La Provincia
Viernes 05 de Febrero de 2016

El Thompson, sin habilitar y con un solo guardavidas

Con la creciente está prohibido ingresar al agua, hay carteles que lo advierten, pero pocos lo respetan. Al peligro se sumó que ayer había un solo cuidador para toda la playa

“Playa no habilitada” se podía leer en un cartel clavado en un pedazo de arena en las playas del Thompson y sin embargo, cientos de paranaenses se bañaban igual sin ningún boyado reglamentario. Para peor, UNO habló con el único guardavidas que se encontraba a cargo de toda la extensión y estaba desbordado en su tarea. 

La imagen que regala una recorrida por el Thompson, con la creciente, no es de las más alentadoras. En toda su parte media, ahí donde están los juegos de plaza y las churrasqueras, permanece inmóvil una laguna que cada tanto levanta un olor feo. A un costado, el arroyo Las Viejas está desbordado y sobre el puente se acumula basura que flota y tiñe el agua del río; había más, pero en un operativo limpiaron bastante el fin de semana pasado. Hay quienes llegaron ayer hasta ahí con bogueros en la búsqueda de algunas mojarras o para pasar la tarde. 

En la playa, en casi todo su largo, algunos jugaban en la arena o tomaban sol. Sin embargo, había muchos que se bañan en un río que no está habilitado y por lo tanto es peligroso. Varios metros más adelante se veían los troncos y las copas de las palmeras.

Mariano Piffiguer era el único guardavidas que se encontraba en todo el lugar, su compañera de trabajo tenía franco y quedó solo como responsable del cuidado de decenas de personas que hacían justo lo que estaba prohibido: meterse al agua. Desbordado en su tarea, habló con UNO. Ya lleva cuatro temporadas de trabajo, siempre en el mismo lugar, y conoce el paño, como a la mayoría de quienes pasan las tardes los días de semana. “Siempre hay problemas. Además el agua está contaminada por la basura del arroyo. Hemos pedido un boyado, aunque la playa no esté en condiciones, para que al menos, por más que la gente no haga caso, sepa hasta dónde puede ir”, destacó.

Contó que a pesar de la creciente, de la poca arena que hay y de las condiciones en las que se encuentra el Thompson inundado, los días de calor y sobre todo los fines de semana, se llena de visitantes, algunos son turistas que no conocen la zona . 

“La gente se mete al río igual por más que les digamos que no pueden. Cuando eso ocurre, por lo menos nos acercamos a los padres, les decimos que traten de que sus hijos no tomen agua y que si empiezan a tener dolor de cabeza o de panza, que vayan al médico. Después no tenemos más nada que hacer, solo cuidar porque las playas no están habilitadas”, explicó.

Contó que al momento solo hay dos guardavidas, él y una mujer, pero los días que tienen franco –como ayer– solo queda uno de ellos a cargo de todo el lugar. Además, atrás de las playas, la laguna que se formó se mantienen en su altura y varía según el movimiento que hay el propio río, por lo que llevará varias semanas para que todo el lugar vulva a la normalidad. 

El guardavidas también contó de una serie de problemas que tienen por diversas condiciones de trabajo. 

Hay quienes conocen el río y saben cuándo hay condiciones para meterse y cuándo no. Otros, simplemente se arriesgan. Ayer había niños que corrían desde la costa y se zambullían, quizás como única posibilidad de pasar la tarde de calor, pero desde la arena y al lado del guardavidas, era más fácil observar los riesgos. 

A lo lejos se extendían las palmeras y las duchas bajo agua, alguna que otra embarcación navegaba a paso lento en un río por encima del nivel de evacuación. 

Por encima de la evacuación

La altura del río Paraná en la última medición de ayer por parte de la Prefectura Naval Argentina, registró 5,89 metros. 

Si bien durante las últimas jornadas se encontró estable y con la disminución de algunos centímetros, todavía permanece por encima del nivel de evacuación que en el puerto de la capital provincial es a los 5 metros.

Hay pronósticos que dan cuenta de que durante marzo  pueda darse una nueva crecida generada por el fenómeno de El Niño. Otros informes dan cuenta de que el hecho puede registrarse sobre el final de febrero.
 

Comentarios