La Provincia
Viernes 11 de Diciembre de 2015

El Túnel Subfluvial cumple 46 años el 13 de diciembre

El viaducto, único en su tipo en América Latina, fue inaugurado en 1969. La conmemoración de su aniversario invita a abordar cuestiones referentes a su historia, actualidad y proyección a futuro.

 El Túnel Subfluvial “Raúl Uranga – Carlos Sylvestre Begnis” conmemora 46 años de ininterrumpida labor integrando regiones. El nuevo aniversario del Ente Interprovincial se celebra este domingo 13 de diciembre. Sin lugar a dudas, esta magnífica obra de ingeniería, emblema del carácter federal de la hermandad coprovinciana, es parte de la idiosincrasia de entrerrianos y santafesinos, al tiempo que se erige como enlace clave para la integración regional, nacional e internacional.

El viaducto, único en su tipo en América Latina, fue inaugurado en 1969. La conmemoración de su aniversario invita a abordar cuestiones referentes a su historia, actualidad y proyección a futuro.

Modernización

Por su parte, Juan José Martínez –director por Entre Ríos- afirmó: “a lo largo de estos años hemos generado una transformación profunda del Ente Interprovincial. Realizamos numerosas inversiones estratégicas, logramos consensos para dinamizar el vínculo político entre ministerios y directorios de ambas provincias. Esta labor ha puesto al Túnel en el lugar que merece. Nuevamente es considerado como el eje de la región metropolitana en materia social, cultural, productiva y política”.

Continuando con sus palabras, Martínez destacó “el compromiso y la convicción de los trabajadores del Ente; debemos estar muy agradecidos a su desempeño cotidiano. Es por ello que, por ejemplo, hemos procurado cerrar nuestra gestión con la reorganización de la Estructura Orgánica y la regularización de su situación laboral; una deuda de años”. Finalmente, sostuvo: “queda mucho por hacer, pero este es el camino. Afortunadamente, la modernización del Túnel es una realidad irreversible”.

Referencia mundial

“En los últimos años hemos trabajado intensamente para lograr que el Túnel Subfluvial salga de una situación crítica donde su funcionamiento sólo estaba orientado a permitir el paso de vehículos para ser un Ente que tenga un rol protagónico para toda la región y para el país”, afirmó Pablo Serra Menghi, director por Santa Fe en el Túnel Subfluvial. En esta línea, agregó: “profundizamos un conjunto de líneas que van desde la gestión de los recursos humanos de la institución buscando profesionalizar la atención enfocándola en el usuario hasta la ejecución de obras estratégicas que fueron anunciadas tiempo atrás y jamás se concretaron como la renovación de pavimento y del sistema de energía; la actualización del sistema informático y de peaje; la implementación de un nuevo plan de contingencia y otras acciones en materia de seguridad”.

De esta manera, continuó, “se afianzaron los vínculos con instituciones públicas y privadas claves de la región, el país y el mundo. También, se dinamizaron las relaciones y consensos entre los gobiernos de ambas provincias generando una gestión que ha puesto al Ente en un lugar de respeto y consideración social que había perdido hace tiempo. Hemos desarrollado una agenda cargada de oportunidades que está sostenida en lineamientos estratégicos. Queda mucho por resolver, es necesario renovar el esfuerzo, pero sabemos que este es el camino”.

Finalmente, Serra sostuvo que “el desafío es poner al Túnel Subfluvial en los primeros niveles de consideración mundial en materia de administración de instituciones de estas características. El Túnel Subfluvial pasó a ser un referente regional con perfil renovado, integrado a la sociedad, vinculado al sector productivo, con voz válida para proponer agenda y marcar posición respecto a temas claves para, por ejemplo, el Área Metropolitana”.

Actualidad y proyección

El Túnel Subfluvial presenta una prestación de servicios récord en cuanto al tránsito. Durante el último año y medio, por ejemplo, se alcanzó el máximo histórico anual, diario y en una hora concretas. Más allá de las interrupciones normales y previsibles, el servicio es ininterrumpido y fluido durante todo el año. En cuanto a las inversiones, se está trabajando intensamente en el proceso de modernización de las instalaciones. Se están reparando las losas de hormigón armado y sellado de juntas de los accesos al viaducto; se está llevando a cabo la normalización y actualización del sistema de alimentadores principales de energía eléctrica -Media Tensión-; y a la brevedad se implementará el nuevo sistema de peaje del Ente.

Desde el punto de vista de la seguridad, se está desarrollando junto a la Universidad Tecnológica Nacional un nuevo plan de contingencia que actualiza el que se encuentra actualmente en vigencia (desde 2007) adaptándolo a las condiciones que hoy tiene la organización. Además, se han desarrollado acuerdos con expertos en recursos hídricos para hacer un monitoreo del Túnel Subfluvial y el comportamiento del Paraná a los fines de contar con un control online para saber qué sucede en la sección del viaducto con el lecho del río que, al ser móvil, constituye una de las fuentes más importantes de contingencias que tiene el Túnel y se erige como una situación adversa comparativamente con cualquier otro túnel carretero del mundo.

