Ovacion Extreme
Lunes 14 de Diciembre de 2015

El talento del Cana sobre las tablas está intacto

Martín Villarruel viene de conseguir el primer puesto en el campeonato de wakeskate que se corrió en el marco de la Copa Argentina de wakeboard que se realizó en San Ignacio, Misiones. Acá va su mirada sobre algunos temas importantes que tienen que ver con el desarrollo de los deportes de acción. 

En todos los campeonatos y copas argentinas que incluyeron al wakeskate, Martín Cana Villarruel se subió al podio. En la redacción de UNO recordó, con humildad,  que se quedó abajo en el Panamericano. “Clasifiqué segundo y en la final anduve mal porque estaba nervioso. Por suerte Martín Cánepa quedó segundo y Argentina, entró en el podio y estuvo bien representada”, recordó sobre la competencia que se realizó en febrero de este año.
En la nota que UNO publicó en 2013 explicó algunos datos interesantes de su vida. Por ejemplo se puede entender porque le dicen Cana.
Ahora está disfrutando porque se viene la temporada para ir al río, salir en la lancha, andar en wakeskate y terminar la tarde entre amigos rodeado de naturaleza.

Los comienzos 

En 2006 se probó una tabla de wakeboard (con fijaciones) y después se animó a la tabla sola sin fijaciones usando zapatillas, en el agua, aprovechando la ola de la lancha y tirado por un manillar. 
Anda en snowboard y respeta muchísimo el surf porque está seguro que es el más difícil de todos los deportes de tabla. “Hay que tener mucho estado físico y conocer las olas. Antes nadaba dos meses antes de ir a surfear”.
Volviendo a San Ignacio insistió que la gente va a mirar wakeboard porque desde la costa se ve mucho más espectacular. “El wakeboard se luce más, a nivel espectáculo”, describió. En cambio el wakeskate se basa en las pruebas con la tabla. Disfruta el que lo ve de cerca y conoce de estos deportes.
Dice que  lo que más lo atraees subirse a la lancha, compartir con los amigos y andar. Al cable lo ve como para ciudades más grandes que tienen más lejos el acceso al río.
Ahora por su trabajo y el de los demás colegas del wakeskate, se le está haciendo difícil organizar salidas para andar. Por eso cada vez que llega al río lo aprovecha para entrenar pensando en el campeonato que se realizará en Paraná durante febrero.
Si bien no hay nada oficial es una de las metas que tiene en mente.


Planchado

El Cana es un referente del skate en la región porque pertenece a la primera generación de skaters que surgieron a finales de los años 80.
Con el skatepark público de Paraná parecía que todo se transformaba en el sueño perfecto pero la realidad despertó a muchos. La pista se hizo sin consultar a los deportistas locales y ahora se están pagando las consecuencias.


Cana se incluyó dentro de un grupo grande que aprovechaba para patinar de noche, teniendo en cuenta las obligaciones diarias.  Se transformaban en encuentros sociales, “gastronómicos” y deportivos. Hoy funcionan muy pocas luces por lo que el skatepark se volvió peligroso y la cantidad de skaters cayó en forma estrepitosa. 
Paraná tiene 30 años de skate y ahora se viven momentos intensos: “Les agradezco la construcción del skatepark pero sucedió lo que todos pensábamos”, insistió sobre la relación con la anteriror administración Municipal.


El futuro
En los últimos años se llenó de skateshop con marcas nacionales de tablas, zapatillas, indumentaria y accesorios. Con la misma vitalidad se empezaron a escuchar algunas voces disconformes porque se hacía difícil comprar algunos productos. Consultado por UNO Cana Villarruel, explicó su visión sobre el crecimiento de la industria: “Me parece que está bien que se desarrolle. Ahora, a mi me gusta comprar lo mejor para andar en skate pero, si sos pibe comprás lo que te alcanza. Y para los pibitos me parece bárbaro. También es importante que el quiera comprar lo importado lo pueda hacer. Los mejores skaters argentinos andan para marcas internacionales. No hay que ser hipócritas con estos temas”. 
 

Comentarios