Fútbol
Sábado 24 de Septiembre de 2016

El "siga, siga" se instaló en la Liga Paranaense

Hoy por hoy. Opinión.

El Tribunal de Disciplina de la Liga Paranaense de Fútbol (LPF) se lavó las manos al mejor estilo Poncio Pilato al momento de resolver los conflictos suscitados en el último certamen doméstico. Los encargados de sancionar a los jugadores que protagonizan hechos de violencia volvieron a mirar para otro lado, siendo leves en las sanciones. No es que el castigo sea la solución, pero si no demostramos rigor todo va a continuar igual. Primero fueron benévolos con Ciclón del Sur, después con San Benito y ahora con Sportivo Urquiza. El "siga, siga" parece estar instalado en el seno del ente regulador del balompié local. Nadie sabe hoy cuál es el límite adentro de una cancha.
Luego del bochornoso final entre Sportivo Urquiza y Neuquén, por la semifinal del Torneo Unidad, llegó el informe del Tribunal de Disciplina. El castigo para el equipo de La Floresta fue inexistente: cuatro fechas para cuatro jugadores. Para llegar a disponer la sanción, los integrantes del tribunal analizaron el material fílmico que les acercó la Policía. Este proceso les llevó más de un mes. Sin embargo, no fue claro el informe de la LPF, y menos la postura de los dirigentes de la V Azulada. Para los representantes de Sportivo Urquiza no hubo incidentes. ¿No hubo violencia? En las redes sociales se publicaron videos e imágenes donde se observa el ingreso de la hinchada al campo de juego y los disturbios. Está filmado hasta cuando un jugador de Sportivo golpea a uno de Neuquén una vez terminado el encuentro. Todo el material utilizado para resolver el conflicto fue enviado por la Policía, ya que los árbitros no fueron claros en su informe final. Desviaron algunas cuestiones y pasaron por alto lo ocurrido en la puerta de los vestuarios de la cancha de Palermo.
Dirigentes del club de La Floresta también desviaron el foco de lo ocurrido, enviaron una nota a la LPF donde aclaraban que no hubo incidentes y aseguraban que sus jugadores no habían participado de los disturbios. Parece poco serio el descargo, con muy poca autocrítica de lo sucedido.
Hoy es Sportivo Urquiza, pero durante el certamen del primer semestre pasaron otros hechos de violencia donde estuvieron involucrados otros clubes. La dirigencia de San Benito fue la única que salió a dar la cara y hacer público su pedido de disculpas. Los demás siguen como si nada hubiera pasado y culpando al resto de los errores de conducta que son propios.
Mi postura no es en contra de los clubes, es para que todos juntos terminemos con la violencia y que de una vez por todas la familia pueda volver a las canchas. ¿Por qué siempre se le echa la culpa a los agentes externos? ¿No se dan cuenta los dirigentes que ellos son los principales culpables del presente del fútbol local, que tiene a dos equipos en la elite del fútbol nacional y una liga que deja mucho que desear? ¿Será que tendrá que terminar el año y volver a barajar y repartir? Creo que no, porque siempre va a hacer la misma mano, con la misma cartas y la misma modalidad de juego. Se necesita un cambio rotundo y volver a empezar, pero con objetivos en común para decirle basta a la violencia.

Comentarios