Además, se ha realizado una apuesta fuerte en materia de relaciones públicas y turismo social. Entre las acciones desarrolladas en este ámbito, se está trabajando en la renovación de la visita guiada, en la imagen institucional, en el vínculo comunicacional con el usuario y, entre otras cosas, en la nueva página web. Finalmente, se está desarrollando la capacitación general de los cuadros técnicos y profesionales del Ente Interprovincial.

Corredor, Hidrovía, Área Metropolitana

Fieles indicadores para constatar la vigencia del Túnel Subfluvial en el marco de la integración regional son las cifras de tránsito que se registran en el viaducto (ver recuadro “El Túnel Subfluvial en números”). Estos datos confirman la importancia del enlace vial para la región metropolitana y colocan al Túnel Subfluvial en la mesa de debate acerca del futuro de la región. Este es, justamente, el desafío que se presenta en la actualidad.

El área metropolitana Santa Fe – Paraná, que en un radio de 25 km2 posee una densidad de población cercana al millón de personas, se encuentra en el eje de que trazan el Corredor Bioceánico Central (Brasil – Argentina – Chile) y la Hidrovía Paraná - Paraguay (Argentina – Paraguay – Bolivia – Brasil) conformando así, con el Túnel Subfluvial como enlace, el denominado Cruce Logístico Nodal. El panorama es inmejorable para que los diferentes sectores del Estado, junto con organizaciones de la sociedad, continúen aunando esfuerzos para construir y consensuar una agenda estratégica de trabajo de cara a la consolidación y el desarrollo productivo de esta región.

En este sentido, vale indicar que el corredor bioceánico tiene una estrategia regional que abarca a tres países: Chile, Argentina y Brasil. El tránsito se va a disputar entre distintos vínculos de paso. Indudablemente, el eje Santa Fe – Paraná es uno de ellos. Si bien puede complementarse con el Rosario – Victoria, está demostrado que el tránsito de carga que pasa por zona la zona donde está emplazado el Túnel Subfluvial es el que debe capturar en su mayor medida el flujo de carga desde y hacia Brasil.

Si analizamos las previsiones que se establecen desde Vialidad Nacional y su estrategia de integración con Chile a través de la Entidad Binacional Túnel Internacional Paso Agua Negra, se proyecta un flujo de carga de 2500 camiones diarios que se tienen que transportar por nuestra zona. Al mismo tiempo, se evidenciará un flujo creciente en Uruguayana, donde se está previendo duplicar el puente. Por tanto, es claro que la capacidad del Túnel Subfluvial no podrá absorber el flujo total conformado por el tránsito interurbano junto al de carga. El puente Santa Fe – Paraná, o cualquier otro viaducto que se plantee, es inevitable y necesario.

Debe proyectarse un horizonte de concreción de 10 años, que es el plazo que se prevé para poner en marcha el túnel de Agua Negra. Indudablemente, el Corredor Bioceánico Central es un desafío que debe completarse con esta infraestructura, con la Autovía 19 que está construida hasta el límite con Córdoba y con inversiones como la de la Ruta Nacional 150 en el tramo de Córdoba hacia San Juan. Por lo tanto, para nosotros el puente será una necesidad.

Hay viarias estrategias y, claro, el Túnel Subfluvial no puede quedar afuera de las conversaciones. Todo está, al mismo tiempo, vinculado con el Puerto de Santa Fe y las distintas ubicaciones que puede tener esa traza. Por lo tanto, tanto a nivel humano como de infraestructura, el Túnel Subfluvial continuará preparándose para manejar el tránsito que circule por el viaducto interprovincial y a su vez para influir en la toma de decisiones porque no sólo hay que pensar cuál es la mejor ubicación desde el punto de vista del diseño urbano, de la zona de islas o desde el tránsito, sino también hay que considerar la gestión y la explotación de ese nuevo enlace vial donde el Túnel Subfluvial tiene una experiencia que no se puede dejar de considerar.

En clave histórica

Tras décadas de infructuosos proyectos presentados por las provincias ante los gobiernos nacionales, Uranga y Sylvestre Begnis decidieron buscar una solución de fondo. Como el espacio aéreo pertenece al Estado Nacional, los gobernadores utilizaron un instrumento jurídico previsto en la Constitución argentina referido a la celebración de tratados destinados a resolver problemas comunes.

Allí se establece que la zona ubicada por debajo del lecho del río no pertenece a la jurisdicción nacional sino a las provincias. Vale la historización. Tras la firma del tratado -15 de junio de 1960-, el 29 de junio de 1961 se llamó a Licitación Pública Internacional, la cual fue adjudicada a un consorcio conformado por Sailav SA (Argentina), Hochtief (Alemania) y Vianini (Italia).

