los conductores que, en Paraná, son bastante hostiles con los ciclistas.
Es que el tránsito está desordenado y manejar por las callecitas del centro es bastante estresante. Muchas veces, los automovilistas canalizan su bronca con los que se trasladan en vehículos no motorizados.
“Todos los días voy desde Provincias Unidas hasta el local calle 25 de Mayo. Los fines de semanas estamos organizando pedaleadas colectivas hasta el parque San Martín o El Espinillo de 20 a 25 kilómetros”, describió sobre sus rutinas de ciclista.

En la capital entrerriana son cada vez más los grupos de ciclistas que salen a recorrer espacios naturales bellisímos arriba de las dos ruedas. Realizan una especie de turismo sustentable alternativo que está por afuera de cualquier oferta privada o estatal.
Los que pedalean se están adelanto a los que toman las decisiones y pese a las dificultades que se plantean en las calles salen a recorrerlas.


“Me gustaría que la Educación Vial llegue a los ciclistas. La bicicleta está al alcance de todo el mundo (aunque el último tiempo los precios se fueron por las nubes). Estaría buena la formación porque mejoraría el tránsito de la ciudad, para (que los ciclistas) conozcan las precauciones que tienen que tomar. Otra cuestión es tener un espacio para transitar con la bicicleta. Y así más personas saldrán. Si cada vez más gente tiene problemas de estrés, problemas cardíacos, de úlcera y no se dan cuenta que tienen el remedio en casa”.

Comentarios