Pais
Domingo 10 de Enero de 2016

El show de la fuga y lo que viene

Las placas de crónica y las redes. Entre las ironías, las hipótesis infundadas y la algarabía de los funcionarios, el mediodía del sábado se convirtió en un prime time atractivo y sin desperdicio.  

Sebastián Gálligo/ De la Redacción de UNO
sgalligo@uno.com.ar


Mauricio dibujaba con Antonia. Mi señora me despertó al grito de “agarraron a uno en Cayastá”, y Crónica TV puso la placa con el zócalo adjudicándose la primicia a las 10.59. A partir de allí empezó el show, al menos, para el que subscribe. A Mauro Szeta se lo notó cabizbajo en C5N porque su móvil no estaba aún en el lugar de los hechos y algunos de sus compañeros se hicieron cargo de la incredulidad sobre la pista de Santa Fe.

El periodista “de moda” Diego Leuco le mojó la oreja a Aníbal Fernández en el twitter y le dedicó la “captura” de los prófugos en el día de su cumpleaños. “Feliz cumple” escribió y adjuntó la foto con la imagen de TN. El exjefe de gabinete recogió el guante y se la devolvió. “Una gran noticia, ahora sabremos cuánto dinero les pagaron en tu programa por la nota y si ese dinero financió la fuga”.

Crónica TV, primer medio en la comisaría donde estaba Martín Lanatta, entrevistó al hombre que le dio los tres caballos a los policías para la captura, y abrió la puerta para que Mercedes Ninci intente entrevistar en vivo a los caballos en los próximos días en el Diario de Mariana por Canal 13. Mauricio terminó de dibujar con Anto y felicitó por las redes sociales el trabajo “en equipo” por la “conquista” que luego no fue. Al mismo tiempo la vicepresidenta de todos los argentinos Gabriela Michetti felicitó a María Eugenia Vidal, la gobernadora de Santa Fe. Bah, de Buenos Aires, pero bue.

Crónica insistió con las placas que con el paso de las horas perdieron originalidad por el esfuerzo de ser creativos. La ultima del top five fue “ahora para Schillaci las balas le pican cerca”.

El periodista Jorge Lanata, como un especie de Dios de consulta permanente, dio su veredicto en una telefónica en TN. A esa altura los periodistas porteños lograron comprender que Cayastá es una palabra aguda y se acentúa en la última sílaba. Mientras tanto la Policía de Entre Ríos se azotó la cabeza contra el piso por haber estado a 20 minutos en lancha de llenarse de gloria. Bah, aunque a juzgar por los antecedentes presumo que si cruzaban el charco hubiesen logrado la libertad por un buen tiempo.

Comentarios