La Provincia
Jueves 15 de Enero de 2015

Elecciones: cae la expectativa del pegado múltiple de boletas

La idea de los candidatos radicales a gobernador de pegar su boleta con la de Macri o Massa, además del candidato propio, encuentra escollos. Decepción en la UCR  y optimismo en el PRO

La principal expectativa del armado electoral del radicalismo en la provincia -la idea de pegar la boleta del candidato a gobernador que surja de las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) con más de un candidato presidencial-  ha sido puesta en duda durante los últimos días.


Por un lado, y esto ya no es novedad, porque existe la presunta intención del oficialismo nacional de modificar la ley que estableció las PASO, de modo de dejar aclarado explícitamente que no se puede realizar el pegado múltiple de boleta de un candidato a gobernador con varios candidatos a presidente.


Si bien hace un par de semanas se daba por hecho que la cuestión iba a ser tratada en el Congreso nacional,  durante las últimas horas parece haber tomado fuerza la posibilidad de que la cuestión sea establecida por algún fallo judicial que aclare lo que hoy se sobreentiende: que un candidato a gobernador no puede pegar su boleta con un candidato a presidente si este no participó de las PASO en su mismo frente o agrupación política.


La cuestión adquiere especial importancia en Entre Ríos, ya que en 2011 hubo un fallo judicial que dejó abierta la posibilidad del pegado múltiple, autorizando en esa oportunidad al candidato del Frente Progresista Cívico y Social Atilio Benedetti  a pegar su boleta con el candidato de Unión para el Desarrollo Social (Udeso) Ricardo Alfonsín y del Frente Amplio Progresista (FAP) Hermes Binner. El fallo no resultó aplicable por tardío.


En el encuentro del radicalismo en San Fernando, el 17 de noviembre de 2014, el nuevamente precandidato a gobernador radical Benedetti repartió varias copias del aquel fallo. A partir de allí, y con otros antecendentes, comenzó a tomar forma la idea de pegar la boleta del dirigente que surja como candidato a gobernador en el arco opositor (se habla de un acuerdo provincial con el PRO) a las boletas presidenciales del candidato radical, de Mauricio Macri y de Sergio Massa.


Sin embargo ese escenario comenzó a desmoronarse, ahora no solo por la posibilidad de que el oficialismo modifique la ley nacional, para especificar que se trata de una situación irregular de acuerdo al espíritu de la norma; sino también porque  algunas provincias gobernadas por el peronismo -como Jujuy- están modificando las leyes provinciales en el mismo sentido, ratificando la prohibición.


Esto sucede porque mientras el oficialismo nacional sostiene que el artículo 22 de la ley de las PASO  (Nº 26.571) prohíbe el pegado de boletas de distintas agrupaciones; los opositores afirman que esa disposición no alcanza a los candidatos a gobernador, que se rigen por las  respectivas leyes provinciales. Por eso, también se modificarían las leyes provinciales.

 

 

Candidatos radicales

 


En muchas provincias Macri y Sergio Massa recurrieron a un aspirante a la Gobernación de filiación radical (hoy en UNEN) para compensar la falta de referentes de peso. No es el caso de Entre Ríos, donde ambos presidenciables tienen a uno o más precandidatos. Desde ese punto de vista, la estrategia del benedettismo es intentar el múltilple pegado  después de las PASO, para lo que resultaba necesario que los precandidatos a gobernador de Macri (Alfredo De Ángeli), de Massa (Adrián Fuertes y Gustavo Zavallo) y los radicales (Benedetti y Fabián Rogel) participen de la elección primaria en un frente electoral.


Pero, aclarado -ya sea a través de una reforma a la ley electoral nacional o a la ley provincial (Castrillón)- que no pueden pegarse boletas de candidatos que no hayan participado en las PASO de la misma agrupación o frente político, las alternativas que quedan son pocas.


Contrariando lo dicho por algunos dirigentes de la conducción del radicalismo provincial, se sostiene ahora que para permitir el múltiple pegado también sería imprescindible también que compitan en la misma agrupación o frente los precandidatos presidenciales.


Es decir, sería necesario que a nivel nacional también Massa, Macri y los precandidatos de UNEN (Julio Cobos, Hermes Binner y Ernesto Sanz) disputen la misma elección primaria. Esto explica lo que en su momento fue un planteo insistente de Elisa Carrió por sumarlo a Macri al Frente Amplio UNEN, previendo que los candidatos radicales victoriosos pudieran ir con el jefe de gobierno porteño como candidato presidencial.


Si bien Massa tiene algunos acuerdos provinciales con radicales,  está claro que son muchas más las provincias donde la UCR se aliaría con Macri.

 

Optimismo amarillo


Una de las situaciones novedosas de las últimas horas es que mientras los radicales se preocupan por la eventual modificación de la legislación electoral para prohibir el pegado múltiple, en el PRO el tema no causa sofocones. Es más, no verían  con malos ojos esos cambios, ya que complicarían los planes de los radicales, pero no tanto los propios.


Entienden que la limitación del “doble pegado” terminará poniendo entre las espada y la pared a los dirigentes como el mendocino Alfredo Cornejo o el catamarqueño Eduardo Brizuela del Moral que quieren ir con UNEN y con el PRO; y que ante este panorama van a tener que decidir por un candidato presidencial y lo terminarán haciendo por Macri, quien en todas las provincias mide más que Cobos, Sanz o Binner, según señalan.


Este contexto en Entre Ríos podría resolverse de igual manera, yendo directamente con Macri como candidato presidencial, más aún si antes se formaliza un acuerdo con el PRO local, liderado por el senador nacional Alfredo De Ángeli.  Siempre y cuando el candidato de los radicales sea Benedetti, quien oportunamente se pronunció por la postulación presidencial de Sanz dentro de UNEN.


Distinto puede ser el panorama con el otro precandidato lanzado, Fabián Rogel; quien cuanto menos  no tiene vinculación con el macrismo.

 

 

La interna

 


Las vaivenes en la planificación electoral del radicalismo entrerriana traen aparejadas algunas críticas a la conducción partidaria, identificada a su vez con Benedetti.


Le cuestionan, puntualmente, haber intentado retomar la estrategia del pegado múltiple, que ya fracasó en 2011. Si bien en aquel momento a Benedetti le quedó un fallo favorable (que no pudo aplicarse) se considera que era previsible que para esta elección el oficialismo corregiría la situación que dio pie a una interpretación antojadiza de la ley electoral nacional. “Es una estrategia muy pobre pretender llegar a una situación electoral aprovechando una grieta en la redacción de la ley”, le reprochan al larroquense.


 En la casona radical algunos recordaron que en aquel 2011 circularon rumores que le atribuyeron  el fallo a favor del pegado múltiple al loby del entonces presidente del bloque de diputados Gil Laavedra sobre algunos de los integrantes de la Cámara Nacional Electoral, integrada por Santiago Corcuera, Alfredo Dallavia y  Rodolfo  Munné.

 

 

Comentarios