En marzo de 1962 comenzaron las obras. De 1963 a 1965, pese a las grandes dificultades económicas, los gobernadores Aldo Tessio -Santa Fe- y Carlos Raúl Contín -Entre Ríos- intensificaron el apoyo a la ejecución de la obra. La colocación de los últimos tubos data de abril de 1969 y poco más tarde se abrió la compuerta final. Todo estaba preparado para la inauguración oficial, que se concretó el sábado 13 de diciembre de 1969.

El mito de la vida útil

La creación de mitos urbanos en torno al Túnel Subfluvial está a la orden del día. Es cierto que elementos como la postal de ciencia ficción generada en tiempos de la propia construcción y el hecho de comprender que uno está circulando por debajo del lecho del río Paraná son potente alimento para estas fábulas.

Sin embargo, es imperioso derrumbar al menos uno de estos mitos: la vida útil del Túnel. No existe tal cosa. No hay proyecciones que lleven a pensar en una fecha de caducidad del enlace vial. De hecho, el trabajo cotidiano de mejoras, control y mantenimiento de sus materiales, equipamientos y estructuras resulta clave para desvanecer prejuicios infundados y permitir que el Túnel pueda proyectarse en el tiempo.

En este sentido, el trabajo más importante de la historia del viaducto se concretó en la década del noventa: la cubierta protectora. La extraordinaria creciente registrada en 1982 produjo transformaciones en el suelo del Paraná. Las condiciones mínimas que garantizan la estabilidad del Túnel -como por ejemplo tener al menos tres metros de recubrimiento de arena- se alteraron durante esa crecida. La solución encontrada para evitar futuras erosiones fue fijar el lecho del río en la zona de emplazamiento del Túnel.

Así, tras los estudios pertinentes (1984-1985) el proyecto se concretó en dos etapas: la primera se extendió de 1992 a 1993 y la segunda de 1998 a 1999.

En definitiva, estas obras, que son parte de una constelación aún mayor, no hacen más que garantizar la perdurabilidad del Túnel Subfluvial.

El cerebro del Túnel

La Sala de Comando está ubicada en el anexo del lado paranaense. Bajo la órbita de la Dirección Técnica institucional, personal especializado controla durante las 24 horas de los 365 días del año la puesta en marcha y articulación de todos los comandos que hacen al óptimo funcionamiento del Ente, es decir, visualización del tránsito en toda la jurisdicción, la ventilación, sistema de comunicación con el usuario, visibilidad, indicadores de monóxido de carbono, bombas de agua de lluvia y potable, energía eléctrica, sistema contra incendio, iluminación de emergencia y grupos de energía eléctrica de emergencia. En caso de emergencias, el operador de Comando es el primer eslabón de la cadena que da pie al protocolo de contingencias.

En este sentido, vale destacar que la última obra de mejoras en la Sala de Comando responde al reemplazo completo de los monitores del sistema de video control de tránsito del interior del viaducto, accesos y peajes. Las tareas consistieron en el desmontaje de los monitores convencionales TRC (tubos de rayos catódicos) y el montaje y puesta en marcha de 20 monitores tecnología a LED adquiridos por medio de la Licitación Privada Nº150. El motivo del reemplazo responde a que los originales ya habían cumplido su vida útil y que, además, con la tecnología a LED se ahorra energía eléctrica y se obtiene una mayor calidad de imagen, lo cual optimiza y facilita la importante labor de los operadores de la Sala de Comando.

Afianzando vínculos

A lo largo de 2015 el Túnel Subfluvial desarrolló una intensa programación que incluyó, entre otras cosas, propuestas culturales, turísticas, educativas y artísticas, competiciones deportivas, conferencias y actos protocolares. Vale destacar que gran parte de las iniciativas han sido trabajada en conjunto con las municipalidades de Paraná y Santa Fe y las provincias de Entre Ríos y Santa Fe.

De la extensa agenda, se destacan acciones como las jornadas de cicloturismo y triatlón -con la participación de más de 1000 personas de todo el país-, la presentación del fascículo N°17 de Aula Ciudad junto al Gobierno de la Ciudad de Santa Fe, la exhibición de Super TC2000, las jornadas especializadas como la organizada con la Universidad Nacional del Litoral -Hacia un Desarrollo Sustentable-.

De igual manera, es necesario remarcar el apoyo a acontecimientos deportivos, sociales y culturales desarrollados en toda la región, como también la firma del Convenio de Comodato rubricado con el Gobierno de Entre Ríos para que se construya un Centro de Alto Rendimiento Deportivo, especializado en Canotaje, en un predio del Ente Interprovincial que actualmente es ocupado por el Club Náutico Paraná (CNP). Las mencionadas son apenas algunas de las iniciativas en las que participó el Túnel Subfluvial. Para conocer más acerca de este tema, se sugiere ingresar en www.tunelsubfluvial.gov.ar.

APFDigital

Comentarios