La Provincia
Miércoles 08 de Julio de 2015

El uso de aviones no tripulados abrió un gran frente de tormenta

Por 10.000 pesos se puede conseguir un equipo que transmite en HD imágenes en vivo desde el cielo a un teléfono inteligente

En el mundo el uso de los aviones no tripulados generó un problema que por decantación está llegando a Paraná y con el tiempo se extiende por toda la región. 

Uno de los principales inconvenientes es la seguridad. Tanto para el que vuela el equipo y corre el riesgo de perderlo como el que está dentro del “público” y puede llegar a sufrir el impacto de un aparato que, en promedio,  pesa más de un kilo y medio.  

El domingo, en la plaza de las Mujeres Entrerrianas, en el corazón del exhipódromo, un pequeño avioncito compartió el cielo con los barriletes que remontaron aprovechando el viento de invierno. “Conté 23 cometas y un drone”, publicó en Facebook el músico Corcho Soñez junto con una foto en donde se ven las manchas en el cielo paranaense.  

Este año, así como se vio una proliferación de equipos que se venden en la casas de electrodomésticos o se pueden comprar por Internet, también se conoció que fue exponencial  el grado de pérdidas. 

Es que muchos de los que “pilotean” estos equipos carecen de experiencia  y en la primera dificultad que se les presenta los pierden. 

Los especialistas aseguran que si el equipo cayó libre al suelo es muy probable que tenga daños irreparables. Si se salvó por algún motivo en particular (algunos como los viejos barriletes quedan en los árboles), comprando el control de la misma  marca puede llegar a volar otra vez. 

Los que conocen el mundo de la aviación advierten que los Phantom I, II y III son de lo mejor que puede aparecer en el mercado y se consiguen en promedio a unos 20.000 pesos. 

Hace un tiempo se vieron las imágenes de un “drone” que hirió a Enrique Iglesias en el medio de un show  que estaba dando en México. Ese equipo ronda los 60.000 pesos y tiene prestaciones muy confiables como lo es la de “volver a casa” en el caso de que se produzca una falla en el control. Esos están fabricados para  minimizar las probabilidades  de pérdida  y en el peor de los casos aterrizan para facilitar su recuperación.  El problema se genera cuando las condiciones climáticas juegan en contra de un vuelo normal. Es obvio que el viento influye en la pérdida de estabilidad y la humedad también puede llegar a interferir en la señal de transmisión. 

Todos los que vuelan equipos a control remoto reconocen que son máquinas que pueden fallar. La diferencia está en que los riesgos disminuyen cuando lo pilotean en el medio del campo. El que puede hacer daño es el que va a la plaza a mostrar el último juguete que se compró.

Controversias 

Los inversores locales que están interesados en el desarrollo de las imágenes que se pueden lograr desde un drone aseguraron a UNO que en Paraná Campaña es conocida la anécdota de  un equipo que hicieron volar dentro de una iglesia en el medio de un casamiento. Al parecer el párroco pidió que aterrizaran el equipo que, una de la características que tiene, es el ruido bastante particular. 

Mientras que en la capital entrerriana, a principios de año, en un acto político se utilizó un equipo que envió imágenes a una pantalla gigante. 

Hace unos días, en el clásico de la Primera  B Nacional  entre Paraná y Patronato tenían previsto contratar los servicios de un equipo. Es más,   se conocieron averiguaciones para saber la capacidad de los equipos que se alquilan en el mercado local para  ser “ vestidos con una prenda” imitando lo que sucedió en la cancha de Boca Juniors en el clásico frente River por la copa Libertadores. 

Los que están a favor de la reglamentación aseguran que estos casos se generan por la facilidad que hay para comprar los equipos.  

Por lo bajo, otra de las preocupaciones se basa en el derecho a la intimidad. Desde casas especializadas con sede en Buenos Aires ofrecen promociones cada vez más atractivas. 

En la última lista de precios apareció el Parrot AR Drone  2.0  a  7.499 pesos. Este equipo transmite en HD desde el cielo a un dispositivo móvil que puede ser un teléfono inteligente, una tablet o una computadora.  

“Sorprendentes secuencias transmitidas y grabadas directamente en tu smartphone utilizando la cámara HD 720p incorporada”, explican en la presentación del Parrot AR Drone 2.0 Power Edition que tiene un precio  en el mercado nacional de  8.499 a lo que hay que sumarle los gastos de envío. El equipo más barato, que ofrecen por estos días, es el Hubsan X4C a  1.599 pesos. 

La denominación  ya es un problema

En www.onemagazine.es realizaron un informe  en donde intentan explicar cuáles son las definiciones correctas en el mundo de los vehículos aéreos no tripulados.  

El actual problema para expertos, periodistas y público en general es que ningún organismo oficial, español o internacional, ha regulado y definido con propiedad cómo llamar a cada tipo de aparato confundiéndose o quedando al criterio del autor  el uso arbitrario de palabras como drone, UAV, UAS y RPAS entre otras muchas.

 En los últimos años se utiliza la palabra drone que “se emplea en aeronáutica para denominar los vehículos aéreos no tripulados, la mayoría de uso militar”, según publica la Fundación del Español Urgente. Sin embargo, este término no figura aún en el diccionario de la Real Academia de la Lengua, por lo que no existe como tal. Lo correcto es nombrarlos  como UAV, siglas que identifican a las palabras inglesas Unmanned Aerial Vehicle de vehículo aéreo no tripulado. Eso siempre que se habla del aparato que vuela, ya que si estamos refiriéndonos al sistema completo –o sea el avión más el sistema de control- se habla de UAS, Unmanned Aerial System, o sistema aéreo no tripulado.

Además, en los últimos años se ha adoptado por parte de los expertos las siglas UCAV, Unmanned Combat Aerial Vehicle, vehículos aéreo no tripulado de combate, para referirse a los aparatos que son capaces de portar armamento para atacar objetivos como el conocido Predator estadounidense.  

Por último apareció un nuevo concepto, el de los RPA, Remotely Piloted Aircraft, aviones controlados de forma remota. 

Detalles de la noticia

* La Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) presentó un Reglamento Provisional de los Vehículos Aéreos No Tripulados que fue elaborado por  el Centro INTI-Aeronáutica y Espacial. 

* 35 - Años tienen que pasar, calculan, para que los aviones de transporte comercial sean controlados de manera remota sin pilotos a bordo según los especialistas mundiales.    

* Los dispositivos son de gran utilidad en la agricultura de precisión para hacer fertilización selectiva;  en el mantenimiento de plantas industriales o en monitoreo ambiental y de seguridad. 

Comentarios